Conozca las ventajas del hábito de tomar agua

0
673
tomar agua
tomar agua

El estrés es una parte natural de nuestras vidas cotidianas. Puede ser desencadenado por cualquier asunto que demande más de nuestra atención, desde trabajar hasta tarde

Aumenta la energía del cuerpo, evitando síntomas como el cansancio, debilidad y mareos

IMPORTANCIA DE TOMAR AGUA

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el agua es esencial para el cuerpo humano en cualquier etapa de la vida porque ayuda a regular la temperatura corporal, manteniendo la piel hidratada y elástica, lubricando articulaciones y órganos y manteniendo una buena digestión.

  • El agua aumenta la energía del cuerpo, evitando síntomas como el cansancio, debilidad y mareos.
  • Previene el dolor de cabeza.
  • Es bueno para tu corazón. Beber más agua regularmente reduce el riesgo de sufrir de un ataque al corazón.
  • Mejora tu forma física. Beber agua, antes, durante y después del ejercicio mejora tu actividad deportiva.
  • Eliminas toxinas y limpias los riñones. Evita el estreñimiento. Así mantienes un correcto funcionamiento del organismo.
  • Tu piel luce más sana y joven.
  • Te ayuda a adelgazar, si lo necesitas, gracias a su poder saciante.

CÓMO ADQUIRIR EL HÁBITO DE TOMAR AGUA

Para hidratarte a lo largo del día, es recomendable tener una botella de agua siempre contigo y bien visible. En casa, si tienes tu botella de agua en tu mesa de trabajo o en tu mesita de noche, te servirá como recordatorio y te acordarás de beber agua.

Además, gracias a su medidor, podrás controlar la cantidad de agua que estás bebiendo en todo momento. Es extremadamente útil si estás trabajando. La puedes rellenar de infusiones o tés para hidratarte con bebidas calientes por las tardes.

 

Beber agua en ayunas:

Para activar tu organismo es ideal beber dos vasos de agua en ayunas ya que, mientras duermes puedes llegar a perder hasta un 0,5 kg sólo con tu respiración. Esto dará a tu cuerpo toda la energía que necesita además de hidratarte correctamente. Además, beber agua en ayunas favorece la eliminación de toxinas y a la expulsión de éstas a través de la orina.

Beber agua antes de comer:

Además de ayudar a saciarte, te permitirá hacer una mejor digestión. Beber agua antes de comer, te ayudará especialmente si vas a comer alguna comida más complicada de digerir. Tener la costumbre de beber un vaso de agua antes de comer promueve la hidratación de nuestro cuerpo y ayuda a la correcta absorción de los nutrientes esenciales.

Un vaso de agua antes de bañarnos:

No mucha gente lo hace, pero beber un vaso de agua antes del baño hace que te sientas mejor. Si lo tomas media hora antes te ayudará a mantener la presión sanguínea y evitar problemas debido a los cambios de temperatura.

Beber agua entre comidas:

En el trabajo o en casa, muchas veces te tomas un respiro para picar algo. Sin embargo, puedes confundir el hecho de tener hambre con sed, así que este es un buen momento para beber uno o dos vasos de agua.

Hay también quien piensa que beber agua en las comidas es malo, pero es conveniente beber agua en cualquier momento, sobre todo si tienes sed, ya que la sed que aparece mientras comes es una señal que envía tu cuerpo para advertirte de que los niveles de hidratación están bajando. Otro beneficio de beber agua en las comidas es que te ayuda a percibir mejor los sabores de los alimentos que ingieres.

Beber agua antes de dormir:

Existen muchos mitos sobre tomar agua antes de dormir, pero lo cierto es que es el mejor momento del día para tomar agua. Además de hidratarte en las horas de descanso ayuda a prevenir derrames cerebrales o calambres musculares durante la noche.

OTROS TRUCOS

Tomar agua con limón:

Para hacerla más apetecible puedes añadirle distintas sustancias que, además de sabor, le aportarán sus cualidades. Por ejemplo, unas gotas de limón harán que resulte más depurativa y te ayudará a eliminar líquidos. También puedes añadir hojitas frescas de menta o hierbabuena.

Beber agua después del café:

Siempre que tomes un café, acompáñalo luego de un buen vaso de agua, ya que el café hace que el cuerpo segregue gastrina y el exceso de esta hormona puede llegar a provocar úlcera o gastritis. El agua fría tomada tras el café frena esta secreción.

Compra una buena botella de agua:

Elige un modelo de acero o de plástico duro libre de bisfenol A (esta sustancia altera el sistema endocrino y se encuentra en muchos envases de plástico). Para reutilizar son mucho mejores que las de plástico blando y transparente.

Pon una alarma en el celular como recordatorio:

Puedes controlar tu ritmo bebiendo si programas la alarma de tu móvil para que te avise cada dos horas. Existen varias apps que te ayudan a beber la cantidad adecuada. Las mejor valoradas son Water your body e Hydro (en español).

Añadir picante a las comidas:

Una pizca de picante hará que aumentes tu consumo de agua sin pensarlo para apagar “el fuego”. Una dosis moderada de picante favorece la digestión y ayuda a quemar calorías.

Diferenciar el hambre de la sed:

Cada vez que creas que tienes hambre prueba a beber porque a menudo las sensaciones se confunden. Además, aunque el agua no provoca la pérdida de peso por sí misma, sí que tiene un efecto de apoyo para la pérdida de peso cuando se combina con una dieta baja en calorías.