La mujer asesinada que no tenía sangre en el cuerpo

0
153
La mujer asesinada que no tenía sangre en el cuerpo
La mujer asesinada que no tenía sangre en el cuerpo

Lilly Lindstrom de treinta y dos años, quien vivía sola en un departamento del área Atlas en Estocolmo, Suiza, una ciudad bastante tranquila con muy poca delincuencia.

Le decían “La Chica de las llamadas” y se presume hicieron maleficio con ella

Lily era conocida por sus vecinos en el edificio como “La chica de las llamadas”, este sobrenombre no era por su trabajo como prostituta sino porque su habitación era la única en todo el edificio que contaba con teléfono. No pasaría mucho para que fuera conocida por algo más siniestro.

PREVIO A SU MUERTE

Según relatos de una de sus amigas Minnie; ella estaba visitando el departamento de su compañera cuando, a eso de las seis de la tarde el teléfono sonó; era un hombre que al parecer tenía una voz misteriosa, extraña y hasta cierto punto macabra, este quería comunicarse con la señorita Lindstrom, pues está era una prostituta conocida en la zona de Atlas en el Área de Estocolmo, el hombre quería acordar una cita para esa misma noche y el único indicio que dio de él es que su nombre era Nearby.

Al parecer la cita de Lilly estaba por llegar y su amiga bajó a su departamento. Pasadas las siete de la tarde Lindstrom bajó dos veces donde su amiga ambas veces para pedirle un condón; la segunda vez que Minnie vio a su amiga ésta iba totalmente desnuda debajo de su abrigo. Fue la última vez que se le vio con vida a la señorita Lilly Lindstrom.

Leer también:

Hallaron los cuerpos mutilados de tres amigas y asesino sigue desaparecido

Se cuenta que, a las nueve de la noche de ese mismo día, Minnie fue al apartamento de Lilly con la esperanza de que quisiera salir a divertirse un rato, pero a pesar de que estuvo tocando la puerta incansablemente esta nunca abrió, Minnie no pensó nada malo pues era común que salieran un rato con los clientes así que siguió con su rumbo sin sospechar nada. Más tarde, esperando que su compañera regresara, Minnie volvió a subir al departamento de Lilly, pero nuevamente su amiga nunca le abrió la puerta.

Pasaron unos días sin que se tuvieran noticias nuevas de Lindstrom; hasta que, por fin, la que había sido su gran amiga en vida avisó a la policía de su desaparición un 4 de mayo de 1932.

ASESINATO

El 4 de mayo de 1932, El cuerpo de Lindstrom fue encontrado boca abajo en la cama: desnudo y extrañamente sin una gota de sangre. La policía había sido alertada por su amiga y compañera de oficio Minnie Jansson, quien tenía varios días que no la veía.

Cuando las autoridades entraron a la habitación se encontraron con el cuerpo inerte de Lindstrom, así como su ropa cerca de la cama donde yacía dos o tres días antes.

Pensaron que la causa de su muerte había sido el recibir constantes golpes en seco en la cabeza. Fue la ausencia de sangre en el cuerpo lo que reivindicó las investigaciones policiacas, dándole al caso el nombre de: “Vampiro homicida de Atlas”.

La evidencia mostraba que Lindstrom había estado involucrada en actividad sexual –probablemente con su homicida- justo antes de su muerte. La policía encontró restos de saliva en el cuerpo de la víctima y un condón usado. Mientras que la actividad sexual podía justificar la saliva en el cuerpo, la pérdida de sangre era otra historia. Tras observaciones, la policía determinó que un cucharón ensangrentado había servido para beber el líquido rojo.

Poco es sabido sobre la identidad y modus operandi del llamado Vampiro Atlas, pero nunca más fue identificado. Aun cuando había gran cantidad de evidencia y ADN en la escena para encontrar al perpetrador en estos días, en 1932, esos avances forenses estaban fuera del alcance de la ley.

No es un secreto que las prostitutas siempre han sido el objetivo de depredadores sexuales o incluso asesinos en serie. Uno de los casos más conocidos es el de Jack el destripador. Es algo que la policía de Estocolmo no descartó. Lo primero que hicieron fue interrogar a todos los clientes habituales de Lilly. Revisando las llamadas telefónicas hicieron una lista de nueve sospechosos, a los cual interrogaron, inclusive se investigó a todo el vecindario. Sin embargo, no hubo ninguna detención y los nombres de los sospechosos nunca si hicieron públicos. Oficialmente el caso cerro sin resolverse.

Aunque se siguió investigando por un tiempo, el caso del vampiro Atlas no iba a ningún sitio. No había más sospechosos ni evidencias de quién había sido. Hoy en día todas las pruebas que se consiguieron pueden ser vistas en el museo sueco de la policía. Esto incluye muestras de pelo, saliva y el preservativo encontrado en la cama.

A pesar de su identidad, suena poco probable que el Vampiro Atlas haya podido sobrevivir más de 80 años, a menos, por supuesto, que realmente fuera una criatura sobrenatural hambrienta de sangre.

DIFICULTADES DE LA INVESTIGACIÓN

Uno de los problemas que se encontraron los detectives es la cantidad de prostitutas que había en el barrio de Atlas. Como se ha dicho, los crímenes eran poco frecuentes, aunque en 1932 Suecia no estaba pasando por su mejor momento. Aunque no participó en la primera guerra mundial, se vio afectada por ella como los demás países en Europa. La economía estaba por los suelos y el desempleo era generalizado. Esto hacía que hubiera mucho movimiento de un sitio a otro del país para buscar trabajo.

La mujer asesinada que no tenía sangre en el cuerpoSuecia en los años treinta era un país principalmente dedicado a la agricultura. Las afueras de Estocolmo estaban llenas de campos de cultivo y por eso miles de personas iban y venían para trabajar. Se pensaba que el asesino de Lilly podía ser uno de estos viajeros temporales.

Una de las cosas que más llamó la atención de los detectives fue el preservativo, el cual se había encontrado en la cama. Se pudo comprobar que la relación sexual había sido anal y por eso había aprovechado para golpear a Lilly en la cabeza por detrás. Se habló mucho de si podía haber sido un asesinato sexual, donde el criminal se había vuelto loco en el clímax de la relación. De todos modos, si había sido un crimen sexual, ¿por qué drenar la sangre para beberla o llevársela? ¿Podía ser algún tipo de ritual satánico?

Leer también [Pekín amenaza a Australia por «provocaciones»]

Otra cosa curiosa que vieron es que el apartamento estaba impoluto. Parece ser que el vampiro Atlas limpio muy bien todo después de matar a Lilly. Incluso dobló la ropa con cuidado y la dejó en una silla. Había destrozado la cabeza de la prostituta a golpes, pero luego había dejado la prueba de que era muy limpio y ordenado.

Otra de las teorías que cogieron más fuerza era que el asesino era un policía. El motivo es que solo alguien experto podía dejar un escenario tan limpio de pruebas. Apenas había evidencias que investigar, por lo que el asesino sabía cómo limpiar todos los rastros. Hoy en día hubiera sido muy diferente. Recordemos que se encontró saliva, un preservativo con semen y una cuchara con sangre. En esos tiempos no había pruebas de ADN y la mayoría de los crímenes se descubría mediante confesiones. Hoy en día el vampiro Atlas posiblemente habría sido capturado sin problemas.