Semillas de lino: Ideal para bajar de peso

0
67
El lino
El lino

El lino es una planta herbácea conocida desde la antigüedad. Su origen está en el Caúcaso y actualmente se cultiva en Europa, América y norte de África. Los egipcios la usaban para embalsamar y elaborar aceites y los arqueólogos han encontrado restos de prendas hechas con lino de esa época. En Babilonia ya se cultivaba esta planta hace unos 7000 años. Y aún en el siglo VIII era tan importante que Carlomagno emitió leyes sobre su consumo.

Las fibras presentes se vuelven viscosas cuando se hidratan, logrando un efecto de saciedad

Es una planta anual lampiña, de tallo hueco y cilíndrico. Sus semillas bien conocidas en cocinas. Son pequeñas, planas, de borde puntiagudo, lustrosas y pueden ser de color marrón o dorado. Tienen un suave sabor a nuez. También se las denomina comúnmente como linaza. Con ellas se elabora frecuentemente aceite o harina. Ambos productos conservan las principales propiedades de las semillas de lino con las que se preparan.

 

PROPIEDADES

La parte grasa de las semillas de lino alcanza hasta el 32 a 45% del total, de la cual aproximadamente 55% corresponde a ALA (omega 3) y 18% a ácido linolénico (omega 6) y 15% a ácido oleico. Las semillas de lino son una de las principales fuentes vegetales de ácidos grasos omega 3 y es por ello considerado un alimento funcional.

La semilla de lino es también muy rica en fibra dietética, de la cual hasta un 9% es insoluble, que ayuda al tránsito intestinal al absorber agua, y fibra soluble, que ayuda a ralentizar la absorción de la glucosa. En la corteza de las semillas encontramos gran cantidad de un lignano fitoestrógeno, secoisolariciresinol diglucósido (SDG). Se sospecha que este lignano tendría un papel protector en la planta y presenta una estructura química similar a los estrógenos de los mamíferos, además de un gran poder antioxidante.

 

BENEFICIOS

Control de la glucemia:

Los lignanos, los ácidos grasos omega 3 y las fibras dietéticas presentes en la linaza tienen un efecto protector contra el riesgo de padecer diabetes, al evitar los picos de azúcar en sangre. El consumo de semillas de lino ralentiza la liberación de azúcar en la sangre, ayudando así a mejorar la sensibilidad a la insulina.

Ayuda en la pérdida de peso:

Las semillas de lino pueden ser grandes aliadas si se quiere perder peso. Las fibras presentes en ellas se vuelven viscosas cuando se hidratan, logrando un efecto de saciedad en quienes las consumen. Este efecto saciante nos ayuda a controlar el apetito, actuando de forma directa en la pérdida de peso buscada.

Elimina radicales libres:

Las semillas de lino son ricas en lignanos, cuyas propiedades antioxidantes ayudan a nuestro organismo a eliminar el exceso de radicales libres. Un exceso de radicales libres puede desembocar en estrés oxidativo, provocando daños celulares, enfermedades y envejecimiento prematuro.

Mejora la salud cardiovascular:

Las semillas de lino tienes propiedades hipotensoras, disminuyendo la presión arterial. La presencia de fibra, lignanos y ácido omega 3 en las semillas de lino reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, mediante el control del nivel de colesterol en sangre, reduciendo el colesterol malo o LDL.

También se ha visto que las semillas de lino reducirían el riesgo de desarrollo de placas de ateroma a través de una acción antiinflamatoria y antiproliferativa.

Reduce y previene del cáncer:

Las semillas de lino ayudan desde dos frentes en la prevención del cáncer:

  • Por un lado, las grasas omega 3 presentes en ellas ayudan a evitar que diferentes células cancerosas se multipliquen o crezcan,
  • Por otro, los lignanos también presentes en estas semillas, con sus propiedades antioxidantes, pueden ralentizar el crecimiento de tumores al evitar que formen nuevos vasos sanguíneos.

Así, el consumo de semillas de lino previene el cáncer de mama, de útero, de próstata y de colon, entre otros.

Mejora el estreñimiento:

Las semillas de lino son fuente de fibra, gran aliada contra el estreñimiento. A pesar de que son muchas las posibles causas del estreñimiento, una de las más comunes es el bajo consumo de fibra. De este modo, incluir semillas de lino en nuestra dieta eleva estos niveles de fibra, ayudando a un correcto tránsito intestinal. Por esto mismo, las semillas de lino pueden emplearse como un efectivo laxante natural.

Alivia los síntomas de la menopausia:

Los lignanos, fitoestrógenos naturales, con propiedades estrogénicas, reducen los síntomas de la menopausia, pudiendo ser utilizados como alternativa natural a una terapia de reemplazo hormonal. Los fitoestrógenos presentes en las semillas de lino tienen un efecto positivo sobre la sintomatología posmenopáusica, mejorando la calidad de vida durante esta etapa vital femenina.

 

¿CÓMO TOMARLAS?

La primera opción puede ser molidas, se añaden a batidos, ensaladas, yogures, etc. A su vez, se pueden germinar las semillas para luego añadirlas a ensaladas o a sándwiches. Por otro lado, un método conocido es consumirlas a través de aceites en lugar de usar aceites vegetales más conocidos. Finalmente, la opción menos recomendable, ingerir semillas de lino a través de cápsulas.

Como tomar el lino
Como tomar el lino

En resumen, las mejores maneras (y las más básicas) de ingerir este alimento es: la semilla macerada, hervida o cruda; aceites; o en harina elaborada a partir del grano molido.