¿Qué hacer cuando te arde el estómago?

0
102
La acidez de estómago
La acidez de estómago

La acidez de estómago es una especie de quemazón o ardor que sube hasta la laringe. Lo normal es que el cardias (la parte del estómago más cercana al esófago) permanezca cerrado mientras se hace la digestión. Sin embargo, en ocasiones, esta válvula se relaja y deja pasar los ácidos gástricos al esófago. Este proceso se denomina reflujo gastroesofágico.

Conoce cómo tratar los síntomas del llamado reflujo gástrico

Hay que tener en cuenta que los tejidos del esófago se resienten con la acción del ácido y esto puede dar lugar a una enfermedad llamada esófago de Barrett, el paso previo al cáncer de esófago.

La acidez de estómago es muy frecuente y casi todo el mundo la ha padecido en alguna ocasión, aunque hay personas que la sufren permanentemente.

Su aparición está asociada a la edad, al sobrepeso y la obesidad y a los malos hábitos alimenticios por la ingesta de alimentos muy sazonados, o de difícil digestión y a otras acciones inadecuadas, como tumbarse tras las comidas.

La acidez de estómago

SÍNTOMAS

La manifestación cínica más común de la acidez de estómago es la sensación de ardor esofágico o quemazón detrás del esternón.

Además, los pacientes que tienen esta patología suelen presentar plenitud gástrica (sensación de estar muy lleno) o regurgitación (la comida se sube a la boca).

Si la acidez es muy grave puede provocar complicaciones a largo plazo por la exposición al ácido, como el incremento de lesiones pretumorales en el esófago.

Hay que tener en cuenta que la acidez de estómago “es un síntoma normal, siempre que sea esporádica e intermitente“, según Rosa Prats, de Sefac. “Si se sufre más de dos veces por semana (con o sin reflujo), probablemente el paciente sufra ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico), la cual es potecialmente grave si no se diagnostica ni se trata, por lo que debemos estar atentos a la duración, frecuencia e intensidad para no confundirlo“.

Prevención

Según Baos las principales medidas que deben tomar los pacientes para evitar que se produzca la acidez de estómago son evitar el sobrepeso, masticar bien y despacio, reducir las bebidas carbonatadas y las comidas muy especiadas.

Cada persona sabe qué alimentos son especialmente indigestos y debe evitarlos”, apostilla el especialista, quien insiste en que las personas que suelen presentar ardor deben evitar ponerse tumbados antes de dos horas después de una comida. “Esto también ayuda a evitar el reflujo”.

Otras medidas para evitar la acidez son, según la representante de Sefac:

  • Intentar comer dos o tres horas antes de acostarse.
  •  Evitar tomar medicamentos que agraven o produzcan acidez, por lo que se debe conocer toda la medicación que toma el paciente. También es importante conocer la irritación gástrica de antiinflamatorios como aspirina, AINE, etc.
  •  Identificar y evitar los alimentos que le producen síntomas. De modo general son el café, el té, las bebidas con cafeína, bebidas gaseosas y el alcohol.
  • En el caso de tener ardores durante la noche, se aconseja elevar la cabecera de la cama 20 cm, utilizando tacos de madera en las patas de la cama o cojines bajo el colchón.
  • Evitar el ejercicio físico intenso, si esto empeora la pirosis. Aunque es recomendable caminar después de las comidas y no irse a dormir para aminorar la pirosis.
  • Evitar el estrés, la ansiedad y el nerviosismo también ayuda.

 

TRATAMIENTOS

Las medidas preventivas y el uso de antiácidos “son eficaces para combatir la pirosis gástrica puntual o acidez de estómago”, según Rosa Prats, de Sefap. Los de acción rápida y no sistémicos “son la medida farmacológica de primera elección y no necesitan prescripción. Se aconsejan las combinaciones de magnesio y aluminio (almagato y malgadato) y se deben conocer sus interaciones para evitar su uso en tal caso”.

El uso de los inhibidores de la bomba de protones si es eficaz pero no de forma puntual. “Sólo se aconsejarán si el problema es crónico“, afirma Prats.

La duración y dosis del tratamiento varían según las circunstancias del paciente. Las embarazadas y lactantes “deberían consultar con su médico antes de utilizar estos medicamentos”.

Leer también:

MENTA: combate el ardor al estómago