Lavanda: con propiedades cicatrizantes, calmantes y sedantes

0
78
La lavanda
La lavanda

La lavanda (Lavandula officinalis) todos los años renueva los vástagos herbáceos que pueden llegar a medir 40 centímetros de altura. Las hojas son alargadas y finas y se distribuyen opuestas sobre el tallo.

La lavanda es una joya de la naturaleza con un aroma inconfundible

Las flores de color morado que se disponen en la extremidad del tallo son muy aromáticas y proporcionan un olor característico. Su cultivo es bastante fácil de realizar. Se necesitan semillas o esquejes, siendo estos últimos los más recomendados. De esta manera, nos aseguramos que la nueva planta sea exactamente el mismo olor que la planta original.

PROPIEDADES

  • Posee propiedades antiinflamatorias.
  • Es cicatrizante y antiséptico, por lo que es útil para evitar ampollas tras una quemadura o evitar infecciones en heridas.
  • Sirve para dormir gracias a sus propiedades relajantes, ansiolíticos y sedantes.
  • Es un gran analgésico natural.
  • Tiene propiedades astringentes por su aporte en tanino.
  • Es antivírica y antibacteriana.
  • Sus propiedades antioxidantes la hacen útil para combatir problemas de la piel como el acné. Al mismo tiempo, protege las células del organismo.

Leer también:

ROMERO: Reduce el colesterol y ayuda al sistema digestivo

BENEFICIOS

Para la digestión:

Esta planta posee propiedades antibacteriales y antiespasmódicas, las cuales son útiles para combatir el crecimiento de bacterias en el estómago. Además, contribuye a tener una mejor digestión, por lo que se recomienda el uso de infusiones de lavanda después de comer.

Beneficia la salud de la piel:

El aceite de lavanda cuenta con propiedades analgésicas, antiinflamatorias y regeneradoras, por lo que ha sido la base de cremas y geles para calmar las irritaciones cutáneas. Además, los componentes de la lavanda sirven como repelente de insectos. De acuerdo a algunos estudios científicos, se ha comprobado su utilidad en el tratamiento de enfermedades como la psoriasis. Por otro lado, ha sido la base de algunas lociones que contribuyen a la cicatrización de quemaduras o heridas.

Sirve para dormir:

La pérdida de sueño se puede solucionar con mejores hábitos. Sin embargo, si el problema es continuo, entonces es posible que se esté presentando un cuadro de insomnio. En este caso, tomar un baño antes de acostarse es la mejor decisión. Pero, si se adiciona el aroma a lavanda potenciará el sueño, pues esta planta posee propiedades relajantes. Las gotas de aceite de lavanda también son efectivas para combatir la pérdida de sueño.

Combate el estrés y la ansiedad:

El delicioso aroma de esta planta puede aportar beneficios en el sistema nervioso. De este modo, sus efectos ansiolíticos pueden reducir la inquietud, estrés o ansiedad.

Gripe, bronquitis y resfriados:

Las propiedades antivírica y antibacteriana, pueden favorecer a los pacientes que estén enfrentando un resfriado o gripe. Las infusiones o té de lavanda pueden aportar alivio. Con relación a la bronquitis, la lavanda puede usarse como complemento del tratamiento médico prescrito por el facultativo.

 

USOS

Tintura de lavanda:

Puedes tomar hasta 5 ml (1 cucharadita) al día de tintura de lavanda para las jaquecas, la depresión o la tensión nerviosa. También calma el asma, especialmente en ataques desencadenados por la tensión nerviosa o el estrés.

Infusión de lavanda:

Infusión de lavanda

Toma 1 taza de infusión de las flores 3 veces al día para las jaquecas producto del agotamiento nervioso. Una taza antes de acostarse puede aliviar el insomnio, y resulta apropiada como digestivo tras la comida.

Aceite esencial de lavanda:

Aceite esencial de lavanda
Aceite esencial de lavanda

Sin embargo, la aplicación más extendida de la lavanda es como aceite esencial, al que hay que sacarle partido de tres formas diferentes:

  • Aplica aceite puro sobre picaduras o mordeduras de insecto, o añade 10 gotas a 50 ml de agua y utilízalo como loción para quemaduras solares. Para ayudar a conciliar el sueño, coloca un paño con 3-4 gotas de aceite bajo la almohada.
  • Aceite de masaje: Diluye 2 ml (20 gotas) de aceite esencial en 10 ml de aceite base para aliviar dolores musculares. Frota las sienes y la nuca en caso de jaquecas tensionales o al percibir el menor signo de migraña.
  • Enjuague capilar: Diluye 20 gotas de aceite esencial en una jarra de agua para obtener un buen enjuague capilar para los piojos. Aplica unas gotas de aceite puro en el peine con el que se eliminan las larvas y las liendres.

Otros usos de la lavanda:

La flor de lavanda, fuertemente aromática, se utiliza, además de como ambientador natural, como repelente de las polillas. También se elabora un tónico de lavanda con aloe vera que tiene propiedades refrescantes, limpiadores y tonificantes o un exfoliante natural para suavizar la piel del cuerpo.

 

EFECTOS SECUNDARIOS

El principal efecto colateral de la lavanda es la somnolencia, debido a sus propiedades relajantes y calmantes, pero esto sólo sucede cuando se ingiere en exceso.

 

CONTRAINDICACIONES

La lavanda está contraindicada en paciente con úlceras gástricas y durante el embarazo, estando también contraindicada en aquellos pacientes con alergia al aceite esencial. Además, la lavanda también presenta propiedades que benefician a la piel y al rostro, pudiendo utilizarse como un hidratante natural.