Sintomas de una trombosis

0
441
Trombosis venosa
Trombosis venosa

La flebotrombosis profunda se produce cuando se forma un coágulo de sangre (trombo) en una o más venas profundas del cuerpo, generalmente en las piernas. La flebotrombosis profunda puede causar dolor o hinchazón en las piernas, pero puede estar presente sin síntoma alguno.

Esta afección puede presentarse si tienes ciertas enfermedades que afectan la forma en que coagula la sangre. También puede aparecer si no te mueves durante mucho tiempo, por ejemplo, después de una cirugía o un accidente, o cuando estás confinado a una cama.

La flebotrombosis profunda es un trastorno grave porque los coágulos sanguíneos que se producen en las venas pueden soltarse, desplazarse a través del torrente sanguíneo, alojarse en los pulmones y, de este modo, obstaculizar el flujo de sangre (embolia pulmonar).

Leer también [Evita la hipertensión y así alejarás el coronavirus]

Trombosis venosa

SÍNTOMAS

Los signos y síntomas de la trombosis venosa profunda pueden comprender:

Hinchazón en la pierna afectada. Rara vez se hinchan ambas piernas.

  • Dolor en la pierna. Generalmente, el dolor empieza en la pantorrilla y se siente como un calambre o una inflamación.
  • Enrojecimiento o manchas en la piel de la pierna.
  • Sensación de calor en la pierna afectada.

La trombosis venosa profunda puede presentarse sin provocar síntomas perceptibles.

CAUSAS

Los coágulos de sangre de la trombosis venosa profunda se pueden producir como consecuencia de cualquier cosa que impida que la sangre circule o se coagule normalmente, como una lesión en una vena, una cirugía, ciertos medicamentos y la limitación del movimiento.

Trombosis venosa

FACTORES DE RIESGO

Muchos factores pueden aumentar el riesgo de sufrir trombosis venosa profunda. Cuantos más tengas, el riesgo de que la padezcas será mayor. Los factores de riesgo son los siguientes:

  • Heredar un trastorno de coagulación de la sangre.
  • El reposo prolongado, como una estancia hospitalaria larga, o parálisis.
  • Lesiones o cirugía.
  • Píldoras anticonceptivas (anticonceptivos orales) o terapia de reemplazo hormonal.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Cáncer.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Enfermedad intestinal inflamatoria.
  • Antecedentes personales o familiares de trombosis venosa profunda o embolia pulmonar.
  • Permanecer sentado durante períodos prolongados, como al conducir o volar.

PREVENCIÓN

Las medidas para prevenir la trombosis venosa profunda comprenden:

  • Evita permanecer inmóvil.Si te sometiste a una cirugía o has estado en reposo en cama por otros motivos, intenta ponerte en movimiento lo antes posible. Si permaneces sentado durante un tiempo, no cruces las piernas, ya que esto puede obstaculizar el flujo sanguíneo. Si recorres grandes distancias en automóvil, para aproximadamente cada una hora y camina.

Leer también [Vitamina D, un buen aliado contra el COVID-19]

Si estás en un avión, ponte de pie o camina ocasionalmente. Si no puedes hacerlo, ejercita la parte inferior de las piernas. Intenta subir y bajar los talones mientras mantienes los dedos de los pies en el piso; luego, levanta los dedos de los pies con los talones en el piso.

  • Cambia tu estilo de vida.Baja de peso y deja de fumar.
  • Haz ejercicio.El ejercicio regular disminuye el riesgo de que se formen coágulos sanguíneos, lo cual es especialmente importante para las personas que permanecen mucho tiempo sentadas o que viajan con frecuencia.