Aprende a despertar temprano de forma efectiva

0
873
despertar temprano
despertar temprano

Si no eres alguien que madruga por naturaleza, las primeras horas del día pueden ser particularmente difíciles. Puede que estés cansado, y que no te sientas preparado para lidiar con la vida. Pero si quieres sacarle el mayor provecho a tu día, es importante que uses las mañanas de forma inteligente. Si te despiertas temprano, con energía y listo para comerte al mundo, te pondrás a ti mismo en la mentalidad correcta para tener un día productivo y exitoso.

Deja el cansancio empezando un día super activo

VENTAJAS

Te permite aprovechar las horas de mayor actividad:

Existe más predisposición de poder realizar tareas que exigen mucha actividad desde antes de las 12 del mediodía, mientras que a partir de las 6 pm tu nivel de energía decae, hayas estado trabajando duramente o no.

Por eso, si despiertas tarde o no muy temprano, aumentan las probabilidades de pasar buena parte de las horas de la vigilia en un estado de un cierto cansancio y pasividad.

Es una oportunidad para hacer ejercicio:

Al no levantarse temprano, es posible que solo puedas realizar actividad física las últimas horas de la tarde y es más difícil intentar conciliar el sueño al dormir. En cambio, si sales temprano a realizar ejercicio, puedes aprovechar el mejor momento del día para activarte, y pasar el día con la mente despierta. Eso sí, no te pases con la intensidad de lo que prácticas.

Levantarse temprano te permite planificar mejor el día:

Las primeras horas de la mañana son ideales para abordar de manera ordenada y eficiente las responsabilidades del día. Así, al levantarte temprano dispondrás de un tiempo para hacer una o varias de esas pequeñas exigencias del día a día. Llegar al mediodía habiendo completado muchos objetivos no solo es bueno para la moral; además, permite organizarse mejor y perder menos tiempo con las transiciones entre una tarea y la siguiente.

Te predispone a darle al desayuno la importancia que se merece:

El desayuno es la comida más importante del día. Sin embargo, a veces no se le da el valor, creyendo que simplemente con un café y un pequeño trozo de pan con queso, ya se encontró la solución. Si te levantas temprano, tendrás tiempo para dedicarle al desayuno el tiempo que requiere, comiendo con prisas.

CONSEJOS

Levántate con música:

Puedes programar, por ejemplo, alguna canción con ritmos bailables que te levantarán de la cama rápido. No te quedará más remedio que apagar esa molesta alarma. Sin embargo, esta estrategia no es muy útil si vives con otras personas o si duermes con tu pareja. A no ser que también quieran levantarse a la misma hora que tú.

Pon el despertador lejos de tu cama:

El principal problema de levantarte temprano cuando estás cansado es que, pese a programar la alarma, sueles posponer tu madrugón cambiando la hora de la alarma o simplemente apagándola casi sin darte cuenta. Una buena estrategia para evitar esta situación es poner la alarma lejos de la cama para que necesites levantarte para apagarla.

Haz que tus pensamientos nocturnos sean positivos:

Antes de dormir, piensa en todas las cosas buenas que pueden pasar el siguiente día. Vete a la cama con pensamientos positivos sobre lo que vivirás al despertar para programarte a hacerlo feliz y con energía. Quizás parece algo simple, pero los primeros pensamientos que tienes al despertar reflejan los últimos pensamientos que tuviste al dormirte.

Date un minuto para ordenar antes de dormir:

Nada es más desmotivante que levantarte y ver platos sucios en la cocina o tu habitación totalmente desordenada. Antes de acostarte, date unos minutos para ordenar tu espacio. Así, cuando te despiertes, te sentirás más relajado porque todo está en su lugar y las cosas se ven limpias.

Rituales de sueño:

Son hábitos que programan a tu cerebro para saber que ya es hora de apagarse. Éstos pueden incluir actividades relajantes que tranquilicen tu mente y te permitan irte apagando poco a poco, como una taza de té de manzanilla o leer un libro antes de dormir.

Cuida el entorno:

Si lo que quieres es levantarte temprano, debes cuidar tu entorno. Es decir, que tengas una temperatura correcta en la habitación, un colchón cómodo y una almohada confortable que te permitan dormir bien y tener un sueño de calidad y reparador.

También evita tener el televisor puesto cuando te vayas a la cama, porque si te gusta lo que ves, seguramente tardarás más en dormirte y posiblemente tengas que despertarte por la noche a apagarla.

Cena ligero:

Si cuidar tu entorno es importante para dormirte a una buena hora y para no despertarte a mitad de la noche, cenar ligero es importante. Eso se debe a que las comidas copiosas por la noche pueden causar insomnio y entorpecer el sueño reparador.

Evita la cafeína después de las 6:

Los expertos aconsejan no tomar cafeína después de las 6 de la tarde, para evitar así un efecto contraproducente al sueño nocturno. Además, otros alimentos o bebidas como la Coca-Cola contienen esta sustancia.

Desarrolla un horario de sueño consistente:

Si siempre te vas a dormir y te despiertas a la misma hora, tu cuerpo sabrá qué esperar, es decir, estará listo para dormirse y listo para despertarse a la hora que necesitas. Intenta obtener las horas de sueño necesarias, que para los adultos son entre siete y nueve horas.

Levántate con determinación:

Si te levantas todos los días con un sentimiento de ambición y determinación para hacer algo bueno con tu día, te estás preparando para vivirlo de manera satisfactoria. Empieza con una intención y siente la motivación de empezar a vivirlo.