Lota causó muerte y destrozos a su paso por el Caribe colombiano y Centroamérica

0
13
Tormenta tropical Iota
Tormenta tropical Iota

Aunque a su paso por Nicaragua se degradó rápidamente de huracán categoría 4 a tormenta tropical, Iota dejó tras de sí una estela de destrucción y catástrofe.

Tormenta tropical Iota dejó al menos 10 muertos, seis de ellos en Nicaragua

Árboles caídos, tejados arrancados de las casas, postes de electricidad derribados, desbordes y peligrosos deslaves son los principales efectos del paso de Iota el último martes por Nicaragua.

Tormenta tropical IotaEn su paso por Centroamérica, la tormenta tropical Iota dejó al menos 10 muertos, seis de ellos en Nicaragua, según informó la vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo. El gobierno comunicó que más de 45.000 personas fueron evacuadas y repartidas entre 250 albergues por todo el país.

En Honduras, donde el ojo de Iota entró en horas de la tarde del martes, la tormenta dejó fuertes lluvias por todo el país. Numerosas localidades reportaron inundaciones.

Decenas de miles de personas fueron evacuadas en Nicaragua, Honduras y El Salvador como medida de precaución ante la llegada de Iota.

Ya van 12 horas de que se perdió comunicación con la ciudad de Bilwi, Puerto Cabezas. Nicaragua es escenario de ríos desbordados, puentes caídos y pueblos inundados. 33 municipios están sin internet ni telefonía“, dijo desde la región en la tarde del martes el periodista nicaragüense Ismael López.

“Tengo colegas que están en la zona del huracán, pero desde la madrugada no sé nada de ellos porque se perdieron las telecomunicaciones”, le contó López a BBC Mundo. El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, expresó en Twitter su solidaridad con los damnificados:

El golpe a Nicaragua

Tormenta tropical Iota
Tormenta tropical Iota

Lota tocó tierra en Nicaragua en la noche del último lunes como huracán de categoría 4 (de un máximo de 5 en la escala Saffir-Simpson) con vientos de hasta 250 km/h, convirtiéndose en la tormenta más fuerte en golpear el país centroamericano desde que se tienen registros.

Tras su entrada por el noreste del país, el huracán perdió fuerza “rápidamente”; primero se debilitó a categoría 1 y unas horas después se convirtió en tormenta tropical.

Los vientos redujeron la velocidad a unos 105 km/h conforme se fue degradando, según informó el NHC, pero la tormenta siguió dejando lluvias torrenciales a medida que avanzaba hacia el sur de Honduras.

El organismo advirtió que las inundaciones y los deslizamientos de tierra siguen siendo una amenaza mortal.

Incomunicación y desolación

La localidad nicaragüense de Puerto Cabezas, que seguía parcialmente inundada y llena de los escombros dejados por la tormenta Eta hace menos de dos semanas, volvió a llevarse lo peor del golpe. Los habitantes atemorizados se refugiaron en albergues.

“Podríamos morir”, dijo Inocencia Smith citada por la agencia Reuters.

“No hay nada para comer”, añadió, al tiempo que explicaba que Eta acabó con las granjas locales. Los cortes de electricidad y de los servicios de telefonía e internet impiden valorar el alcance real de la tragedia

El impacto en el Caribe colombiano

Lota impactó de lleno en la madrugada del último lunes el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, causando graves destrozos en su avance por el mar Caribe hacia Centroamérica.

La más afectada fue Providencia porque el ojo del huracán pasó por encima de esa isla, situada 90 kilómetros al noreste de San Andrés, la principal del archipiélago. Las inundaciones acá son frecuentes, pero Colombia no es un país acostumbrado a vivir emergencias como el huracán Iota. La infraestructura de Providencia quedó prácticamente destruida.

Por eso, la llegada de este al archipiélago de San Andrés y Providencia fue vista por los colombianos como una tragedia inédita y asombrosa. El presidente de Colombia, Iván Duque, reportó desde allí la muerte de una persona en San Andrés y la probable destrucción del 98% de la infraestructura en Providencia.

La oposición ha criticado al gobierno por no haber impulsado medidas de evacuación en la zona, donde desde la semana pasada los meteorólogos ya preveían la devastación.

El presidente Iván Duque monitoreó personalmente el envío de ayuda a las zonas más afectadas por Iota en Colombia.

Dos huracanes en menos de dos semanas

La llegada de Iota sumada al paso del huracán Eta hace menos de dos semanas marca la primera vez que dos grandes huracanes se forman en la cuenca atlántica en noviembre, desde que hay registros. Las fuerzas armadas de Nicaragua y Honduras ayudan en las tareas de rescate.

El viento se llevó el tejado de un hospital provisional. Los pacientes en cuidados intensivos fueron evacuados, incluidas dos mujeres que dieron a luz durante las primeras lluvias del lunes, según informó el gobierno.

La Federación Internacional de la Cruz y la Media Luna Roja alertó sobre el desastre que puede suponer Iota después del paso de la tormenta Eta.

“Estamos muy preocupados por el potencial de deslaves mortales en estas áreas ya que la tierra está ya completamente saturada”, dijo el portavoz de la federación, Matthew Cochran, en una rueda de prensa en Ginebra, Suiza, el martes.