El mayor escándalo con el que tuvo que lidiar Benedicto XVI en América Latina

0
146
El mayor escándalo con el que tuvo que lidiar Benedicto XVI en América Latina
El mayor escándalo con el que tuvo que lidiar Benedicto XVI en América Latina

El papa emérito Benedicto XVI, quien murió el pasado sábado a los 95 años en el Vaticano, sacudió a la Iglesia católica al convertirse en 2013 en el primer pontífice en renunciar a su cargo desde la Edad Media.

Joseph Ratzinger renunció al papado en febrero de 2013 en medio de denuncias de pederastia

Pero además de este hecho histórico, su papado también estuvo marcado a fuego por los escándalos asociados a miles de casos de pederastia dentro de la Iglesia católica.

Muchos de ellos venían de décadas atrás, pero fue durante su pontificado, entre 2005 y 2013, que el Vaticano tuvo que enfrentar y responsabilizarse por las graves denuncias de abusos sexuales que estallaron en diferentes partes del planeta.

Benedicto XVI
Benedicto XVI

Casos que parecían tener un mismo modus operandi: historias de sacerdotes que habían abusado de menores y cuyas denuncias eran sepultadas por la Iglesia con la ayuda de abogados, políticos y hombres cercanos al poder.

Entre estos escándalos, uno de los que Benedicto tuvo que sortear casi desde el primer día de su pontificado fue el del sacerdote mexicano Marcial Maciel, fundador de la polémica congregación Los legionarios de Cristo.

Maciel la había creado en la década de 1940 con el fin declarado de acercar el ministerio de la Iglesia a los más jóvenes, pero la congregación terminó siendo el espacio donde fueron abusados sexualmente cerca de 175 menores a lo largo de cuatro décadas, según los reportes de crímenes que incluso han sido aceptados por las propias autoridades eclesiásticas.

En 2005, cuando Ratzinger se convierte en Benedicto XVI, la institución tenía presencia en cerca de 10 países y unos 65.000 miembros, especialmente en América Latina. Maciel era considerado un protegido de su antecesor, el papa Juan Pablo II.

Y una de las primeras acciones importantes del pontificado de Benedicto fue ordenar el pase a retiro de Maciel en sus actividades como sacerdote, en 2006.

Muchos defensores de Ratzinger dicen, con razón, que la pederastia fue la marca de su pontificado“, señala el sociólogo mexicano y experto en temas de la Iglesia Bernardo Barranco, autor del artículo “La pederastia y los pecados de Benedicto XVI”.

De acuerdo con Barranco, los defensores del Papa emérito señalan que fue él quien impuso la llamada “tolerancia cero”: endureció sanciones, modificó cánones y dictó nuevas leyes que penalizan los abusos en el marco de la Iglesia.

Pero sus críticos no consideran que haya hecho suficiente.

“A pesar de todo, no fue severo. En el dramático caso del mexicano Marcial Maciel, fundador de Los legionarios de Cristo, teniendo evidencias plenas de su comportamiento desenfrenado, solo le impuso el retiro, llevar ‘una vida de oración y penitencia’, que por supuesto no acató. Ahí Benedicto XVI debió haber procedido con juicios canónicos”, agrega Barranco.

Maciel falleció en 2008 luego de años de escándalos por las acusaciones de pederastia, así como por la paternidad de al menos 4 hijos con distintas mujeres.

Lo cierto, de acuerdo con Barranco y otros expertos en temas eclesiásticos, es que este escándalo fue uno de los más graves que tuvo que afrontar el Papa en América Latina y el que más le costó sacar adelante.

Leer también [Rusia contraataca, destruye 4 bases de misiles y elimina 120 ucranianos]

ABUSOS A 175 MENORES

Un hecho que podría darle la razón a Francisco es que, en mayo de 2006, apenas un año después de haber sido elegido, Benedicto XVI le ordenó a Maciel que se retirara del sacerdocio para llevar una vida de “oración y penitencia”.

Pero esa no sería la única acción concreta.

Ya en 2004, la Congregación para la Doctrina de la Fe había logrado desbloquear la investigación en contra de Maciel y por esa razón este renunció al cargo de director de Los legionarios de Cristo un año más tarde.

En 2010, dos años después de la muerte del padre Maciel y a raíz de las investigaciones llevadas a cabo, Benedicto XVI envió una comitiva apostólica para que asumiera el control de la congregación y profundizara sobre las denuncias.

Finalmente, en 2012 es el propio Vaticano quien confirma que Maciel y varios sacerdotes dentro de la congregación que él había fundado habían cometido graves delitos de abuso sexual contra menores.

“En los últimos años, en varios países, los superiores mayores de la Legión de Cristo han recibido algunas denuncias de actos de inmoralidad grave y ofensas más graves… cometidas por algunos legionarios”, señaló un vocero de la Congregación para la Doctrina de la Fe, encargada de llevar a cabo la investigación.

En diciembre de 2019, en un informe publicado por los propios Legionarios de Cristo, se conoció el alcance de los abusos reportados: al menos 175 menores habrían sido agredidos sexualmente por miembros de la congregación.

De ellos, 60 habían sido perpetrados por el propio Maciel.

“Pedimos perdón a las víctimas, a sus familias, a la Iglesia y la sociedad por el grave daño que miembros de nuestra Congregación han causado”, señala el documento.

“Reconocemos con honestidad y vergüenza la realidad de los delitos de abuso sexual de menores en nuestra historia, con el deseo sincero de una continuada conversión personal e institucional”.