Natación: Brinda numerosos beneficios a las personas mayores

0
107
Natación en personas mayores
Natación en personas mayores

La natación es un deporte muy completo que se puede practicar durante todo el año, ya sea al aire libre en el verano o en piscinas temperadas en el invierno. Es una de las actividades físicas más recomendadas para las personas mayores. Son grandes las ventajas que reporta y muy pocos los riesgos que implica. Lo más conveniente es ponerse en manos de un especialista que indicará la práctica más adecuada para cada caso o para una dolencia en concreto.

 ADEMÁS DE RELAJARTE AYUDA A LOS HUESOS Y LAS ARTICULACIONES

 

BENEFICIOS

Bajo impacto en huesos y articulaciones:

Este es uno de los principales motivos por los que la natación para las personas mayores es altamente recomendable. Se trata de un ejercicio de bajo impacto, que no supone un sobreesfuerzo para las articulaciones y los huesos.

Mejora la flexibilidad:

La natación es un ejercicio ideal para quienes buscan mejorar la flexibilidad sin dañar las articulaciones. Muchas veces las acti­vidades acuáticas son utilizadas incluso en la rehabilitación de problemas articulares, traumas y accidentes que comprometen la movilidad.

Tonifica los músculos y aumenta la resistencia física:

La natación permite trabajar casi todos los músculos del cuerpo; por ello ayuda a tonificarlos, a ganar fuerza y mejorar la resistencia física. Una musculatura tonificada ayuda a mejorar la postura y evitar problemas de columna.

Leer también [9 hierbas que combaten la diabetes en el adulto mayor]

EJERCICIOS DE NATACIÓN PARA ADULTOS MAYORES

Elevación rodillas:

En el borde de la piscina, situados de frente, apoyar las manos en el suelo, y levantar las rodillas alternativamente. Se pueden realizar unas 15 repeticiones con cada pierna, descansar un par de minutos, y volver a hacer otra serie.

Este ejercicio también se puede realizar situándonos de lado. Debemos elegir una parte de la piscina en la que hagamos pie y el agua al menos llegue hasta nuestra cintura.

Caminar flotando en el agua:

Este ejercicio lo podemos realizar haciendo pie o flotan­do, pero en ambos casos nos ayudaremos de una superficie que nos ayude a flotar, como es el conocido churro de gomaes­puma o barra de flotación. Lo que vamos a intentar es simular el movimiento de caminar, moviendo primero una pierna y luego la otra. Nos quedaremos en el sitio flotando, pero mo­viéndonos. Según la capacidad de cada uno, se puede realizar más rápido o más despacio, e iremos ampliando el rango de movimiento de las piernas. Este ejercicio se puede hacer unos 30 segundos, descansar y repetir.

Abertura de brazos bajo el agua:

En un lugar de la piscina en el que hagamos pie, semiflexiona las piernas, y con las manos por debajo del agua y las palmas abiertas a la altura de nuestro pecho, realizar movimientos laterales con los que empu­jamos el agua. Hacer 10-15 repeticiones moviendo los brazos a cada lado.

Para los más avanzados, se puede realizar este ejercicio con pequeñas mancuernas de uso en el agua, o con una tabla que ejerza resistencia contra el agua.

Extensión de brazos al pecho:

En el mismo lugar que el úl­timo ejercicio, colocados con las piernas semiflexionadas, comenzar con los brazos abajo y extendidos a cada lado del cuerpo. Poco a poco ir subien­do las manos hasta que las juntemos delante de nuestro pecho. Volver a la posición inicial haciendo resistencia contra el agua con el reverso de las manos. De nuevo, este ejercicio también se puede realizar con unas mancuernas. Se puede hacer 10-15 veces este movimiento, descansar, y repetir.

Elevación mantenida de rodillas:

Usando de nuevo una barra de flotación, la colocaremos en la espalda, por debajo de nuestras axilas. En esta posición (haciendo pie o no) flexionar las rodillas para después llevarlas lo más cerca posible del pecho. Mantendremos esta posición cinco segundos y descansare­mos. Se puede repetir 10 veces. Este ejercicio también se puede realizar llevando las rodillas juntas de un lado a otro.

Leer también [Conoce los signos principales para diferenciar al covid-19 de una alergia]

PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES

Auxilia en la prevención de enfermedades:

Como es un ejercicio completo que comporta trabajo aeróbico y muscular, la natación ayuda a prevenir varias enfermedades. Por ejemplo, ayuda a regular los niveles de glucosa y colesterol, combatiendo la diabetes y el colesterol alto y colabora en el control del asma, entre otros beneficios.

Estimula las capacidades cognitivas y la memoria:

La natación no es solo un ejercicio para el cuerpo. La coordi­nación y sincronía requerida por sus movimientos también suponen un gran estímulo para la mente y la memoria. Al nadar ayudamos a optimizar la oxigenación del cerebro, mejorando el desempeño intelectual y evitando el decaimiento cognitivo.

Potencia una vida social positiva:

La natación para las personas mayores también es un exce­lente estímulo para promover la interacción social. Durante las clases, es posible aprender, intercambiar experiencias y compartir buenos momentos; todo ello es esencial para una óptima salud mental.

Permite sentirse mejor y más relajado:

La natación tiene un impacto psicológico muy positivo, nos ayuda a sentirnos mejor. Las personas que se ejercitan y mantienen una vida social activa suelen tener una mejor autoestima. Además, la práctica de natación favorece la

 

CONSEJOS

• Nada al menos dos veces por semana y, como mínimo, 30 minutos cada vez.

• Hazlo en grupo o acompaña­do; se disfruta más y cuentas con ayuda si la necesitas.

• Comienza de forma progre­siva y a una intensidad suave para evitar la fatiga prematura.

• Utiliza zapatillas para los accesos y las duchas para prevenir las caídas. Si el suelo de la piscina es molesto ponte calcetines especiales para el agua.

• Evita los cambios de tem­peratura. Acude a piscinas cubiertas climatizadas.

• Cúbrete al salir del agua, toma una ducha y después, ya seco, aplícate una crema hidratante sobre la piel, dándote un ma­saje por todo el cuerpo.

• Combina la natación con paseos en tierra en horas de menor intensidad solar.