Sergio Contreras el rey del ceviche

0
122
Sergio Contreras el rey del ceviche
Sergio Contreras el rey del ceviche

Emprendedor peruano se inició vendiendo ceviche como ambulante y ahora tiene su propio negocio dentro de Mercado Mayorista

Todos en la vida sueñan con alcanzar el éxito, sin embargo las caídas durante ese recorrido terminan frustrando a muchos y por consecuencia abandonan su meta. El esfuerzo y la perseverancia son los aliados para nunca dejar de soñar, este es el caso de Sergio Contreras, un emprendedor que hoy en día cuenta con su propia cevichería en el Gran Mercado Mayorista de Lima. En esta edición conocerás su historia de superación, él tuvo tropiezos pero nunca cesaron sus ganas de triunfar.

El primer plato que Sergio cocinó en su vida fue una sopa, mientras su mamá salía a trabajar él se quedaba en casa con sus dos hermanas menores. Es así que de pronto un día se le ocurrió cocinar para ayudar a su mamá que llegaba cansada. “Cuando llegó mi mamá yo le dije que había cocinado, mi mamá me miró, sonrió y me dijo que estaba bien. Después de años cuando tocamos el tema me dijo que mi sopa estaba bien fea, sin embargo en ese momento no me dijo eso para no hacerme sentir mal.”

El camino al éxito

Él inició vendiendo ceviche en fuentes al exterior de un mercado en San Juan de Miraflores, le daban un espacio, él colocaba una mesa y junto a su esposa vendían. Sergio no sabía si lo que preparaban era rico o no, de lo único que estaban seguros es que necesitaban vender para sobrevivir. Dejaron de vender por 2 o 3 meses y la gente empezó a buscarlos, les preguntaron por qué no seguían vendiendo si el ceviche que vendían era muy rico.

Gracias a su buena sazón y sus ganas de crecer logró alquilar un local en ese mismo mercado, creó la cevicheria “Tommy” lo nombró así porque era el apodo con el que lo conocían sus amigos. Sin embargo no resultó lo que esperaba, la poca afluencia a ese mercado que era muy chiquito, no le permitía tener las ganancias que quería, todo el dinero de las ventas daba la vuelta en comprar más insumos. Sus hijas empezaban la universidad, el dinero no le alcanzaba para eso.

Cerró la cevicheria y comenzó a trabajar en taxi por aplicativo, sin embargo su amor por la cocina no lo dejó, los fines de semana en la cochera de la casa de sus suegros, colocaba mesas, colgaba su banner con el nombre de cevicheria “Tommy” y atendía a sus comensales. Mientras hacían eso buscaban la manera de entrar al Mercado Mayorista y tener un puesto.

De pronto un día, lo contactó gente del Mercado Mayorista, le hicieron la propuesta de que había un pequeño espacio, obviamente ellos se animaron.  No les importaba el tamaño, lo que valía era que entraran. “Recuerdo que el día que nos dieron la posibilidad, no teníamos un sol en el bolsillo, estábamos con las justas, no pudimos entrar esa vez porque no alcanzó el dinero, fuimos a los bancos, acudimos a familiares, pero nada. Cuando nos llamaron por segunda vez tuvimos que mover cielo y tierra, fuimos a los bancos y sí nos aceptaron un crédito”

El cambio de nombre

En un inicio la cevichería se llamaba “Tommy”, el nombre actual, “La concha de sus mares” nace de una idea de mi hija y mi sobrina, ellas me decían para cambiarlo. Yo me negaba porque yo era más conocido como “Tommy”. Pero me dijeron que me olvidara de eso. “Ahora la gente juega con el nombre (risas)”.

“La concha de sus mares” comenzó a funcionar a partir del 4 de enero del 2020. Él se muestra satisfecho por lo que ha conseguido, se esmera por ofrecer la mejor calidad y sabor de platillos a sus clientes. Nada ha sido fácil para Sergio, tropezó pero nunca dejó de levantarse. Su objetivo a corto plazo es tener  un local más grande, ya sea dentro del mercado o afuera. Sin embargo, su más grande anhelo es lograr tener una cadena de cevicherias.

Sus hijas también trabajan con él, una de ellas estudió gastronomía, la otra administración. “Tommy” está convencido que entre las dos en un futuro podrán seguir haciendo crecer el negocio. Él aconseja a todas las persona que hoy en día tienen algún tropiezo, seguir intentado, porque cuando  uno busca encuentra los resultados. En el momento menos pensado llega la oportunidad. “Yo le diría a todos que sí se puede alcanzar el éxito”.