Masoterapia: técnica que ayuda a combatir diversos males

0
77
Masoterapia
Masoterapia

Masoterapia es una práctica dentro de la fisioterapia en la que se utilizan distintas técnicas de masaje con fines terapéuticos, higiénicos y preventivos, para el tratamiento de enfermedades y lesiones. Se emplea fundamentalmente en la medicina, la cosmetología, la estética, el deporte entre otras ramas afines.

Se usa en los procesos de rehabilitación de un gran número de patologías

La masoterapia se usa en los procesos de rehabilitación de un gran número de patologías. Si el objetivo es terapéutico, como para tratar una lesión, solo podrá ser realización por un fisioterapeuta debidamente titulado. En cambio, si es un masaje relajante o deportivo en el que no existe lesión previa, puede ser realizado también por quiromasajistas.

TIPOS DE MASOTERAPIA

Masaje básico: Su finalidad es promover el correcto funcionamiento del aparato circulatorio, con el beneficio a las células que conlleva un rico aporte de oxígeno y nutrientes. Se eliminan así contracturas y dolores musculares, la sensación de fatiga, o la pesadez corporal.

Masaje deportivo: esta forma de masoterapia está indicada para los practicantes de cualquier tipo de deporte. En este caso se hace hincapié en el sistema muscular, así como en las estructuras tendinosas o ligamentosas y sus posibles disfunciones (tendinitis, roturas de fibras, distensiones musculares, roturas de ligamentos, sobrecargas musculares, entre otros). Se incluyen en este apartado las lesiones osteoarticulares como los esguinces o las bursitis. Este tipo de tratamientos son más clínicos que los que persiguen un efecto meramente relajante.

Masoterapia

El drenaje linfático: se puede definir como un conjunto de maniobras que buscan drenar el material linfático, eliminando líquido intersticial y partículas de gran tamaño que puedan obstruir la correcta fluidez de este sistema y conseguir la correcta evacuación al sistema venoso. Los beneficios son temporales y, por lo tanto, los tratamientos deben ser periódicos.

El masaje estético: esta forma de masoterapia persigue, por ejemplo, romper el tejido adiposo (cúmulos de material graso) mediante movimientos específicos de drenaje que hacen estallar las cápsulas de grasa subcutánea para ser absorbidas por el propio organismo, consiguiendo minimizar los estragos de la celulitis y la piel de naranja; también persigue la regeneración de los tejidos, lo que se traduce en una piel más tersa y elástica.

El masaje transverso profundo o de Cyriax: consiste en movilizar el tejido en el lugar exacto de la lesión mediante la fricción de forma transversa a la estructura lesionada; es necesario que alcance las estructuras profundas, atravesando piel y el tejido celular subcutáneo, para acceder a los músculos, los tendones y los ligamentos lesionados. Así se consiguen como efectos terapéuticos la sensación de analgesia y la reordenación de las fibras de colágeno.

Liberación miofascial: el síndrome miofascial refiere un cuadro de dolor localizado de origen muscular, que consiste en una banda tensa, identificable por palpación, y en cuyo núcleo se encuentra el punto gatillo, comúnmente conocido como nudo o pelota. Una de las técnicas más empleada contra esta lesión es la digito puntura.

Leer también:

Maderoterapia: técnica holística para equilibrar la energía

BENEFICIOS

Debido a lo completo de esta técnica de técnicas, los beneficios de la masoterapia son muy variados, pero se pueden esbozar algunos efectos comunes a las diversas técnicas de masaje empleadas en la masoterapia:

  • Se estiran las fibras que conforman la piel y todo el tejido adyacente. Esto provoca mayor elasticidad y suavidad.
  • Mejoría en el tejido musculo esquelético. Por un lado, aumentando la elasticidad muscular y fascial, así como potenciando la eliminación de ácido láctico producto de la contracción. Por otro lado, aliviando presión en los puntos de unión y sus estructuras (articulaciones, cápsulas, tendones, ligamentos, etcétera). Todo esto conlleva un mejor rendimiento y funcionalidad corporal evitando la atrofia.
  • Aumento de la circulación y, por extensión, del metabolismo. Esto provoca un incremento del transporte de nutrientes y la evacuación de elementos nocivos generados por el propio organismo, como las endotoxinas. Unido a este efecto se encuentra el proceso de vasodilatación y el consecuente aumento de la temperatura, ayudando a esta mejora metabólica.
  • Estimulación del sistema nervioso, tanto central como periférico. Durante el masaje, las terminaciones nerviosas sufren un proceso de excitabilidad al ser pulsadas. Según el tipo de masaje empleado el efecto puede ser relajante, estimulante, o sedante.
  • El efecto más apreciable por el paciente es la reducción, o incluso desaparición, del dolor. El masaje en primera instancia provoca un aumento de este, sobrepasando el umbral del dolor; la reacción del organismo ante esta agresión es la de protección y defensa, pero pasados unos minutos se produce el efecto opuesto, apareciendo la analgesia. A esta sensación de liberación corporal también hay que añadir la liberación mental, resolviendo con un masaje dos focos tensionales diferentes: el físico y el psicológico.

RECOMENDACIONES

Es recomendable efectuarla:

  • Después de practicar algún tipo de ejercicio.
  • Si tiene celulitis, el masaje permite una mejor circulación y oxigenación.
  • Inmediatamente de una liposucción o lipoescultura, ya que la piel se encuentra flácida, desinflama y la recuperación es mucho más rápida.
  • Como terapia de recuperación en caso de lesiones musculares.
  • Para fortalecer los músculos por medio de los masajes puede conseguirle la absorción de sustancias necesarias para determinados efectos en la dermis o en la musculatura.