Nuestras camas no están tan limpias como parecen

0
113

Nuestras camas son el lugar predilecto para descansar después de un largo día agotador. Sin embargo, hay partículas que ocultan tus sábanas y no lo sabías.

A pesar de que nuestras camas son el lugar más tranquilo de una casa, tiene partículas ocultas que podrían dañar a quien se posa encima de ella.

Entre la mezcla de caspa, sudor, saliva, células cutáneas muertas e incluso residuos de comida, pueden ser la combinación perfecta para el crecimiento de bacterias, que pueden desencadenar hongos, virus e insectos que pueden molestar el sueño.

Aquí hay apenas algunas de las cosas que se esconden debajo de nuestras sábanas.

En ese sentido, se aplicaron estudios en la ropa de las camas de hospitales, donde se encontraron bacterias estafilococos.

A pesar de que suelen ser inofensivas, pueden desencadenaron enfermedades serias sin entran en una herida abierta.

En el caso del Staphylococcus aureus (estafilococo áureo), se suele contagiar con facilidad, por lo cual puede producir infecciones cutáneas, pulmonía y agravar el acné.

Se ha encontrado usualmente en las fundas de las almohadas, pero también se ve que algunas resisten los antibióticos.

En ese sentido, también fueron encontrado el E. coli y otras bacteria similares, que son llamadas gramnegativas.

Este grupo es altamente peligroso debido a su resistencia a los antibióticos, además se causar infecciones urinarias, pulmonía, diarrea, meningitis y septicemia.