Terapias de calor y frío contra el dolor muscular

0
74
Dolor muscular
Dolor muscular

La inflamación muscular es la reacción de los músculos al someterse a lo que denominamos estrés. Puedes estar causada por un sobreesfuerzo mientras se realiza deporte, por un mal estiramiento o un golpe. Esta dolencia puede afectar a uno o varios músculos y también pueden verse involucrados los ligamentos, tendones y fascia.

No permitas que el dolor puede ocasionar problemas de movilidad y molestias en el día a día

Es muy común sufrir algún tipo de dolor o inflamación muscular de vez en cuando, ya sea en áreas grandes o en otras más concretas de nuestro cuerpo. En la mayoría de las ocasiones, estas molestias desaparecen por sí solas con reposo mientras que, en otras ocasiones, permanecen por periodos de tiempo más largos. Este dolor puede ocasionar problemas de movilidad y molestias en el día a día.

CAUSAS

Una de las causas más comunes de esta dolencia es la sobrecarga muscular. Este tipo de molestia no impide una vida cotidiana normal ni es un impedimento para realizar deportes, pero sí se notará un dolor constante al realizar cualquier movimiento.

Estas sobrecargas musculares son imprevisibles, pero si son menos propensas a aparecer si se asegura una buena rutina de estiramientos antes y después de cualquier actividad deportiva o que esté fuera de la rutina diaria.

Otra causa del dolor muscular son las lesiones en las fibras musculares, las cuales se caracterizan por la aparición de un dolor repentino, agudo e intenso y que suele estar localizado en un punto muy concreto. Este tipo de lesiones suelen ser mucho más dolorosas y pueden llegar a impedir cualquier movimiento del músculo afectado.

ALGUNOS TRATAMIENTOS

CALOR:

El calor proporciona alivio transitorio en los trastornos inflamatorios y traumáticos, subagudos y crónicos. El calor aumenta el flujo sanguíneo y la extensibilidad del tejido conectivo; también disminuye la rigidez articular, el dolor y el espasmo muscular y ayuda a aliviar la inflamación, el edema y los exudados. La intensidad y la duración de los efectos fisiológicos dependen sobre todo de la temperatura del tejido, la velocidad de la elevación de la temperatura y el área tratada.

  • Calor infrarrojo: Se aplica con una lámpara de calor, por lo general durante 20 minutos al día. Deben tomarse precauciones para evitar quemaduras.
  • Compresas calientes: Son paños de algodón rellenos de gel de silicato; se hierven en agua o se calientan en un horno de microondas y se aplican sobre la piel. Se envuelven en varias capas de toallas para proteger la piel de las quemaduras.
  • Baño de parafina: La parafina no se aplica en heridas abiertas o en pacientes alérgicos a ella. El baño de parafina es útil en caso de artritis de los dedos.
  • Hidroterapia: Se utiliza para mejorar la cicatrización de heridas. El agua caliente agitada estimula el flujo de sangre y desbrida quemaduras y heridas. A menudo, este tratamiento se realiza en un tanque de Hubbard (tina industrial) con agua calentada entre 35,5 a 37,7° C. La inmersión completa en agua calentada entre 37,7 a 40° C también ayuda a relajar los músculos y aliviar el dolor.

FRÍO

El frío puede ayudar a aliviar los espasmos musculares, el dolor miofascial o traumático, la lumbalgia y la inflamación agudas; también puede ayudar a inducir cierta anestesia local. Suele utilizarse durante las primeras horas o el día después de una lesión; en consecuencia, rara vez se utiliza en fisioterapia. El frío puede aplicarse localmente mediante una bolsa de hielo, una compresa fría o líquidos volátiles, que se enfrían al evaporarse.

ESTIMULACIÓN ELÉCTRICA

La estimulación eléctrica nerviosa transcutánea utiliza corriente baja en oscilaciones de baja frecuencia para aliviar el dolor. Los pacientes sienten una sensación de hormigueo suave sin aumento de la tensión muscular. Según la intensidad del dolor, puede aplicarse 20 min a algunas horas de estimulación varias veces al día.

TRACCIÓN CERVICAL

Con frecuencia, la tracción cervical está indicada para el dolor crónico del cuello debido a espondilosis cervical, prolapso de disco, lesiones cervicales o tortícolis. La tracción vertical (con pacientes en posición sentada) es más eficaz que la horizontal (con pacientes recostados en la cama). La tracción rítmica intermitente motorizada con 7,5 a 10 kg es más eficaz. Para obtener mejores resultados, debe aplicarse la tracción con el cuello del paciente flexionado 15 a 20°.

MASAJE

El masaje puede movilizar los tejidos contraídos, aliviar el dolor y reducir la inflamación y la induración asociadas con el traumatismo. No se recomienda para los pacientes con alergias graves, porque causa liberación de histamina en todo el cuerpo. Sólo deben ser realizados por un masajista certificado para el tratamiento de una lesión, debido a la variabilidad en la formación y la capacitación de los terapeutas.

ACUPUNTURA

Se insertan agujas finas a través de la piel en sitios específicos del cuerpo, con frecuencia lejos del sitio del dolor. A veces, la acupuntura se utiliza con otros tratamientos para controlar el dolor agudo y crónico.