Síntomas de enfermedad renal

0
333
Enfermedad renal crónica
Enfermedad renal crónica

El Men con tu salud

Cuando conoces los síntomas de la enfermedad renal crónica (ERC), puedes recibir tratamiento y sentirte lo mejor posible. Los síntomas de la enfermedad a los riñones pueden pasar desapercibidos. Algunas personas no tienen ningún síntoma, o no creen tenerlos. Si tienes uno o más de los siguientes síntomas o te preocupan los problemas renales, ve a un doctor para hacerte análisis de sangre y de orina.

Muchos de los síntomas en esta lista pueden ser causados por otros problemas de salud. La única forma de saber la causa de tus síntomas es ver a tu doctor.

Recuerda, el dolor de cintura no es una señal de enfermedad renal. Tus riñones están por encima de la cintura en la parte trasera de tu cuerpo. Si tienes dolor allí, dile a tu doctor.

Estos son los síntomas de la enfermedad. Chequea y acude a tu doctor.

Le puede interesar

Cómo limpiar los riñones naturalmente

  1. Fatiga: estar cansado todo el tiempo

Los riñones sanos crean una hormona llamada eritropoyetina, o EPO, que le dice a tu cuerpo que genere glóbulos rojos que transportan oxígeno. Cuando los riñones fallan, generan menos EPO. Con menos glóbulos rojos para transportar oxígeno, tus músculos y tu cerebro se cansan muy rápido. Esto es la anemia, y se puede tratar.

  1. Tener frío cuando otros no lo tienen

La anemia puede hacer que sientas frío todo el tiempo, incluso en una habitación cálida.

  1. Falta de aire, después de hacer muy poco esfuerzo

La falta de aire puede estar relacionada con los riñones de dos formas. Primero, fluido extra en el cuerpo puede acumularse en los pulmones. Y segundo, la anemia (falta de glóbulos rojos que transportan oxígeno) puede hacer que tu cuerpo esté privado de oxígeno y que te falte el aire.

  1. Sensación de desmayo, mareo o debilidad

La anemia relacionada con la insuficiencia renal significa que tu cerebro no está obteniendo suficiente oxígeno. Esto puede causar problemas de memoria, de concentración y mareos.

  1. Problemas para pensar con claridad

La anemia relacionada con la insuficiencia renal significa que tu cerebro no está obteniendo suficiente oxígeno. Esto puede causar problemas de memoria, de concentración y mareos.

  1. Sentir mucha comezón

Los riñones eliminan los desechos del torrente sanguíneo. Cuando los riñones fallan, se acumulan desechos en tu sangre, lo que puede provocar una intensa comezón.

  1. Hinchazón en las manos o los pies

Cuando los riñones fallan, no eliminan el fluido adicional que se acumula en tu cuerpo y provoca hinchazón en las piernas, los tobillos, los pies, la cara y/o las manos.

  1. Cara inflamada o hinchada

Cuando los riñones fallan, no eliminan el fluido adicional que se acumula en tu cuerpo y provoca hinchazón en las piernas, los tobillos, los pies, la cara y/o las manos.

  1. La comida tiene sabor metálico

La acumulación de desechos en la sangre (llamada uremia) puede hacer que la comida tenga un sabor diferente y provocar mal aliento. También es posible que notes que te deja de gustar la carne o que estás perdiendo peso porque no tienes ganas de comer.

  1. Aliento a amoníaco

La acumulación de desechos en la sangre (llamada uremia) puede hacer que la comida tenga un sabor diferente y provocar mal aliento. También es posible que notes que te deja de gustar la carne o que estás perdiendo peso porque no tienes ganas de comer.

  1. Malestar estomacal, náuseas, vómitos

Una severa acumulación de desechos en la sangre (uremia) también puede provocar náuseas y vómitos. La pérdida de apetito puede conducir a la pérdida de peso.

  1. Levantarse a orinar durante la noche

Por qué ocurre esto:

Los riñones generan orina, así que cuando los riñones no funcionan bien, la orina puede cambiar. ¿Cómo?

  • Es posible que orines más seguido o en mayor cantidad que lo usual, con orina de color pálido.
  • La orina puede ser espumosa o con burbujas.
  • Es posible que orines con menos frecuencia o en menor cantidad que lo usual, con orina de color oscuro.
  • Tu orina puede contener sangre.
  • Es posible que sientas presión o tengas dificultades al orinar.