Fresas protegen al estómago del alcohol

0
658
Comer fresas
Comer fresas

Las fresas, utilizadas en muchos platillos y bebidas, se caracterizan por su rico sabor agridulce y por sus propiedades diuréticas y antirreumáticas, que ayudan a combatir el ácido úrico, la gota y la artritis. Además, tiene un efecto protector contra el alcohol. De acuerdo a investigaciones, se ha explicado que los efectos positivos de esa fruta se asocian tanto a su capacidad antioxidante como a la activación de las propias enzimas o defensas antioxidantes del organismo.

Las conclusiones sobre las fresas señalan que una dieta rica en esta fruta puede ejercer un efecto benéfico en la prevención de enfermedades gástricas, relacionadas con la generación de radicales libres u otras especies reactivas del oxígeno, de modo que esta fruta podría atenuar la formación de úlceras estomacales en humanos.
La gastritis o inflamación de la mucosa del estómago, además de relacionarse con el consumo de alcohol, también se puede producir por infecciones víricas o por la acción de fármacos antiinflamatorios no esteroides (como la aspirina) o los que se usan en el tratamiento contra algunas bacterias. En estos casos ingerir fresas durante o después de la patología podría aliviar la lesión en la mucosa gástrica.