Putin celebra sin invitados Desfile de la Victoria sobre el nazismo en Moscú

0
380
Desfile de la Victoria en la Plaza Roja
Desfile de la Victoria en la Plaza Roja

Para el presidente ruso, Vladímir Putin, el desfile de la victoria sobre la Alemania nazi, que este año cumple su 75 aniversario, es algo sagrado, tal vez el pilar más importante de la componente ideológica de su política. Debió llevarse a cabo el pasado 9 de mayo, pero la pandemia de Covid-19 lo impidió y tuvo que posponerse. Después, el pasado 26 de mayo, cuando no estaba todavía claro que la situación epidemiológica pudiera mejorar, Putin fijó para hoy 24 de junio la fecha definitiva del evento, la misma en la que se celebró en 1945 tras el final de la contienda.

Y supone un enorme desafío porque ha sido el primer gran acontecimiento multitudinario desde que las autoridades capitalinas aceleraran apresuradamente este mismo mes la desescalada. Mientras, casi una veintena de regiones rusas han decidido no organizar su propia parada militar para evitar el riesgo de contagios y otras lo han hecho sin espectadores.

En su tradicional arenga a las tropas, que interrumpió para guardar un minuto de silencio en recuerdo de los caídos, el máximo dirigente ruso se mostró hoy muy moderado hacia Occidente y la OTAN, contra los que suele lanzar habitualmente duras diatribas.

Sin embargo, parece pesar más la actual realidad de una Rusia hostil con sus vecinos, con Georgia y Ucrania, ya que al desfile de ayer no ha asistido ni un solo líder de las potencias vencedoras de la guerra ni tampoco de Alemania o Japón, las derrotadas. Es verdad que el presidente francés, Emmanuel Macron, sí había planeado en un principio estar hoy en Moscú, pero el coronavirus también ha jugado un papel desmovilizador.