Cúrcuma contra el cáncer y la diabetes

0
221
cúrcuma
cúrcuma

La cúrcuma es más que una especia aromática, ya que ayuda a cuidar el corazón, el hígado y las articulaciones, y representa una prometedora esperanza en la lucha contra el cáncer.

Consúmela en tus menús, infusiones o jugos a diario y aprovecharás sus beneficios sanadores

Para muchas personas la cúrcuma no sólo no es una desconocida, sino que forma parte habitual de sus costumbres culinarias. Tener cúrcuma en casa como condimento no solo te ofrece la oportunidad de realzar tus platos, también te brinda un amplio espectro de potenciales apoyos para tu salud y la de tu familia.

El principal componente de la cúrcuma, la curcumina, de manera aislada no se absorbe bien por el organismo, apenas incide sobre nuestros tejidos antes de ser excretado, en cambio sí se absorbe bien cuando se consume entera, en polvos, o en extractos concentrados.

cúrcuma
cúrcuma

BENEFICIOS:

  • Colagogo para favorecer la expulsión de bilis.
  • Neuroprotector frente a defectos cognitivos o de memoria.
  • Analgésico.
  • Bactericidas y
  • Cicatrizantes.
  • Elimina los hongos de forma más efectiva que el clavo o el orégano.
  • Es antioxidante, barre los radicales libres del organismo.
  • Favorece la reducción del colesterol en la sangre.

La cúrcuma es buena para prevenir el cáncer, induce la muerte celular en la parte más profunda de las células individuales, elimina las células responsables del cáncer de vejiga y de pulmón según Carlos García Saldaña, miembro de la Sociedad Española de Licenciados, Doctores y Graduados en Ciencia y Tecnología de los Alimentos (Alcyta).

Leer también [Orégano ayuda a combatir el cáncer de próstata]

La cúrcuma se presta a diferentes formas de presentación:

  • En polvos, como condimento culinario, con el que aromatizar platos y guisos diversos
  • En polvos micronizados –las partículas reducidas al máximo posible–, dosis de 100 mg diarios.
  • En infusión de los polvos, generalmente asociada a otras plantas, 20 g por litro de agua, tres vasos diarios en tratamientos discontinuos.
  • En extractos líquidos, concentrados, 25 gotas al día en tres dosis.
  • En tintura, de 50 a 80 gotas al día en tres o cuatro tomas, mejor si las mezclas con zumo de frutas.
  • En jarabe, con zumo de limón, para ayudar a perder peso y como desintoxicante.

PREPARADO DE CÚRCUMA, CON PROPIEDADES ANTIINFLAMATORIAS

Como nuestra gastronomía no acostumbra a incluirla, una fórmula fácil y segura de tomar cúrcuma habitualmente es beberla en forma de infusión o té, tal y como recomienda el doctor Andrew Weil.

TÉ DE CURCUMA
TÉ DE CURCUMA

Receta de este preparado:

  • Poner cuatro tazas de agua a hervir.
  • Añadir una cucharadita de cúrcuma molida y reducir a fuego lento durante 10 minutos.
  • Colar el té con un tamiz fino en un vaso, agregar miel, hierbas de romero y cola de caballo y/o limón al gusto.

Se puede experimentar con los ingredientes y aromas hasta hallar la opción que más guste, por ejemplo, se puede añadir una rodajita de jengibre para sumarle sabor y potencial terapéutico.

 

TRES FORMAS DE CONSUMIR CÚRCUMA EN POLVO

  1. Consúmela en forma de raíz. Puedes encontrar la cúrcuma en el tallo de la planta “Curcuma longa”. Esta planta es pariente cercana del jengibre, y puedes comerla en su forma de raíz, aunque podría ser amarga. Opta por consumir de 1,5 a 3 g de esta raíz al día.
  2. Agrega la cúrcuma en polvo a los alimentos y bebidas. La cúrcuma suele estar disponible en polvo, y debes consumir de 400 a 600 mg, 3 veces al día. Puedes agregarla a las salsas, sopas o bebidas, como la leche y el té.

Para preparar un té de cúrcuma, hierve 1 taza de agua y disuelve 2 g de cúrcuma en polvo. También puedes añadir limón, miel y jengibre para mejorar el sabor del té.

 

Si el té no es tu bebida favorita, también puedes añadir una cucharadita de cúrcuma en polvo en un vaso de leche con la finalidad de añadirle antioxidantes y propiedades antiinflamatorias.

 

3. Utiliza tintura de cúrcuma. En forma de tintura, se ha extraído todos los beneficios de la raíz de cúrcuma en un líquido. Puedes añadir de 2 a 3 gotas de esta tintura en agua, té, sopa o cualquier otro líquido que consumes diariamente. Puedes comprar tintura de cúrcuma en la mayoría de las tiendas de alimentos saludables o en la sección de vitaminas del supermercado local.