Aprende a preparar pan en casa

0
58
pan casero
pan casero

Muchas familias peruanas han optado por preparar el pan en sus propios hogares, esta es una solución muy práctica y económica. Además, la preparación tiene ingredientes de amor, entretenimiento y compañía entre quienes lo preparan uniendo aún más a la familia.

Resulta práctico, económico, nutritivo y lo puedes compartir con toda la familia

La nutricionista Saby Mauricio compartió, a la agencia Andina, una receta súper fácil, saludable y sobre todo a bajo costo, para elaborar el insumo que nos acompaña cada mañana.

LOS INGREDIENTES QUE NECESITAREMOS SON:

  • Medio kilo de harina de trigo
  • Una cucharada de levadura
  • Una cucharada de sal (10 gramos)
  • Una taza y media de agua (320 centímetros cúbicos)

Todos estos ingredientes mencionados con anterioridad deberán ser vertidos en un recipiente y se mezclados hasta obtener una masa consistente. Cabe mencionar que, en la preparación podemos reemplazar la harina de trigo por la de cañihua, la cual contiene un alto valor nutricional en hierro muy recomendado para combatir la anemia y regular el colesterol y los triglicéridos.

Tras ello, amasaremos la masa por unos minutos. Luego, el producto se coloca en un tazón y se le vierte un chorrito de aceite para evitar que la masa se pegue a la superficie del envase. Finalmente, todo se cubre con una bolsa de plástico y se deja reposar hasta el día siguiente.

La especialista recalcó que, para obtener el pan casero, solo se tiene que coger un trozo de la masa reposada y colocarla en una sartén bien caliente por espacio de 5 minutos hasta que tome un color dorado. Asimismo, la masa que sobra se puede conservar en el refrigerador entre 5 a 7 días y al medio ambiente de 2 a 3 días.

¿QUÉ PUEDES COMER SI QUIERES HACER UN DESAYUNO SIN PAN?

Tomar un buen desayuno es clave para fortalecer tu estado de salud y rendir de manera óptima durante toda la jornada. Se trata de la primera comida del día, pero muchas personas no le dan la importancia que merece. Grave error, pues el desayuno debe ser una fuente de energía.

Cabe mencionar que, existe evidencia científica que confirma que comer pan blanco aumenta el riesgo de tener sobrepeso, problemas cardiovasculares, entre otros perjuicios.

El pan o los cereales suelen estar entre los ingredientes más empleados en él, por su alto contenido en fibra. Sin embargo, hay otras opciones saludables si quieres prescindir de ellos.

Las frutas son una de las mejores opciones para el desayuno. Son ricas en vitaminas, antioxidantes y la mayoría contienen también fibra, por lo que pueden ser un buen sustituto del pan para sentirte saciado. Además, muchas se digieren fácilmente y regulan el tránsito intestinal. Puedes tomarlas enteras o preparar un jugo con ellas, bien como sustituto del café o como complemento.

La avena es otra de las alternativas más populares entre los desayunos sin pan. A pesar de que se está vendiendo últimamente como un alimento milagroso, no lo es, pero sí tiene diferentes beneficios que te pueden ayudar a cuidar tu salud. Reducir el colesterol, aportar una buena dosis fibra o regular el tránsito intestinal y los niveles de azúcar en sangre son solo algunos de ellos. La avena no deja de ser un cereal, pero es más adecuada que los clásicos cereales industriales que, en realidad, son una bomba de azúcar y aditivos.

Le puede interesar [Galletas de avena y manzana]

La tercera opción dentro de los desayunos sin pan es el huevo. Hay muchas formas de incluir el huevo en el desayuno: cocido, en tortilla, revueltos, etc. Métodos más beneficiosos que el clásico huevo frito, que te darán un buen aporte de proteínas, vitaminas y minerales, y que pueden ayudarte a mejorar la memoria, fortalecer los huesos y los dientes, o disminuir los problemas del corazón, entre otras propiedades.

Desayuno de lácteos. En un vaso de leche, o su equivalente en yogur o queso, se puede encontrar parte de “las proteínas, los minerales y las grasas interesantes para la salud” que se necesita para todo el día.

Asimismo, esto es aplicable también a las personas de mayor edad, que a primera hora tienen “una menor sensación de saciedad, lo que facilita la ingesta de los lácteos”

Los especialistas están convencidos de la necesidad de fomentar la presencia de la leche y los productos lácteos en el día a día de los ciudadanos, además de fomentar la actividad física como estrategia frente a los problemas de salud relacionados con la alimentación, el sobrepeso y la obesidad.