Te decimos como ser más efectivo en tu trabajo

0
28
Emprendedor
Emprendedor

La técnica pomodoro es una forma de administrar el tiempo de trabajo, planificar y ejecutar tareas para ser más productivo. Fue inventada por el italiano Francesco Cirillo en los 80 para aumentar su productividad mientras estudiaba en la universidad.

Utiliza el método Pomodoro y rendirás al máximo

Aunque este método no es lo ideal para algunas personas, para otros resulta excelente y les permite realizar el máximo posible de tareas durante el día sin perder tiempo procrastinando, y al mismo tiempo tomando varios descansos para despejar la mente y relajarse.

Le puede interesar [Comercio electrónico te ayuda a incrementar tus ventas]

¿CÓMO FUNCIONA LA TÉCNICA POMODORO?

El procedimiento es el siguiente: programamos el temporizador y, transcurridos 25 minutos, realizamos una pausa de 5 minutos para descansar y despejar la mente. Es importante que en el descanso no pensemos en la tarea que estábamos realizando, sino que nos liberemos completamente de dicha labor y nos enfoquemos en otra cosa.

Temporizador
Temporizador

Con ello, vemos la idea de que las pausas frecuentes tienden a aumentar la productividad y a desarrollar la agilidad mental en esos intervalos de 25 minutos en los que estamos concentrados al máximo.

Cuando hayan pasado cuatro pomodoros, o más, el descanso podría aumentar y pasaría a ser de unos 15 minutos. Aunque la técnica tenga un horario fijo, hay que destacar que no es apta para todo el mundo, puesto que cada uno se organiza de forma distinta.

Le puede interesar [Ideas para aumentar ventas de tu negocio en Navidad]

BENEFICIOS

  • Nos obliga a hacer descansos:

Transcurridos los 25 minutos no queda otra que hacer una pausa. Y no basta con abrir el navegador y echar un vistazo a las redes sociales. Hablamos de desconexión de verdad. Conviene levantarse y hacer cualquier otra cosa que no esté relacionada con la tarea que tenemos entre manos.

  • Nos invita a arrancar con el trabajo de una vez:

En los momentos de máxima pereza o duda, la técnica es de lo más efectiva, porque nos va a dar el empujón que necesitamos para comenzar. Sabemos que solo tenemos ante nosotros 25 minutos de trabajo. Haciendo frente a la temida procrastinación.

  • Facilita la división de las tareas en bloques:

En muchos casos es mejor realizar algunas actividades por partes, estableciendo una secuencia o una carga de trabajo determinada para cada fragmento. Divide y vencerás.

  • Puede servir para fijar un límite de tiempo:

Determinadas tareas, por su complejidad o porque nos empeñamos en alcanzar la «perfección», se alargan innecesariamente, sin mejorar sustancialmente el resultado. La técnica y algunos de sus pomodoros pueden ser una buena referencia para marcar el momento en que la tarea debe finalizar sí o sí.

  • Fomenta la concentración:

Por delante tenemos 25 minutos y una tarea. Nada más nos distrae. El reloj empieza la cuenta atrás y no hay más remedio que poner todos los sentidos en lo que estamos haciendo.

  • Previene la multitarea:

La tentación de hacer varias cosas a la vez siempre asoma en algún momento. Pero un pomodoro nos recuerda que «estamos a lo que estamos» y no hay tiempo para otras cosas.

  • Nos obliga a alejarnos del «problema» por un instante:

En ocasiones no damos con la solución a un problema precisamente porque tenemos el problema delante. Muchas veces solo es necesario alejarse de lo que estamos haciendo durante un instante. Y ese instante es cada descanso que hacemos tras haber completado un pomodoro.

  • Nos hace sentir un poco mejor en días improductivos:

Porque algo es mejor que nada y 25 minutos de una tarea es mucho mejor que enfrentarse al terrible sentimiento de culpa por no haber hecho absolutamente nada.

Le puede interesar [Consejos para ordenar las finanzas de tu negocio y hacerlo crecer   ]

PASOS PARA SEGUIR ESTE MÉTODO

  1. Identifica en una lista las tareas y priorizarlas.
  2. Pon en marcha el temporizador 25 minutos (un pomodoro) y deja un descanso de 5 minutos cuando acabes.
  3. Realiza la tarea que te hayas marcado de forma intensiva y sin distracciones de ningún tipo.
  4. Cada 4 pomodoros descansa 20 o 30 minutos de verdad, dejando de pensar en la actividad anterior en la medida de lo posible.

INCONVENIENTES

La técnica no tiene en cuenta ni la duración ni el esfuerzo que requiere cada tarea. Si tenemos que realizar trabajos mentales muy exigentes, no vamos a tardar lo mismo en concentrarnos que si realizamos una tarea del hogar, que pueda ser más mecánica. Además, para los primeros, necesitaremos unas pausas mayores para descansar mentalmente.

Como he dicho, a mucha gente le encanta este método de trabajo y de verdad les funciona. Pero muchos otros se agobian o se frustran porque necesitan flexibilidad para organizarse y realizar sus tareas conforme a las prioridades y, al fin y al cabo, ganas que tengan ese día.