Evita excederte en tu tarjeta de crédito

0
468
tarjetas de crédito
tarjetas de crédito

La pandemia viene afectando a una parte de los poseedores de tarjetas de crédito, por lo que los analistas prevén un alza en los niveles de morosidad en los próximos meses. Ante ello la SBS prepara una modificación en la normativa para preservar la salud del sistema financiero.

Así lograrás no tener dolores de cabeza por el sobreendeudamiento

En ese panorama, el profesor de ESAN y experto en finanzas personales, Walter Eyzaguirre, recomendó a los tarjetahabientes no usar su tarjeta de crédito en un plazo no mayor de seis meses para así evitar un sobreendeudamiento que genere que el usuario caiga en morosidad y salga del sistema financiero.

Hay que olvidarse de la tarjeta de crédito por lo menos seis meses. El mercado laboral es inestable. Si hay una nueva ola de infectados o las vacunas fallan, las restricciones pueden endurecerse y perderse más empleos. Además, se viene un periodo de tasas altas por lo que es mejor prevenir”, manifestó a la Agencia de Noticias Andina.

Recordó que, en una emergencia, antes de usar una tarjeta de crédito es preferible solicitar un préstamo personal pues esta última maneja mejores tasas.

Las tarjetas de crédito manejan tasas de 90% anual, mientas que en el préstamo personal bordea los 40%. Es cierto que la tarjeta el crédito es inmediata, mientras que el préstamo demora. Por lo tanto, ante emergencia es preferible usar la tarjeta y luego solicitar un préstamo para amortizar el crédito”, explicó.

 

PRESUPUESTO

En otro momento, Eyzaguirre recomendó a los usuarios con tarjetas de crédito establecer un presupuesto para cancelar lo más rápido posible la deuda y dejar de ser vulnerable ante cualquier cambio.

Si bien el mercado laboral hoy es inestable, los pagos que uno planifica no. Sería bueno que se defina un presupuesto que permita salir de deudas en un momento de recesión”, apuntó.

Recordó que cuando uno paga sus consumos de tarjetas de crédito a una sola cuota, y dentro del mes, el interés es cero. “Teniendo ese mecanismo, uno deja de estar afecto a futuras alzas de tasas”, subrayó.

Finalmente, señaló que en caso la capacidad de pago se limite por la pandemia, es importante reprogramar deudas para evitar la mora.

Muchas personas evitan la reprogramación porque afirman que pagan más y lo que hacen es sacar dos o tres créditos para pagar y terminan sobreendeudadas. Lo recomendable es reprogramar en tiempos difíciles como el de ahora y cuando mejore la coyuntura, prepagar los préstamos”, puntualizó.

 

OTROS DATOS

QUÉ SON LAS TARJETAS DE CRÉDITO

Una tarjeta de crédito es un documento de material plástico o metal emitido por un banco o institución especializada a nombre de una persona, que podrá utilizarla para efectuar compras sin tener que pagar en efectivo y pudiendo, además, llevar el pago de los productos a períodos futuros.

Las tarjetas de crédito suelen tener un límite de dinero que permite que la persona compre o consuma servicios. No obstante, la entidad emisora de la tarjeta de crédito carga al comerciante un porcentaje por este servicio y en algunos casos una cuota fija anual al tenedor.

Las formas más primitivas de las tarjetas de crédito fueron aquellas que se empezaron a difundir entre algunas empresas de Estados Unidos en la década de 1920. Estas tarjetas eran de uso interno en tales compañías y servían para acreditar sueldos y realizar otras operaciones simples, aunque no estaban todavía dirigidas hacia el consumo. Con todo, la primera tarjeta de crédito universal, que fue aceptada en muchos establecimientos, fue emitida por Diner’s Club en 1950.

Leer también [Aprenda todas las funciones de su tarjeta de crédito]

TIPOS DE TARJETAS DE CRÉDITO

Existen diferentes fórmulas de pago y de acceder a este tipo de crédito, lo que hace que también haya distintos tipos de tarjetas, como veremos a continuación:

  • Tarjeta de crédito clásica: Son las más más habituales, las Visa, Mastercard o American Express. Con ellas, todo el dinero prestado se devuelve pasado un mes (a veces dos) desde el momento de la compra; en caso de que no disponga de saldo, se comenzarán a cobrar intereses como parte del préstamo. Su crédito oscila normalmente entre los 600 y los 1.200 euros al mes.
  • Tarjetas oro y platino: Funcionan igual que las tarjetas de crédito convencionales, sólo que en este caso la línea de crédito es mucho mayor y suelen tener aparejados una serie de servicios adicionales. En teoría están destinadas a los llamados clientes VIP o que hacen un empleo muy frecuente de su tarjeta.