Sedapal advierte falta de agua por contaminación de río en Lima y Callao

0
451

De acuerdo a Sedapal, Enel programó una limpieza de sedimentos. Sin embargo, la se indicó que fueron labores de prevención y cesaron posteriormente

El Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal) comunicó el sábado 16 de septiembre que los trabajos de limpieza de sedimentos realizados por la multinacional Enel en la central hidroeléctrica de Huampaní, ubicada en la carretera Central, podrían ocasionar escasez de agua potable en Lima y Callao.

Mediante un comunicado, la empresa estatal explicó que el caudal del río Rímac, que abastece a la central hidroeléctrica, sufrirá pérdidas debido a la contaminación causada por la infiltración, así como a la captación en las bocatomas V. Como resultado, la producción de agua para la ciudad de Lima estaría en peligro.

“Ante los niveles críticos de los estanques reguladores, donde se almacena el agua tras el proceso de pretratamiento, Sedapal solicitó a Enel la reprogramación de los trabajos […], ya que podría afectar el abastecimiento de agua potable a los usuarios. No obstante, la empresa” optó por realizar las labores, precisó.

Sedapal informó además que la contaminación en el caudal del río ha resultado en la interrupción de la captación de agua, lo que tiene un impacto directo en la producción y distribución de agua en Lima y Callao. Ante esta situación, la entidad ha puesto en marcha un plan de contingencia para garantizar la continuidad del servicio y hace un llamado a la población a hacer un uso responsable del agua hasta que se resuelva esta situación.

Enel aclaró, en cambio, que sus acciones forman parte de un plan preventivo del que tenía conocimiento, incluso, la Autoridad Nacional del Agua (ANA). “Entre las labores que se realizarían [estos días] se encuentra el retiro de rocas y descolmatación del Rímac para evitar su desborde en caso de incremento del caudal”, se lee en un pronunciamiento en réplica a la firma estatal.

Mencionó, además, que las labores iniciaron a las 6:00 horas, aunque cuatro horas después recibió la solicitud de Sedapal para suspenderlos. “Ante su pedido, procedimos inmediatamente a detener las actividades y lo informamos […] Debemos indicar también que en estos momentos existen diferentes entidades que, como nosotros vienen, realizando actividades de limpieza en el cauce del río. Todas estas son necesarias acciones de preparación ante el próximo Niño”, continuó.

En agosto del año pasado, el presidente del directorio de Sedapal, Héctor Piscoya, alertó sobre la existencia de un estrés hídrico en la capital debido a la disminución de las lluvias en ese año en comparación con períodos anteriores, lo cual se atribuyó al fenómeno climático. Esta situación puso de relieve la importancia de la gestión y conservación responsable del agua en la región para garantizar el suministro a la población.

“Vecinos de Lima y Callao, les pido que ahorren el agua porque después podría ser tarde con consecuencias que no queremos”, dijo en una entrevista. También señaló que las lagunas que proveen de agua a Lima, como Huascacocha y Marcapomacocha, han enfrentado una reducción de su capacidad en un 30%.

Puede interesarte:

Interbank se pronuncia por descuentos injustificados