Cuando no se puede vivir sin redes sociales

0
57
redes sociales
redes sociales

Actualmente se hace evidente la dependencia de los jóvenes a las redes sociales, a lo cual se le denomina ‘nomofobia’. Este trastorno no es más que el miedo irracional que sienten muchos usuarios a no disponer del teléfono móvil, bien porque se lo han dejado en casa, se les ha gastado la batería, están fuera de cobertura, han agotado el saldo, se lo han robado o simplemente se les ha estropeado.

Conoce la nomofobia que trae consigo el uso ilimitado de las redes sociales

Las estadísticas determinaron que los poseedores de estos dispositivos realizan alguna actividad con él una media de 34 veces al día, el mencionado estudio concluye que el 58% de los hombres y el 48% de las mujeres sienten pánico al pensar en la posibilidad de no disponer de su teléfono móvil, a lo que hay que sumar un 9% de usuarios que se estresan con sólo tener que mantenerlos apagados.

nomofobia
nomofobia

En la época más difícil de la pandemia, más de la mitad de los jóvenes justificaron su nomofobia ante el aislamiento que les suponía el no poder contactar o hablar con sus amigos o familiares y un 10% achacaron su adicción a necesidades del trabajo, que les obligaba a estar localizados permanentemente.

Leer también [5 beneficios que debes buscar para ayudar a tus hijos a elegir una universidad]

SÍNTOMAS

Cabe mencionar que la persona no se da cuenta de que padece nomofobia, porque el celular se ha convertido en una herramienta que permite comunicarse de manera directa con su familia, el trabajo y sus amigos. Es importante darle importancia a este tema por esta adicción es real y se deben tomar las medidas necesarias, de manera inmediata, para no dejarse afectar.

redes sociales

En cuanto a la edad, este trastorno suele darse mucho más en adolescentes, pues ellos tienen más necesidad de ser aceptados dentro del grupo social.

Por ello, es sumamente significativo que conozcas los síntomas más comunes que genera la nomofobia:

  • Ansiedad manifestada, por ejemplo, mediante palpitaciones, insomnio o sudoración.
  • Sensación de estarse perdiendo conversaciones importantes, noticias de última hora u oportunidades laborales, entre otras tendencias actuales.
  • Tristeza, sentimiento de aislamiento y soledad.
  • Inestabilidad, irascibilidad y dificultades de concentración.
  • Malestar general, dolores de cabeza o de estómago, inquietud, tensión e hipervigilancia.
  • Pensamientos obsesivos y preocupación desmedida por lo que puedan sucederle a determinados familiares o personas próximas durante el tiempo de desconexión.
  • Consulta y comprobación inmediata al volver a tener el móvil en sus manos después de un tiempo, aunque sea mínimo, sin interactividad.
  • Excesiva necesidad por ser aceptados y valorados por los demás y sensación de estarles fallando si no pueden responder un mensaje o una llamada al momento.

Leer también:

8 ejercicios para no salir de casa menos ahora en época de frío

¿CÓMO SUPERAR LA ADICCIÓN?

Apagar el móvil por las noches

Lo que proponen los especialistas es apagar el celular por las noches. Esto se convertirá en una manera de desconectarte, y muy probablemente, de mejorar la calidad de tus horas de sueño.

Dejar el teléfono móvil en otro lugar

Durante el día puedes comenzar a guardar las distancias con tu teléfono móvil. Por ejemplo, si vas a la cocina a preparar la comida, prueba dejando tu celular en otra habitación.

Optimiza el uso de tu móvil

Comienza a desinstalar todas aquellas aplicaciones que no son necesarias y que te roban tiempo estarás evitando estar continuamente mirando y utilizando el móvil sin un uso óptimo.

Pequeños propósitos

Empieza a utilizar esta estrategia de pequeñas salidas sin teléfono. Por ejemplo, necesitas ir a comprar algo y sabes que vas a regresar pronto a casa, proponte hacerlo sin el móvil.

Busca ayuda de un profesional

Por último, pero no menos importante, si todas los anteriores consejos no te dan resultados, puedes y debes ponerte en manos de un profesional de la psicología.