Carboxiterapia: Elimina estrías, grasa localizada y flacidez

0
48
carboxiterapia
carboxiterapia

La carboxiterapia es un tratamiento estético que consiste en la aplicación de inyecciones de gas carbónico por debajo de la piel para eliminar la celulitis, estrías, grasa localizada y la flacidez de la piel, esto debido a que el gas carbónico inyectado estimula la circulación celular y la oxigenación de los tejidos.

Tiene diversas aplicaciones, cuando se realiza en el rostro aumenta la producción de colágeno; en el caso de los glúteos reduce la celulitis y combate la grasa localizada destruyendo las células de grasa, pudiendo ser utilizado en el abdomen, brazos y muslos. Para obtener los beneficios y resultados duraderos de la carboxiterapia el procedimiento debe realizarse por un dermatólogo, fisioterapeuta dermatofuncional o biomédico con certificación en estética.

TIPOS DE TRATAMIENTO DE CARBOXITERAPIA

  1. Microinyecciones o infiltraciones subcutáneas: Este tratamiento se realiza con un equipo especializado que cuenta con unas agujas muy finas a través de las cuales se inocula en la piel el gas (medicinal, con una pureza del 99%), que llega hasta estas agujas desde un tanque mediante un conducto flexible. Es muy importante controlar la dosis de dióxido de carbono, la velocidad del flujo del gas y el tiempo que dura la infiltración. En este sentido y por lo delicado de la técnica, se recomienda que sólo lo lleven a cabo profesionales que cuenten con formación y certificación específica para ello.
  2. Baño en gas seco: Tras humedecer la piel de la persona que va a realizarse el tratamiento de carboxiterapia, se le coloca un traje o cobertor de plástico que se cierra herméticamente, salvo por un orificio de entrada que será por donde entre el gas. Una vez cerrado, se introduce el dióxido de carbono; la exposición al gas suele durar unos 15 minutos y, en este tiempo, los vasos sanguíneos se dilatan produciendo así la mejora de la circulación sanguínea y una notable mejora del aspecto de las cicatrices, estrías y otras marcas de la piel. Al igual que en el tratamiento anterior, éste también debe ser realizado por profesionales especializados en dicha técnica.
  3. Piscinas de agua tibia con dióxido de carbono: Es, sin duda, el menos invasivo de los tres tratamientos de carboxiterapia y el que más se acerca a los tratamientos iniciales con dicho gas. La persona deberá sumergirse y caminar durante unos 10-15 minutos en estas piscinas o termas bajo la supervisión de un terapeuta especializado. Este procedimiento tiene notables beneficios en el sistema circulatorio de las piernas.

APLICACIONES

En cara: Se inyecta superficialmente, de forma que solo entra el bisel, aportando colágeno. Resulta un poco molesto, pero no es doloroso. Puede beneficiar especialmente a las pieles maduras, pero también ayuda a prevenir el envejecimiento: a partir de los 35 años su aplicación es muy efectiva. También se recomienda para pieles de fumadores y ex fumadores que se han deteriorado.

En tripa: La carboxiterapia también sirve para reducir la grasa abdominal, ya que la quema. La especialista explica que la grasa localizada en la tripa está muy poco vascularizada, por lo que el intercambio que hace la hemoglobina entre el CO2 y el O2 es más lento y, por tanto, durante su aplicación, se está quemando grasa durante más tiempo. Por otra parte, el oxígeno aporta el colágeno necesario para que la piel se reafirme.

Celulitis: Sus efectos son la presión del gas rompe los cristales de celulitis, la inyección profunda quema grasa y, para finalizar, reafirma la flacidez de la piel de naranja. El cuarto efecto es la microcirculación, que va a la causa directa de la celulitis.

PARA QUÉ SIRVE Y BENEFICIOS

La carboxiterapia es un procedimiento estético que puede utilizarse para varios objetivos, como:

  • Celulitis: porque elimina la grasa localizada a través de la ruptura de los adipocitos, que son las células que almacenan grasa. Asimismo, aumenta la circulación sanguínea y el drenaje linfático en la región.
  • Estrías: porque estira los tejidos de la región y las rellena con gas, estimulando la producción de colágeno, permitiendo que las cremas aplicadas en la piel se absorban mejor.
  • Grasa localizada: porque elimina la grasa localizada a través de la ruptura de los adipocitos y mejora la circulación sanguínea de la región donde se aplica el tratamiento.
  • Flacidez: porque favorece la producción de fibras de colágeno que le dan firmeza a la piel.
  • Ojeras: porque reduce la inflamación, mejora la circulación y ayuda a clarear la piel de esta zona.
  • Pérdida de cabello: porque favorece el crecimiento de cabello y el aumento de flujo sanguíneo en el cuero cabelludo.

El número de sesiones depende del objetivo de la persona, de la región y del cuerpo de la persona. Normalmente las clínicas ofrecen paquetes de 10 sesiones que se deben realizar cada 15-30 días, pero el número de sesiones debe ser indicado después de la evaluación corporal.