NASA anuncia nuevos instrumentos científicos para investigaciones en la Luna

0
168
La Luna
La Luna

La NASA ha seleccionado dos nuevos conjuntos de instrumentos científicos que se transportarán el 2026 a la superficie lunar en uno de los futuros vuelos a través de los Commercial Lunar Payload Services (CLPS). Estas herramientas permitirán estudiar, por primera vez, las misteriosas colinas Gruithuisen, así como los efectos del entorno de baja gravedad de la Luna en un tipo de levadura.

El objetivo es realizar una investigación biológica en la Luna

Ambos instrumentos, que se suman al Programa Artemis, son fruto de la segunda selección de la convocatoria Payloads and Research Investigations on the Surface of the Moon (PRISM) de la agencia espacial estadounidense.

Leer también [Casos de Covid-19 se disparan en Brasil]

Los dos estudios seleccionados abordarán cuestiones científicas importantes relacionadas con la Luna”, señala Joel Kearns, administrador adjunto de exploración de la Science Mission Directorate de la NASA. “El primero estudiará los procesos geológicos de los primeros cuerpos planetarios que se conserven en la Luna, investigando una forma rara de vulcanismo lunar. El segundo estudiará los efectos del entorno de baja gravedad y radiación de la Luna en la levadura, un organismo utilizado para comprender la respuesta y reparación del daño del ADN”, añade.

 

Descifrar los misterios de Gruithuisen

El Lunar Vulkan Imaging and Spectroscopy Explorer (Lunar-VISE) es uno de los proyectos seleccionados por la NASA. Se trata de un conjunto de cinco instrumentos, dos de los cuales se montarán en un módulo de aterrizaje estacionario y tres se montarán en un rover móvil que proporcionará el proveedor de los CLPS.

Durante 10 días terrestres (equivalente a un día lunar), el Lunar-VISE explorará la cima de una de las colinas de Gruithuisen. Se sospecha que estos colinas se formaron por un magma pegajoso rico en sílice, de composición similar al granito.

En la Tierra, estas formaciones necesitan océanos de agua líquida y placas tectónicas para formarse, pero sin estos ingredientes en la Luna, los científicos buscan resolver el misterio de cómo se formaron y evolucionaron a través del tiempo.

Para ello analizarán el regolito lunar en la parte superior de una de estas formaciones. Los datos recopilados y enviados por los instrumentos del Lunar-VISE ayudarán a los científicos a responder preguntas fundamentales sobre su origen. La información también contribuirá a futuras misiones robóticas y humanas a la Luna. La Dra. Kerri Donaldson Hanna, de la Universidad de Florida Central, dirigirá este paquete de instrumentos.

Leer también [Rusia: “En vez de hablar de Guerra Mundial, sería mejor hablar sobre cómo prevenirla”]

Una investigación biológica en la Luna

El segundo estudio seleccionado es el paquete científico Lunar Explorer Instrument for space biology Applications (LEIA). Consiste en un pequeño dispositivo basado en la tecnología CubeSat. El objetivo es realizar una investigación biológica en la Luna, que no es posible simular ni replicar con alta fidelidad en la Tierra o la Estación Espacial Internacional. Para este estudio, enviarán muestras de la levadura saccharomyces cerevisiae a la superficie lunar y analizarán su respuesta a la radiación y la gravedad lunar.

Esta levadura es un modelo importante para la biología humana, especialmente en las áreas de la genética, los procesos de división y replicación celular y molecular, y la respuesta al daño del ADN a factores ambientales como la radiación.

Los datos obtenidos por el LEIA, junto con los datos disponibles de otros estudios biológicos, ayudarán a los científicos a responder una pregunta formulada desde hace décadas sobre cómo la combinación de la gravedad parcial y la radiación real del espacio profundo influyen en los procesos biológicos. El Dr. Andrew Settles del Ames Research Center de la NASA en Silicon Valley, California, dirigirá la el LEIA.

La NASA también ha elegido a dos científicos  para coordinar las actividades de los instrumentos seleccionados, incluídas la elección del lugar de aterrizaje, el desarrollo de las operaciones y el archivo de datos científicos que se adquirirán durante las operaciones en la superficie.

El Dr. John Karcz del Ames Research Center de la NASA, en California, coordinará el transporte del Lunar-VISE a las cimas Gruithuisen, y la Dra. Cindy Young del Langley Research Center de la NASA en Hampton, Virginia, coordinará el transporte del LEIA.