¿Estoy en una relación amorosa sana?

0
258
relación amorosa
relación amorosa

No existe alguna relación perfecta y todos cometemos errores. Pero definitivamente si consideras que alguien te trata mal, entonces ahí no es, pues las relaciones saludables hacen que uno se sienta bien consigo mismo.

Conoce las señales de advertencia ante una relación tóxica. Solo las relaciones saludables nos permiten prosperar

Cabe mencionar que, es normal entrar en una relación de forma inocente, y dejarse llevar por los buenos sentimientos que lo llevan a uno a decir “estoy enamorado/a”, o algo similar. Sin embargo, es conveniente mantener presente que las relaciones no son fáciles de construir ni de sostener, y estar atentos y cuidar que no se pasen por alto aspectos importantes de la relación. Una postura crítica y atenta es algo que aumenta las posibilidades de obtener una relación de pareja saludable.

Por ende, mentir, ser infiel y faltar el respeto son todas señales de una relación no saludable. También lo es si tu pareja trata de controlarte, aún si es por celos o porque dicen que es por “amor”. Los comportamientos de control también incluyen chequear el teléfono de otra persona sin su permiso, hacer un seguimiento de todo lo que hacen en las redes sociales, o decirles con quién sí y con quién no pueden salir.

Leer también [No dejes que la rutina destruya tu relación]

¿QUÉ HACE QUE UNA RELACIÓN SEA SANA?

Las relaciones sanas son críticas para la conexión emocional y nos permiten prosperar. Cuando alguien no ha tenido relaciones sanas modeladas para ellos, puede ser difícil tener una relación sana. Sin embargo, nunca es demasiado tarde para aprender a tener relaciones saludables.

Respeto mutuo: El respeto en una relación significa que cada persona valora a la otra y comprende sus límites (y jamás los pondría a prueba).

Confianza: Es normal sentirse un poco celoso de vez en cuando; los celos son una emoción natural. Pero lo importante es cómo reacciona la persona a los celos. No hay manera de tener una relación sana si no confían el uno en el otro.

Honestidad: Esto va de la mano de la confianza porque es difícil confiar en alguien cuando uno de los dos no está siendo honesto.

Apoyo: Tu pareja no solo debe apoyarte en los malos momentos. Algunas personas son geniales cuando tu mundo se está destrozando pero no están tan interesadas en escuchar las cosas buenas que ocurren en tu vida.

Equidad: Las cosas se ponen mal rápidamente cuando una relación se convierte en una lucha de poder y una de las personas se esfuerza por imponer su parecer todo el tiempo.

Identidades separadas: En una relación sana, todos necesitan ceder. Pero eso no significa que debas sentir que estás perdiendo tu propia personalidad. Cuando comenzaron a salir, los dos tenían sus propias vidas (familiares, amigos, intereses, hobbies, etc.) y eso no debe cambiar.

Buena comunicación: No ocultes tus sentimientos simplemente porque tienes miedo de que sea algo que tu novio o tu novia no desea escuchar. Y si necesitas tiempo para pensar antes de estar preparado para hablar, la persona correcta te dará espacio para que lo hagas.

¿Cómo saber si alguien quiere algo serio contigo?

SEÑALES DE ADVERTENCIA

Cuando una pareja usa insultos, lenguaje ofensivo, palabras despectivas, maltrata físicamente con golpes o bofetadas, o fuerza a la otra persona a mantener relaciones sexuales, es una señal de abuso verbal, emocional o físico.

Pregúntate a ti mismo si tu pareja:

  • Se enoja cuando no dejas todo por él o ella.
  • Critica la manera en la que te vistes o te ves, y te dice que jamás podrás encontrar a otra persona que quiera salir contigo.
  • Te impide ver a tus amigos o hablar con otros muchachos o muchachas.
  • Desea que abandones una actividad, aun cuando te fascina.
  • Alguna vez te levanta la mano cuando se enoja, como si estuviera a punto de golpearte.
  • Intenta forzarte para avanzar más de lo que deseas sexualmente.

Estas no son las únicas preguntas que te puedes hacer. Si puedes pensar en alguna manera en la que tu pareja está intentando controlarte, hacerte sentir mal contigo mismo, aislarte del resto de tu mundo o (y esto es muy importante) dañarte física o sexualmente, entonces es tiempo de que termines la relación, rápido. Dile a un familiar o un amigo de confianza qué está ocurriendo y asegúrate de estar a salvo.