Temblor de 5.6 nos pone en estado de alerta

0
70
Temblor de 5.6 en Lima
Temblor de 5.6 en Lima

La población de Lima y Callao, tuvo un amanecer diferente el último viernes 7 de enero, y es que un fuerte sismo de 5.6 grados se sintió a las 5:27 a.m. y generó pánico en los limeños y chalacos. De acuerdo a la información del Instituto geofísico del Perú (IGP), el fuerte temblor tuvo una profundidad de 116 km. y su epicentro fue a solo 19 kilómetros al noroeste de Lima.

MORADORES DE LOS CERROS DE COMAS, SAN JUAN DE LURIGANCHO, SAN MARTÍN DE PORRES, EL AGUSTINO ENTRE LOS MÁS AFECTADOS

El Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), a través del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), coordinó con las oficinas de Gestión del Riesgo de Desastres de las municipalidades provinciales de Cañete, Yauyos, Huarochirí, Canta, Huaral, Huaura, Barranca, Oyón y Cajatambo, cuyas autoridades informaron que el movimiento telúrico fue percibido fuerte.

Por su parte, la Dirección de Hidrografía y Navegación (DHN) de la Marina de Guerra del Perú informó que este fenómeno no generó riesgo de un posible tsunami en el litoral peruano. Cabe resaltar que Perú se ubica en la zona denominada Cinturón de Fuego del Pacífico, donde se registra aproximadamente el 85 % de la actividad sísmica mundial.

El Indeci, a través del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), coordinó con las autoridades regionales y locales para mantener activos sus Centros de Operaciones de Emergencia.

 

Sin lugar a dudas, la población que reside en los cerros de distritos como Comas, San Juan de Lurigancho, San Martín de Porres, entre otros, fueron los más afectados debido a la precariedad de sus viviendas y el suelo vulnerable en el cual edifican. Muchas familias a consecuencia del sismo, vieron afectadas algunas estructuras de sus casas, caída de sus techos de calamina o de esteras y otros problemas.

 

Jefe del IGP explica por qué se percibió tan fuerte

 A diferencia de otros temblores, éste ha sido percibido como mayor intensidad, pese a que el Instituto Geofísico del Perú (IGP) informó que fue de 5.6 grados. Ante esto, Hernando Tavera, jefe del IGP, manifestó que el epicentro del sismo se ubicó a 19 kilómetros al noreste de Lima, es decir por inmediaciones de la provincia de Canta. “Sin embargo, se ha sentido en toda la región central, desde Ancón (norte) hasta Cañete (sur) y San Mateo (sierra central)”.

La profundidad de 116 kilómetros ha sido otra característica de este temblor, apuntó Tavera. “Prácticamente el sismo ocurrió debajo de Lima, debajo de nuestros pies. Por eso, hemos tenido este nivel de sacudimiento bastante fuerte del suelo, a pesar de la magnitud”, señaló.

Tavera explicó que probablemente las personas más observadoras han podido percibir que el sacudimiento del suelo fue vertical, es decir, de abajo hacia arriba, lo que aumentó la sensación de sorpresa y miedo entre la ciudadanía.

 

Evalúen la infraestructura de sus viviendas

El experto del IGP recordó que en el año 1993 Lima también tuvo otro sismo con epicentro la provincia de Canta, pero a una mayor magnitud, lo que ocasionó daños en viviendas precarias.

Por esta razón, mencionó que la ocurrencia de estos temblores de magnitud moderada debe ser una oportunidad para que las familias evalúen la infraestructura de sus viviendas, si hubo alguna rajadura, o cómo deben prepararse ante un evento de esta naturaleza.

“Las familias deben ver cómo quedaron sus viviendas; si se cayeron objetos, por qué se cayeron. Es momento de ver esos errores y asegurar la vivienda, tener un plan de evacuación. La idea es que estos eventos que no son tan importantes nos ayuden a tomar nuestras previsiones”.

Leer también [Joven herido durante temblor se encuentra en coma]

Hombre se lanza desde el tercer piso

Un hombre movilizado por el pánico a raíz del fuerte sismo, tomó una decisión irracional. El ciudadano de aproximadamente 30 años se lanzó desde el balcón de su vivienda en un tercer piso en el distrito de Villa María del Triunfo. El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de inmediato acudió al lugar para atenderlo.

Según informó el comandante de los bomberos, Mario Casaretto, el hombre fue a dar contra un muro. El impacto le causó politraumatismo, por lo que tuvo que ser trasladado de emergencia al Hospital María Auxiliadora debido a la gravedad de su caso. Los médicos precisaron que el paciente se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) luego de presentar un traumatismo encefalocraneano severo.

Posteriormente, en el distrito de Chorrillos, los hombres de rojo acudieron al llamado que alertaba que una señora de 42 años había sufrido una caída dentro de su propia casa al intentar salir de forma rápida durante el temblor. La mujer fue hallada inconsciente y llevada de emergencia al hospital Casimiro Ulloa para su evaluación, indicó Casaretto.

Asimismo, los bomberos acudieron para atender otra emergencia en San Isidro, donde un adulto mayor se enredó con unos cables al momento de evacuar su vivienda y sufrió una aparatosa caída, por lo que fue traslado a una clínica cercana.

 

Zonas vulnerables

El comandante Casaretto también indicó que existen diversas zonas vulnerables de Lima que se verían afectadas por un sismo de gran magnitud debido a la precariedad de las viviendas. Algunas de estas son el cerro El Pino, el cerro San Cristóbal, la zona de Tahuantinsuyo en Independencia y en la parte de Lima Este desde Huaycán hasta San Mateo, entre otros.

 

Mochila de emergencia

 Las emergencias no avisan y por eso es necesario que estemos preparados para enfrentarlas adecuadamente. Puede ser un sismo, como el registrado ayer en Lima y Callao, un huaico, un tsunami u otro desastre natural, pero si tenemos en cuenta las precauciones necesarias podemos ganar minutos valiosos para salvar nuestra vida y la de nuestra familia.

La mochila para emergencias es un elemento clave del “combo de supervivencia” recomendado por el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci). Durante la evacuación debe llevarse la mochila de emergencia, la cual debe estar equipada con artículos indispensables de higiene, botiquín, abrigo, alimentos no perecibles y dinero; artículos de comunicación; artículos específicos para bebés e infantes, de uso femenino, para el adulto mayor, y para otras necesidades básicas.

Esta mochila debe tener un peso total aproximado de 8 kilos y contar con bolsillos internos, laterales y frontales según disponibilidad. Adicionalmente, ahora la mochila de emergencia debe contener nuevos productos de bioseguridad como mascarillas, jabón, alcohol de 70° o en gel, un envase de lejía debidamente identificado y botellas de agua.