TAI CHI: mejora la condición física de las personas

0
53
TaiChi
TaiChi

El tai chi es un arte marcial que practican millones de personas en todo el mundo debido a los múltiples beneficios que ofrece, tanto a nivel corporal como mental, por la parte de meditación que incluye. Estos beneficios se hacen evidentes en poco tiempo, pues, aunque se trata de un ejercicio que se realiza lentamente y de forma suave, con él se pueden trabajar todos los músculos del cuerpo, y además se tienen en cuenta otros factores como la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio.

Disciplina que consiste en combinar de forma armónica el movimiento corporal, la concentración mental y la realización de una respiración consciente

De este modo, el taichí es efectivo en la mejora de la condición física, en el tratamiento de enfermedades circulatorias e incluso a la hora de retrasar el envejecimiento.

La particularidad de esta disciplina consiste en combinar de forma armónica los tres fundamentos en los que se sustenta, y que son el movimiento corporal, la concentración mental y la realización de una respiración consciente.

 

MODALIDADES

Existen dos modalidades principales: el estilo Yang y el estilo Chen. A la hora de decantarse por una de ellas hay que tener en cuenta principalmente la condición física con la que se parte, aunque ambas constan de diferentes ejercicios básicos, con movimientos individuales, posturas y respiraciones particulares

Tai chi Yang: En esta modalidad predominan los movimientos largos, suaves y en los que no haya una alteración del ritmo de respiraciones o de la fuerza que se ejerce, lo que le convierte en un ejercicio recomendado para los principiantes o para personas de mayor edad.

Tai chi Chen: En el estilo Chen se pasa de la relajación a la explosión en un solo movimiento, sin que haya una interrupción entre ambas partes, lo que hace que su complicación sea mayor. En cualquier caso, se siguen tratando de ejercicios relativamente moderados, por lo que cualquier persona puede practicarlo si alcanza la disciplina necesaria.

Tai chi
Tai chi

BENEFICIOS

Mejora la fuerza muscular:

Aunque no lo parezca, los movimientos lentos del tai chi ayudan a mejorar la fuerza muscular como lo haría un entrenamiento con pesas. Además, mejoran el andar y alivian el dolor en personas que sufren padecimientos crónicos, como cáncer y artritis. Estos movimientos son especialmente adecuados para adultos mayores con múltiples enfermedades.

Aporta energía vital:

En el tai chi se habla de la energía como “Qi” o “Chi”, tal como se le denomina en el taoísmo filosófico. Según esta disciplina y la medicina tradicional china, la energía debe fluir por el cuerpo libremente, pero también hacerlo por las vías correctas. Si esto no sucede, es cuando aparecen las enfermedades y los dolores, es decir, el Qi está bloqueado.

Los lentos y suaves movimientos del tai chi están diseñados para desbloquear el Qi y activar ese flujo de energía. Cuando esto sucede, se logra un mayor bienestar en los músculos, en el aparato respiratorio, en el circulatorio, etc. De esta forma, nuestro organismo se fortalece ante las enfermedades.

Se fortalecen las extremidades superiores e inferiores:

La práctica del tai chi se realiza de pie. Los brazos se usan para realizar los movimientos que van gradualmente de simples a complejos. En estos movimientos se trabajan las articulaciones, lo que las fortalece, las oxigenan y tonifican. Asimismo, previene la pérdida de masa muscular, que aumenta su declive a partir de los 40 años.

Mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular y respiratorio:

Los movimientos suaves y progresivos del tai chi fortalecen los sistemas cardiovascular y respiratorio. Esta disciplina combina movimientos dinámicos con pausas, lo que ayuda a disminuir la frecuencia cardiaca, pero aumentando la circulación. Al basar estos movimientos en la respiración, la práctica de esta disciplina aumenta la capacidad respiratoria, lo que oxigena al cerebro.

Previene enfermedades y caídas y fortalece las articulaciones:

Los movimientos del tai chi permiten trabajar las caderas, los tobillos, las rodillas y las manos, lo que las fortalece y las flexibiliza. Progresivamente, se usa la fuerza y se realizan movimientos amplios con el cuerpo. La combinación de estos disminuye el riesgo de caídas y lesiones, puesto que el cuerpo se tonifica y mejora el equilibrio.

Alivia el insomnio, las migrañas y los dolores musculares:

Las contracturas musculares provienen de malos movimientos, tensiones acumuladas y posturas inadecuadas. Las posturas que se adoptan en la práctica del tai chi permiten que se adopten mejores posiciones en la vida diaria, además de que se relajan los músculos, lo que disminuye las migrañas y otros dolores.

También es bueno destacar que el equilibrio físico y mental que brinda la práctica de este arte milenario ayuda a aliviar el insomnio, pues la ansiedad o la angustia que trae problemas de sueño, se canaliza permitiendo eficazmente el descanso.

Mejora la oxigenación cerebral y la memoria:

Los ejercicios de respiración permiten que el cerebro se oxigene, lo que mejora la concentración, la memoria y la agudeza. Las secuencias que se realizan en esta disciplina exigen estas habilidades para realizarlas correctamente.

Mejora los niveles de hipertensión arterial:

La práctica del ejercicio aeróbico combinado con las técnicas de meditación, contribuye a mejorar los niveles de hipertensión arterial. Esta disciplina oriental tiene efectos muy positivos en el sistema cardiovascular, así como también influye en la regulación de las emociones, lo que permite que la tensión arterial se estabilice.

Meditar moviéndose:

La meditación ayuda a aclarar los pensamientos y mejora la concentración. También disminuye el estrés y la ansiedad, aunque hay personas que no pueden quedarse quietos para poder meditar. En el tai chi, esta meditación se hace en movimiento, es decir, estás meditando, pero debes estar consciente de los movimientos y presente en el lugar y espacio donde te encuentres.

Es apto para todos:

Cualquier persona puede practicar tai chi. Pueden hacerlo los niños, los adultos mayores, los jóvenes, etc. Es una técnica muy fácil de seguir con movimientos suaves y pausados cuya fuerza va progresando poco a poco. Son muchos los beneficios que se obtienen de su práctica, por eso tiene muchos seguidores, y cada vez más.