Emplea la psicología para mantener el orden en tu hogar

0
98
Emplea la psicología para mantener el orden en tu hogar
Emplea la psicología para mantener el orden en tu hogar

En el mundo actual el tiempo escasea. Ya no es posible fregar el suelo hasta dejarlo como un espejo, ni mantener inmaculados hasta los últimos rincones de la casa. Tener servicio doméstico es un lujo que pocos pueden darse y dedicarle tiempo al cuidado de la casa no es nada fácil en la actualidad.

Conoce aquí los tipos de desorden y hallarás las respuestas

Sin embargo, se puede mantener un espacio básicamente ordenado, sin necesidad de invertir demasiado tiempo en ello. Todo es cuestión de organizarse y adoptar algunos hábitos. Pero algunas personas no lo logran.

TIPÒS DE DESORDEN

Desorden normal

Hay personas que el desorden es totalmente normal en sus vidas porque no le dan prioridad a tener todo limpio y organizado, simplemente le dan prioridad a otras cosas como pasar tiempo en familia o realizar otras actividades. En este caso, el desorden es simplemente una situación normal. Si la casa está desordenada y te parece bien, entonces es más una señal de tu personalidad y de tus preferencias.

Desorden que molesta

DesordenSi el desorden te molesta y te enfada entonces es una señal de que tienes que hacer algo al respecto. A veces, un desastre puede ser frustrante, pero descubrir por dónde empezar y cómo abordar el problema puede parecer abrumador. Esto puede significar eliminar algunas cosas, aprender nuevas tácticas organizativas u obtener otros miembros del hogar para ayudar con la limpieza.

El desorden como una señal de depresión

Si normalmente eres una persona ordenada y organizada y de repente todo se desmorona podría ser una señal de que algo está sucediendo en tu vida. Por ejemplo, el desorden a veces puede ser una señal de depresión. Las personas deprimidas a menudo se sienten demasiado fatigadas o sin esperanza para mantenerse al día con las tareas rutinarias del hogar.

La depresión también puede hacer que sea más difícil mantenerse centrado y tener la energía para enderezar una habitación. Si te esfuerzas por permanecer en la tarea, puede ser difícil dedicar el tiempo y la atención que son necesarios para mantener las cosas ordenadas. Entonces, si bien es posible que notes que la habitación está desordenada y tienes intenciones de limpiarla, encontrar la concentración y los niveles de energía necesarios para realizar la tarea puede ser difícil o incluso imposible.

Si crees que esto te ocurre por depresión habla con tu médico para tener un control de la situación, te podrá ayudar a llegar al fondo del asunto y elaborar un plan de acción para abordar el problema.

EL SIGNIFICADO DEL DESORDEN

En general, el desorden en los espacios que habitamos es señal de desorganización en nuestro mundo interior. Permanecer saturado de objetos, significa estar saturado de ideas y proyectos sin resolver. El desorden lanza un mensaje de confusión interna, falta de estructuración y falta de definición.

Además, los estudiosos del Feng Shui y de prácticas similares, aseguran que el desorden tiene diferentes significados, dependiendo del lugar en donde se acumule. Esto es lo que indican al respecto:

  • Zonas que están a la entrada de una casa: significa un profundo temor a relacionarte con otras personas
  • En la cocina o los espacios en donde se preparan alimentos: significa fragilidad emocional y resentimiento
  • En los armarios: significa dificultad para analizar y controlar los sentimientos y emociones
  • Debajo de los muebles: indica que se es muy dependiente de la opinión de los demás y se da gran importancia a las apariencias
  • Detrás de las puertas: son una expresión de miedo a ser rechazado por los demás y de la convicción de sentirse vigilado
  • En el escritorio o el sitio de trabajo: significa miedo, frustración y necesidad de control sobre las situaciones
  • En el garaje: implica temor a lo nuevo y falta de destreza para actualizarse
  • En los pasillos: significa miedo a expresarse, a decir directamente lo que se desea.
  • En la sala: significa miedo a ser rechazado por la sociedad.
  • En el comedor: tienen que ver con sentirse controlado por la familia e inseguro de uno mismo
  • Por toda la casa: significa que tenemos ira reprimida y que nos sentimos apáticos y desinteresados por la vida.

¿CÓMO ADQUIRIR EL HÁBITO DEL ORDEN?

Hacer listas como base de organización: Solo las justas y necesarias, porque si caes en el exceso, se produciría el efecto contrario de no poder hacer las actividades anotadas.

Recoger antes de ir a dormir: Solo 15 minutos antes de dormir, dedícate a recoger platos, hacer camas, botar la basura, etc.

Poner todo en su lugar: es como parte de la decoración del hogar. No solo consigues más orden, sino también más tiempo.

Superficies despejadas: Mayor sensación de espacio y armonía en el ambiente. Lo primero que tienes que hacer es analizar por qué está el espacio desordenado y, entonces, busca una solución.

Solo tener lo necesario: Ni más ni menos, el enemigo del orden es la acumulación. Y no se trata de vaciar de repente el salón, pero sí de tener solo aquello que uses y te haga sentir bien. La sencillez es símbolo de elegancia y comodidad.

Reciclar: También se analiza si se siguen usando las cosas.

Estilo Marie Kondo: Dobla la ropa a su estilo vertical, ya que ocupa menos espacio.

Clasificar: Agrupa las cosas en su lugar. Puedes usar cajones con clasificadores interiores, cestas y cajas para que los objetos no se mezclen entre ellos.

Es un estado mental: Si lo tienen todo organizado, sienten una placentera sensación de control que les conduce al bienestar. Cuando uno está desorientado, no suele tomar las decisiones acertadas. Hacer limpieza y ordenar clarifica tus ideas y ayuda a reiniciar desde un lugar más controlado.