Brócoli: generoso en vitaminas y en minerales

0
173
Brócoli
Brócoli

El brócoli es un símbolo de la comida saludable. Tanto por su alto nivel nutritivo, por su versatilidad (se puede hacer al horno, al microondas, cocida, en puré o batidos) como por su bajo contenido en calorías y en carbohidratos.

Es una de las verduras más nutritivas y con más propiedades preventivas frente al cáncer

Pertenece a la familia de las crucíferas y es muy rica en vitaminas y en minerales, y un auténtico tesoro nutritivo que brinda múltiples bondades a nuestro organismo. Una ración de 200 gramos de brócoli cubre sobradamente las necesidades diarias de vitamina C que un adulto necesita, además de aportarnos ácido fólico y vitamina A.

 

PROPIEDADES

Generoso en vitaminas y en minerales, el brócoli es una de las verduras más nutritivas. Una ración de 200 g de cubre con creces las necesidades diarias de vitamina C de un adulto, ya que aporta casi el cuádruple de la que se necesita. También satisface enteramente los requerimientos diarios de ácido fólico y dos terceras partes de los de vitamina A. Sin apenas calorías, es una fuente notable de calcio, potasio, fósforo, hierro, vitaminas B1, B2 y B6 y también aporta dosis sustanciosas de yodo, cinc, cobre y manganeso.

Es excelente para combatir la anemia ferropénica y como preventivo anticáncer. Pero además de nutrientes esenciales contiene compuestos azufrados como el sulforafano, que evita que las células precancerosas se malignicen, induce la muerte de células enfermas e impide la aparición de vasos por los que se alimenta y se desarrolla el tumor.

 

BENEFICIOS

Ideal para luchar contra la anemia:

Gracias al alto aporte en hierro, este alimento resulta esencial para evitar condiciones que alteren la salud como la anemia.

Mejora la salud del corazón:

Es un alimento bajo en grasas y que nos ayuda a cuidar nuestra línea, por tanto, esto afecta directamente a los niveles de colesterol en la sangre reduciendo el LDL y apostando por un corazón más fuerte y sano.

Depura el organismo:

Otro de los beneficios del brócoli es que nos ayuda a limpiar el cuerpo gracias a su aporte en fibra. Este alimento nos permitirá mejorar el tránsito intestinal y que todas las toxinas o residuos innecesarios sean eliminados del cuerpo.

Ideal para la salud de los huesos:

Debido a su alto aporte en minerales, el brócoli es perfecto para evitar el deterioro de los huesos. Sobre todo, este beneficio se debe a su contenido en hierro, en calcio y en fósforo.

Mejora la salud de la piel:

El brócoli es muy rico en vitamina A y esta es considerada como la vitamina de la belleza porque incide directamente en proteger la salud de la piel y del cabello. Además, al actuar como un antioxidante natural, el brócoli neutraliza los radicales libres evitando el envejecimiento prematuro del organismo.

Reduce el estreñimiento:

Gracias a su aporte en fibra, esta hortaliza también es muy eficaz para evitar condiciones que afecten el tránsito intestinal.

Recomendado para el embarazo o menopausia:

Su interesante contenido en ácido fólico hace que este ingrediente sea recomendado en periodos en la vida de una mujer como es el embarazo o la menopausia.

Leer también:

Naranja: fortalece el sistema inmunitario

CONSERVACIÓN

Al ser un producto fresco sabemos que tiene un periodo de vida muy corto, aproximadamente de 5 días a 1 semana, por eso en cuanto mejor almacenado y conservado lo tengas en casa, mayor será el aprovechamiento de sus nutrientes y vitaminas al momento de consumirlo.

Como bien sabemos la humedad no es el mejor aliado, por eso el brócoli no debe lavarse antes guardarlo, ya que esto favorecerá la aparición de hongos y moho. Debes lavarlo instantes antes de su consumo.

Por lo general el brócoli que compramos en el supermercado está envuelto en un papel film que impide que la tierra y suciedad contaminen el vegetal. Conserva este papel film, pero hazle pequeños agujeros para que el brócoli respire un poco.

Una vez tengas el brócoli con el papel film y los pequeños agujeros, refrigéralo y guárdalo en la parte baja de la nevera que están diseñados para las verduras y hortalizas, ya que allí el frío es el apropiado y no el excesivo como en otras áreas de la nevera.

Brócoli
Brócoli

COCINAR EL BRÓCOLI

Brócoli hervido o cocido:

Pon a fuego fuerte, una olla con abundante agua y una pizca de sal, cuando esté hirviendo agrega el brócoli y baja un poco el fuego y coce durante 3 a 5 minutos. Se recomienda una cocción breve y nunca superior a los 10 minutos para no perder minerales y vitaminas hidrosolubles. Cuando esté listo tu brócoli, vierte el contenido en un colador para retirar el exceso de agua y poder servir.

Brócoli al vapor:

Emplea una olla vaporera o en caso de no tenerla puedes recurrir a la recursividad colando encima de la olla un colador amplio. Agrega el brócoli en el colador cuando el agua empieza a hervir, sin que el colador toque el agua. Tapas la olla y lo dejas cocinar entre 4 y 6 minutos. Cuando el brócoli esté listo, lo sacas de la vaporera y ya tienes tu brócoli listo para ir al plato.

Brócoli al sartén

Aquí es aconsejable cortar cada cabeza floral para que se puedan saltear más fácil y queden uniformemente. Para esto empieza por poner una sartén a fuego medio con un poco de aceite, agrega el brócoli con una pizca de sal y saltéalo hasta que quede a tu gusto. El tiempo de cocción puede estar entre 5 a 6 minutos y ya estará listo para consumir.

Receta:

Brócoli con carne