Caléndula sustituto del azafrán en la cocina

0
178
Caléndula 
Caléndula 

La caléndula es una planta herbácea de la familia de las asteráceas o compuestas, que se cree originaria de la vertiente mediterránea y Oriente próximo. Hay constancia de que en la Grecia antigua y otros países del Mediterráneo la utilizaban y conocían sus virtudes y aplicaciones.

Esta flor tiene carácter ornamental y crece cerca de poblaciones urbanas

Hindúes y árabes se servían de ella tradicionalmente como medicina, pero también para uso cosmético e incluso para colorear telas. Por la belleza de sus flores y por su resistencia a climas extremos (sequías y heladas) es una planta cultivada actualmente con fines ornamentales en jardinería.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

Capacidad cicatrizante:

Gracias a su rico contenido en carotenos y flavonoides, fortalece la piel protegiéndola de agresiones externas y aumentando la producción del colágeno. Además, mantiene la hidratación de la zona y es parte de numerosas cremas calmantes y emolientes para quemaduras o para curar las grietas que aparecen en manos y pies.

Poder antiséptico, antibacteriano y fungicida:

Reduce la proliferación de hongos y bacterias que puede producirse en heridas o en otras partes del cuerpo, ya sea por humedad o por la contracción de hongos por vía tópica. Se puede aplicar la infusión o crema en las zonas afectadas con ayuda de un algodón.

Capacidad antiinflamatoria:

Tanto en la superficie de la piel como coadyuvante en la cura de infecciones bucofaríngeas. Para ello, se aprovecha su principio activo en infusiones o preparados para hacer gárgaras que calmen las llagas que aparecen en el interior de la boca, rebajar la inflamación gingival o para calmar los síntomas de la faringitis.

Uso cosmético:

Es una de las flores más usadas en cosmética para bebés debido a su suavidad en concentraciones bajas. Contribuye a mantener la salud e hidratación de pieles más finas y suaves, especialmente en la zona del pañal, para reducir el riesgo de sufrir irritación.

Problemas digestivos y menstruales:

Otras dos propiedades y beneficios de la caléndula son la reducción de los problemas digestivos y de los dolores propios del ciclo menstrual. Previene y trata los espasmos propios que sufren las mujeres por la presencia de flavonoides, mientras que reduce problemas digestivos como indigestión y vómitos.

Vista:

Finalmente, puede ser también un aliado perfecto para la vista, porque aplicada su infusión mediante una gasa, contribuye a combatir la fatiga ocular y a prevenir la aparición del ojo rojo.

Caléndula 
Caléndula

USOS

La caléndula, como planta medicinal, tiene infinidad de usos: ayuda a combatir las quemaduras, golpes, acelera los procesos de cicatrización y cualquier afección cutánea. Pero sobre todo se utiliza como remedio externo en forma de infusiones, tinturas y pomadas para tratar la dermatitis y el eccema.

Infusión: Toma 1 taza de infusión estándar 3 veces al día para las inflamaciones del sistema digestivo. También se puede utilizar en ducha vaginal para las irritaciones o como colutorio para las llagas bucales o las inflamaciones de las encías.

Crema / ungüento: Se utiliza para cortes menores, rasguños y sobre la piel inflamada o seca, eczemas, manos agrietadas, sabañones, pezones cuarteados durante la lactancia, acné, quemaduras menores, solares y escaldaduras, etc. Útil en las infecciones por hongos como el herpes, las aftas y el pie de atleta.

Aceite macerado: Utiliza aceite macerado a modo de crema o ungüento sobre hemorroides o capilares rotos. Añade hasta un 20% de aceite de lavanda para tratar quemaduras solares. Es una de las mejores formas de aprovechar sus propiedades antiinflamatoria, cicatrizante y regeneradora celular.

Tintura: Toma 2-5 ml, o lo que es lo mismo, de 40 gotas a 1 cucharadita de tintura de caléndula 3 veces al día para los problemas menstruales. Desde menstruaciones irregulares a menstruaciones fuertes o dolorosas.

Leer también:

GINSENG: Fortalece el sistema inmunológico

CONTRAINDICACIONES

La caléndula, en cualquiera de sus usos, está contraindicada en pacientes con hipersensibilidad a las asteráceas, ya que se ha comprobado que produce una sensibilización de la piel. Tampoco es recomendable en el embarazo y período de lactancia.