Reiki libera los chakras y mejora el estado de salud

0
94
Reiki
Reiki

Reiki es una palabra sánscrita que significa REI, energía universal y KI, energía vital. El Reiki actúa en profundidad yendo a la raíz del problema físico o emocional, permitiendo que la emoción o el patrón de conducta que ha creado el desequilibrio, se manifieste y sea sanado.

Canaliza la energía natural para nuestro bienestar

Reiki puede usarse también, combinado con tratamiento alopático, homeopatía, reflexología, etc. También nos ayuda al crecimiento personal y a la expansión de nuestra conciencia.

La terapia Reiki pueden recibirla todos los seres humanos (adultos sanos, enfermos, embarazadas, niños y bebés), incluso también los animales y las plantas.

El método Reiki se basa en la creencia hinduista de los chakras, que explicarían los estados de salud de los seres humanos. Según esta creencia, el mal funcionamiento o bloqueo de uno o varios chakras sería el causante de un mal estado de salud, dando lugar a enfermedades y trastornos de todo tipo.

El reikista o persona que practica el Reiki actúa como canalizador de la energía universal y su objetivo es rearmonizar los planos físicos, emocional, mental y espiritual que han enfermado.

Reiki
Reiki

¿PARA QUÉ SIRVE?

A lo largo de nuestra vida se producen bloqueos internos que dificultan la circulación de la energía, por ello a veces nos podemos sentir mal, desarmonizados.

Cuando nuestra energía vital (Ki) es fuerte, nos encontramos física, emocional, mental y espiritualmente sanos. Cuando nuestra energía se encuentra en un nivel muy bajo, podemos desequilibrarnos y enfermamos de distintas formas. Una de las formas con la que podemos reabastecernos de la fuerza vital es a través del Reiki.

El Reiki es una técnica holística, ya que armoniza y desbloquea todos los planos del ser humano, el físico, el emocional y el espiritual. No agrede al cuerpo de ninguna manera y tampoco crea adicción ni efectos secundarios o colaterales, ya que no se utilizan sustancias químicas ni elementos extraños al cuerpo, sólo la energía vital que se encuentra en todo ser vivo.

Leer también:

YOGA: Cuida y fortalece el cuerpo la mente y el espíritu

SESIÓN DE REIKI

Una sesión de Reiki puede durar aproximadamente cuarenta y cinco minutos y el paciente permanecerá acostado en una camilla, descalzo y vestido. Durante la sesión se utiliza música suave y aromas como incienso o esencias (aromaterapia). Se colocan las manos sobre una serie de ubicaciones en el cuerpo y la Energía Reiki fluye.

Durante un tratamiento, se siente una relajación profunda, una gran sensación de paz. Muchas personas se quedan dormidas, cosa que no influye para nada en el resultado final, algunas sienten un cosquilleo, calor o frío en diferentes partes del cuerpo según fluye la energía, otras personas ven colores, experimentan una sensación de «flotar» o sienten emociones que salen a la superficie y otras no sienten nada y no por ello el Reiki no está funcionando.

Se pueden hacer sesiones individuales para obtener una profunda relajación y sensación de bienestar momentáneo o bien el tratamiento de cuatro sesiones donde se trabaja más a fondo para sacar al paciente de algún estado de desarmonía. Al finalizar este tratamiento se podrán tomar sesiones individuales con la frecuencia que el paciente necesite

Se aumentan tu energía y tus ánimos, dándote un punto de vista más positivo sobre la vida. Situaciones anteriores de estrés parecen no preocuparte como antes.

Muchos pacientes tras recibir sus primeras sesiones experimentan unos cambios que pueden resultar molestos. Es habitual, que en los días siguientes a la sesión se puedan tener sensaciones de náuseas, vómitos, diarrea, dolor de garganta o simplemente se pase una semana enfadado o de sentimientos a flor de piel. Entonces esta persona piensa que el Reiki le ha ido mal y que está peor que antes de empezar las sesiones. Esto es lo que se llama una crisis de sanación.

Leer también:

Gimnasia mental para mantener tu cerebro en óptimas condiciones

BENEFICIOS

  • Crea una profunda relajación y ayuda al cuerpo a liberar el estrés y la tensión
  • Acelera la capacidad de autocuración del cuerpo,
  • Ayuda a conciliar el sueño
  • Reduce la presión arterial
  • Puede ayudar con lesiones físicas o con problemas crónicos, tales como: asma, eczema, dolores de cabeza, etc
  • Es un ayudante en las rupturas de las adicciones, como: el cigarro, el alcohol, etc.
  • Ayuda a aliviar el dolor localizado en cualquier parte del cuerpo
  • Elimina los bloqueos de energía del sistema endocrino
  • Limpia las toxinas del cuerpo
  • Reduce algunos de los efectos secundarios de los medicamentos
  • Ayuda al cuerpo a recuperarse de terapias con medicamentos después de una cirugía o una quimioterapia
  • Fortalece el sistema inmune
  • Aumenta la vitalidad y retrasa el proceso de envejecimiento
  • Aumenta la frecuencia de vibración del cuerpo
  • Ayuda el crecimiento espiritual y equilibra las emociones

 

PRECAUCIONES

La Sanación Reiki no tiene no tiene límite para ser impartida. Lo que sí es importante es evitar que el paciente se encuentre bajo efectos de drogas, alcohol, etc., puesto que es necesario que el paciente esté consciente en todo momento durante la Sesión de Reiki.

Una gran responsabilidad que los maestros Sanadores Reiki tienen como canalizadores de Luz Universal para sanación es la intención: tanto de quien la imparte como de quien la recibe porque así se obtendrán los mejores beneficios del Reiki, que muchas veces ocurren a nivel físicos y también se presentan a nivel espiritual.