Asesina en serie le quitó la vida a más de 40 víctimas

0
726
Asesina en serie le quitó la vida a más de 40 víctimas
Asesina en serie le quitó la vida a más de 40 víctimas

La historia de Belle Gunness es, quizá, una de las más sonadas sobre asesinos en serie en Estados Unidos, pues, al parecer, habría matado a decenas de personas, incluidos sus esposos, hijos y pretendientes.

Belle Gunness en 1900 incendió su propiedad para recibir el dinero del seguro

Conocida también como ‘la viuda negra’, Gunness es recordada ampliamente no solo por los homicidios que se cree que cometió, sino también por las misteriosas circunstancias en las que falleció.

Su vida ha motivado leyendas, libros y hasta documentales en los que se cuentan cuáles y cómo fueron cometidos sus crímenes y los motivos que la llevaron a ser una de las asesinas más famosas a nivel mundial.

Gunness nació en una familia humilde en Noruega, en el año 1859, y decidió migrar alrededor de sus veinte años a Estados Unidos. Tenía la intención de mejorar su situación económica.

Allí, se instaló en Chicago y conoció al hombre que se convertiría en su primer esposo y con quien esperaba formar una familia y emprender algunos negocios para salir adelante juntos.

Sin embargo, las cosas no salieron como la pareja esperaba y la relación terminó fatídicamente.

Belle había decidido abrir una tienda junto a su primer esposo, llamado Mads.

Se cree que tuvieron alrededor de cuatro hijos. Uno o tal vez dos de ellos eran adoptados.

Al parecer, su idea de abrir un negocio no habría salido como esperaban y no estarían recibiendo el dinero suficiente para mantener la casa y a los menores.

En ese sentido, se presume que en 1900 Belle incendió la propiedad para recibir el dinero del seguro.

Sin embargo, en el lugar no solo hubo pérdidas materiales, también falleció Mads, por lo que la mujer reclamó el seguro del inmueble y el seguro de vida de su esposo.

Otra teoría de su primer matrimonio afirma que el hombre habría sobrevivido al incendio y, poco tiempo después, falleció de una aparente insuficiencia cardiaca.

En todo caso, la mujer se hizo acreedora de su seguro de vida y no hubo pruebas suficientes que la hicieran responsable ni del incendio, ni de la muerte de su pareja.

A su vez, para este tiempo, dos de sus hijos, se cree que los más jóvenes, habrían muerto por envenenamiento.

Ella también habría recibido algún dinero en compensación.

Con el dinero de las tragedias que le acontecieron en su primera relación, la mujer consiguió comprar una granja en La Porte, ubicada en el estado de Indiana, a la cual se mudó con el resto de sus hijos.

Poco tiempo después, la viuda volvió a contraer nupcias, esta vez con un hombre llamado Peter Gunness, quien se mudó a la casa de su nueva esposa en compañía de sus dos hijas.

Leer también:

“La matanza de San Valentín” dejó 7 muertos en manos del capo de la mafia

De acuerdo con ‘Crime Library: Belle Gunness’, días más tarde de haberse casado, la hija menor de Peter falleció en la finca en medio de circunstancias extrañas y tan solo ocho meses después, el señor Gunness también se encontraba sin vida.

Según dijo su esposa, Peter murió porque le había caído una máquina picadora de carne en la cabeza, matándolo al instante, hecho por el que la mujer no dudó en reclamar el dinero del seguro de vida.

Belle, nuevamente viuda, conservó el apellido de su último esposo.

Luego de que su segundo esposo falleciera, la mujer comenzó a publicar anuncios en los periódicos diciendo que estaba en búsqueda de una nueva pareja.

Además, tenía una lista de requerimientos para sus pretendientes.

Algunas de sus exigencias eran que debían ir a visitarla, es decir, presentarse en persona y, además, llevar una suma de dinero suficiente que les permitiera tener una buena primera cita.

Las decenas de pretendientes que acudieron a la vivienda nunca fueron vistos de nuevo y desaparecieron sin dejar rastro.

Excepto uno, quien aseguró que escapó del lugar luego de que viera una mirada siniestra en Belle.

Los diversos libros biográficos sobre esta ‘viuda negra’ aseguran que el final de su vida deja muchos interrogantes, pues, al parecer, habría sido asesinada por un hombre que estaba enamorado de ella.

Sin embargo, por aquella época también corrió el rumor de que pudo haber fingido su muerte para poder escapar del lugar.

Por el año 1908, la finca de Belle Gunness ardió en llamas y en su interior se encontró el cuerpo de una mujer incinerada que había sido decapitada y los restos de los hijos de la viuda.

CUERPO SIN CABEZA

El reconocimiento del cuerpo sin cabeza causó grandes problemas a las autoridades de La Porte. C. Christofferson, un vecino de la zona, afirmó que pensaba que los restos mortales encontrados en el incendio no correspondían a los de Belle Gunness.

Lo mismo dijeron L. Nicholson, otro vecino, y Austin Cutler, una vieja amiga de Belle.

Más conocidos de Gunness vinieron de Chicago, May Olander y Sigward Olsen, examinaron el cuerpo quemado, y también corroboraron que ese cuerpo no era el de Belle Gunness.

Los médicos midieron minuciosamente el cuerpo encontrado entre los restos del incendio, y a partir de registros en algunos comercios, de las ropas encargadas y compradas por la granjera.

Se concluyó definitivamente que el cuerpo sin cabeza tenía medidas bien diferentes de las registradas por Belle Gunness.

Como si todo esto no fuera poco para causar desorientación y misterio, el doctor J. Meyers examinó los órganos internos de la mujer quemada, y concluyó que la misma había fallecido por envenenamiento y no a consecuencia del incendio.

Las autoridades iniciaron la búsqueda de la cabeza faltante en la escena del crimen.

Sin embargo, lo que encontraron fue una gran fosa común en la que reposaban los restos de al menos 40 personas, que presumen fueron víctimas de Belle.

Entre estos, se encontraban los cuerpos de los pretendientes de la mujer.

Leer también:

La verdad sobre el asesinato de la defensora de los gorilas

Un hombre que fue trabajador de la vivienda y había sido despedido tiempo atrás fue acusado de provocar el incendio, pero no se le culpó por el asesinato de la que se presume era Gunness.

Muchas personas aseguraban que ella no había muerto allí y, por el contrario, habría aprovechado el suceso para escapar, así que las autoridades recibían notificaciones de posibles avistamientos de la mujer, aunque ninguno fue verificado.

Los asesinatos ocurridos en la granja de La Porte pasaron a la historia y hoy son ampliamente conocidos.

En el museo de la ciudad hay una sección en la que cuentan los trágicos sucesos perpetrados por Belle y además se hizo una lápida en honor a las víctimas.

Belle Gunness (1859-1908) mató a cuarenta personas a lo largo de 37 años para beneficiarse de sus seguros de vida.

Uno de sus planes maestros: se anunciaba en las columnas para «corazones solitarios» de los periódicos. Muchos hombres llegaron a su granja. Y allí se quedaron.

Los vecinos consideran el lugar donde sucedieron los hechos como “maldito” y en las noches se escuchan gritos desgarradores.