Cáncer de hígado

0
10
Cáncer de hígado
Cáncer de hígado

Si presenta uno o más de los síntomas que se mencionan a continuación, eso no significa que usted tenga cáncer de hígado. De hecho, es más probable que muchos de estos síntomas sean causados por otras afecciones. No obstante, si presenta cualquiera de estos síntomas, es importante que un médico le haga un examen para saber la causa de sus síntomas y recibir tratamiento de ser necesario.

A menudo, los signos y síntomas del cáncer de hígado no aparecen sino hasta que la enfermedad se encuentra en etapas más avanzadas, aunque a veces pueden presentarse más temprano. Si acude al médico cuando comienza a notar los síntomas, es posible que el cáncer se diagnostique más temprano, cuando es más probable que el tratamiento sea útil. Algunos de los síntomas más comunes del cáncer de hígado son:

  • Pérdida de peso (sin tratar de bajar de peso)
  • Pérdida del apetito
  • Sensación de llenura tras comer poco
  • Náuseas o vómitos
  • Un agrandamiento del hígado (llenura debajo de las costillas del lado derecho)
  • Un agrandamiento del bazo (llenura debajo de las costillas del lado izquierdo)
  • Dolor en el abdomen (vientre) o cerca del omóplato derecho
  • Hinchazón o acumulación de líquido en el abdomen
  • Picazón
  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia)

Le puede interesar [El kion, una joya preciada en medio de la crisis]

Otros síntomas pueden incluir fiebre, venas agrandadas en el abdomen que se pueden observar a través de la piel, y sangrado o moretones anormales.

Las personas que tienen hepatitis crónica o cirrosis pueden sentirse peor de lo habitual o solo presentar cambios en los resultados de los análisis de laboratorio, como en las pruebas para evaluar la función del hígado o para medir los niveles de alfafetoproteína (AFP).

Algunos tumores del hígado producen hormonas que actúan en otros órganos aparte del hígado. Estas hormonas pueden causar:

  • Altos niveles de calcio en la sangre (hipercalcemia), lo que puede causar nausea, confusión, estreñimiento, debilidad o problemas musculares
  • Bajos niveles de azúcar en la sangre (hipoglucemia), lo que puede causar cansancio o debilidad
  • Aumento del tamaño de los senos (ginecomastia) y/o reducción del tamaño de los testículos en los hombres
  • Altos niveles de glóbulos rojos (eritrocitosis), lo que puede causar enrojecimiento y sensación de rubor
  • Altos niveles de colesterol