GINSENG: Fortalece el sistema inmunológico

0
47
Ginseng
Ginseng

Ginseng, se trata de una planta que crece en las laderas de las montañas de zonas frías del continente asiático como China, Corea o Rusia, pero que debido a su alta demanda también podemos encontrar ya en Canadá, Estados Unidos, México o, incluso, en España.

Es una planta cuya raíz se viene utilizando en la medicina oriental desde hace más 5000 años

Desde hace 5000 años existe constancia de que la medicina china ya usaba la raíz de esta planta para preparar remedios contra la debilidad y el agotamiento gracias a sus propiedades tónicas y reconstituyentes. El alto contenido de los denominados ginsenósidos de esta raíz determina sus venerados efectos. Pero para que el ginseng aporte estos beneficios, la planta debe madurar al menos durante seis años.

Dependiendo de donde se haya cultivado, se diferencian diferentes tipos de ginseng como el siberiano, el chino, el americano o el coreano, también conocido como ginseng rojo, siendo este el considerado más estimulante.

 

BENEFICIOS

Aumentar la disposición física:

El ginseng promueve la disposición física porque disminuye el cansancio y aumenta la agilidad y la resistencia, pudiendo ser indicado para mejorar el desempeño de atletas y practicantes de actividad física.

Disminuir el estrés y ansiedad:

El ginseng contiene saponinas, compuestos bioactivos que estimulan la producción de dopamina, un neurotransmisor que promueve el bienestar general, disminuyendo el estrés y la ansiedad.

Mejorar la memoria y concentración:

El ginseng actúa directamente en el hipocampo, área del cerebro responsable del funcionamiento de la memoria, mejorando la atención y la concentración, siendo una buena opción para estudiantes en épocas de examen, por ejemplo.

Mejorar el desempeño sexual:

Por mejorar la circulación sanguínea y actuar en el sistema nervioso, estimulando la producción de dopamina, el ginseng aumenta la sensación de placer y la libido, mejorando el desempeño sexual.

Fortalecer el sistema inmunológico:

Al poseer efecto inmunológico, el ginseng aumenta el número de células inmunes en la sangre y fortalece el sistema inmunológico, evitando el surgimiento o disminuyendo el tiempo de duración de resfriados y gripes.

Mejorar la circulación sanguínea:

El ginseng contiene ginsenósidos, que son compuestos bioactivos, responsables por la liberación de óxido nítrico, una sustancia que relaja los vasos sanguíneos, mejorando la circulación sanguínea.

Evitar enfermedades cardiovasculares:

Por tener acción antioxidante, el ginseng combate los radicales libres, evitando la oxidación de células de grasa, equilibrando los niveles de colesterol “malo” o LDL en la sangre, evitando enfermedades cardiovasculares, como aterosclerosis e infarto.

Prevenir el surgimiento de cáncer:

Por ser rico en compuestos antioxidantes como las saponinas y flavonoides, el ginseng ayuda a combatir los radicales libres, pudiendo prevenir el surgimiento de algunos tipos de cáncer de pulmón, hígado, páncreas, ovario y estómago.

Leer también:

Semillas de lino: Ideal para bajar de peso

EFECTOS SECUNDARIOS

Los efectos secundarios, que suelen estar relacionados con el consumo de ginseng, son problemas gastrointestinales como náuseas, vómitos, diarrea y dolores abdominales. El ginseng también puede causar nerviosismo e insomnio, principalmente si es usado en altas dosis o combinado con alimentos fuente de cafeína, como café, té verde o cacao, por ejemplo.

A pesar de ser raro, el uso de ginseng también puede causar presión alta, ansiedad, dolor de cabeza, pérdida de sangre nasal o hipoglucemia. El ginseng no debe ser utilizado por más de 3 meses, siendo recomendado hacer pausas periódicas durante el uso de esta planta.

 

CONTRAINDICACIONES

A pesar de todos los beneficios, el ginseng no se aconseja su uso en niños, en personas con enfermedades cardíacas, mujeres embarazadas o durante la lactancia materna.

Las personas que utilizan medicamentos para controlar la presión arterial o la diabetes, anticoagulantes, moduladores del sistema inmunológico, estimulantes, hormonales, contraceptivos, morfina o antidepresivos, deben consultar al médico antes de usar ginseng, pues esta planta puede alterar los efectos de estos medicamentos.

 

USO ADECUADO

Los expertos aconsejan que su consumo diario no exceda de los 2 gramos de polvo de raíz por día y que el tratamiento no supere los tres meses. En este sentido, el ginseng suele aportar más beneficios en periodos cortos por lo que puede ser un buen complemento ante una situación de máxima actividad mental y/o física.

En el caso de que se administre en periodos más largos, sobre todo entre personas mayores, se recomienda intercalar un mes de descanso en el tratamiento. De cualquier forma, y ante cualquier duda —especialmente en la interacción con medicamentos o en caso de enfermedades importantes— consulta con tu médico antes de tomar ginseng de forma continuada.