Lúcuma una fruta rica en hierro y calcio

0
105
lúcuma
lúcuma

La lúcuma o lúcumo, también llamado “oro de los incas”, es el fruto de la Pouteria lucuma, la especie más extendida y apreciada del género Pouteria, y destaca por ser un excelente edulcorante natural. Originario de los valles andinos de Perú, se emplea sobre todo para la elaboración de dulces, postres y helados.

Es muy utilizada en la cocina peruana como endulzante de postres, helados y dulces en general

Sin embargo, desde que esta fruta amazónica se considera un superalimento, su pulpa se comercializa en seco en todo el mundo al favorecer también el bienestar digestivo y contener grandes cantidades de antioxidantes. Con una forma similar a la del aguacate, piel dura de color verde, y pulpa carnosa y dulce de tonalidad amarillenta, tiene un sabor que recuerda al del caramelo.

Batido de lúcuma
Batido de lúcuma

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

El elevado valor nutritivo de la lúcuma hace que se convierta en un imprescindible en la gastronomía dulce de nuestros días y es que no solo aporta vitaminas y minerales, sino que es rica en antioxidantes, proteínas y fibra.

Vitamina A:

La vitamina A que está presente en su forma de betacarotenos, como en todos los frutos anaranjados, es considerada un protector excelente frente al desarrollo de cáncer. Además, participa en el crecimiento de huesos y células, manteniendo tejidos óseos y blandos como la piel en buen estado de salud.

Es una vitamina imprescindible para una buena salud ocular y no solo eso, también interviene en procesos de reproducción, ya que favorece que el embrión se desarrolle de forma normal. Una carencia de esta vitamina puede producir problemas de visión y un sistema inmunitario débil, dejando a nuestro organismo ser pasto de múltiples infecciones o virus.

Vitaminas del grupo B:

La vitamina B1, también conocida como tiamina, contribuye a que en las células se transformen los hidratos de carbono en energía, a que se formen los ácidos grasos, ayuda en el transporte de sodio y participa en el metabolismo de los hidratos de carbono. Una falta de esta vitamina en la alimentación, puede provocar diversas enfermedades que afecten al sistema nervioso o cardiovascular y en situaciones más graves, hasta parálisis en las piernas.

Respecto a la vitamina B2, conocida también como riboflavina, podemos decir que tiene un trabajo similar en las células para la obtención de energía al de la tiamina y que, además, provoca la activación de otras vitaminas del grupo B. La vitamina B2 es necesaria para el crecimiento del cuerpo, participa en la formación de glóbulos rojos y glóbulos blancos y produce glucógeno. La carencia de esta vitamina no supone un riesgo para la vida, pero las personas que no tienen niveles suficientes en su organismo pueden presentar grietas en los labios y en las comisuras de la boca.

La vitamina B3 o niacina tiene propiedades muy beneficiosas para el organismo porque no solo reduce el colesterol, sino que mantiene la buena salud de la piel y los nervios, participa en la eliminación de toxinas y en reacciones de obtención de energía y produce hormonas esteroideas.

Vitamina C:

La cantidad de vitamina C que contiene la lúcuma es mínima, pero es un importante antioxidante, participa en la formación de colágeno, ayuda a regenerar las células y forma parte de reacciones neurológicas y del sistema leucocitario previniendo infecciones respiratorias. Además, su presencia mejora la absorción de otras vitaminas y minerales en el intestino y participa en el correcto funcionamiento de las mucosas.

Hierro:

El hierro es esencial para el transporte de oxígeno y para un correcto funcionamiento del proceso de respiración celular; en presencia de vitamina C, su absorción en el intestino es mucho mayor, por lo que los beneficios de consumirlo serán más notables. Por otro lado, el hierro también participa en la producción de hemoglobina, en la síntesis de ADN y en la formación de colágeno. Unos niveles adecuados de hierro en el organismo van a mantener alejadas ciertas enfermedades como la anemia, que produce cansancio, fatiga, palidez y una alta probabilidad de padecer un parto prematuro.

Fósforo:

El fósforo ayuda a prevenir la aparición de caries y a mantener una densidad óptima en los huesos. Además de que forma parte de la vitamina B6, está presente en el ADN y el ARN, en las paredes celulares y participa en la activación de enzimas. Aunque es muy difícil que haya un déficit de este mineral en el organismo, su falta puede provocar alteraciones óseas, renales, sanguíneas y musculares.

Calcio:

Es el mineral más abundante de nuestro cuerpo, ya que gracias a él se forman los huesos y se mantiene una densidad ósea adecuada. Pero además participa en la transmisión de impulsos nerviosos, en la coagulación de la sangre y en la secreción hormonal; su presencia facilita la absorción de la vitamina B12. En definitiva, el calcio es necesario para la vida, ya que su déficit puede producir osteoporosis, raquitismo o tetania.

CONTRAINDICACIONES

Aunque no existen estudios científicos recientes que hayan determinado que realmente existen contraindicaciones para la salud con el consumo de lúcuma, ante la duda siempre es recomendable consultar con los especialistas de la salud y así evitar complicaciones. Y es que, si se toma lúcuma de forma descontrolada, sí que pueden aparecer efectos indeseados como insomnio, cansancio o estrés, ya que posee propiedades energéticas.

Por otro lado, ya que la composición de la lúcuma puede tener efectos antidepresivos, es importante consultar con el médico si está consumiendo medicamentos para la depresión; tal vez la lúcuma pueda interactuar con los principios activos de la medicación y provocar efectos adversos. La lúcuma, ingerida en cantidades normales de 15 gramos diarios (no superes jamás los 50 gramos diarios), no tiene por qué presentar incompatibilidades con la salud, además es segura para embarazadas y mujeres en periodo de lactancia.

Leer también:

Cereza con propiedades diuréticas, depurativas y remineralizantes