Conozca las políticas de Trump que han beneficiado o perjudicado a los latinos

0
18
Donald Trump
Donald Trump

Aunque el presidente Donald Trump no disfruta de mucha popularidad en las encuestas entre los hispanos, sus políticas económicas, su retórica anticomunista y su discurso contra la inmigración son bien recibidos entre algunos latinos.

La pandemia del coronavirus ha sido determinante para el actual gobierno estadounidense

La pandemia de coronavirus golpeó de manera brutal la economía del país y los latinos no solo han sufrido de covid-19 en números desproporcionadamente mayores sino que han estado entre los grupos que más han perdido empleo. Cuando ganó en 2016, Trump lo hizo con el el apoyo del 28% de los latinos, según datos del Pew.

POLÍTICAS BENEFICIOSAS

1) Empleos e impulso a pequeñas empresas

Cuando se refiere a los hispanos y otras minorías, Trump casi siempre habla de lo “bien que les ha ido” en el marco del crecimiento de la economía durante su gobierno.

Hemos creado la mejor economía en la historia del mundo, las mejores cifras de empleo para afroestadounidenses, asiáticos -estadounidenses, hispanos-estadounidenses, mujeres, todos“, dijo en una entrevista a mediados de septiembre.

En efecto, antes de la pandemia la tasa de desempleo en este grupo demográfico había alcanzado la cifra récord a la baja del 3,9% en septiembre de 2019, de acuerdo a estadísticas oficiales.

Pero el drástico deterioro de la economía a raíz de la pandemia a partir de marzo de este año provocó que el desempleo entre latinos se disparara al 18,9% en abril, para situarse en 10,3% en septiembre, por encima del 7,9% de la población activa en general.

Efectivamente, en 2019 el índice de pobreza de los hispanos registró el porcentaje más bajo (15,7%) desde que comenzó a categorizarse este dato para esta población en 1972, de acuerdo con cifras del censo.

La tendencia a la baja de este indicador comenzó a observarse durante el gobierno de Obama, aunque alcanzó récord histórico durante el gobierno de Trump.

Pese a ello, la Oficina del Censo advierte en un análisis de septiembre que, pese a esta conquista, los hispanos “continúan estando sobrerrepresentados en la población en condiciones de pobreza en relación a su representación en la población total”.

2) Firma del T-MEC y visados para trabajadores temporales

Ramiro Cavazos, de la Cámara de Comercio de Hispanos de EE.UU. (USHCC, por sus siglas en inglés), señala que sus miembros han recibido con beneplácito el nuevo acuerdo comercial T-MEC entre EE.UU., México y Canadá promovido por Trump y que entró en vigor el pasado 1 de julio.

“Diría que el antiguo acuerdo TLCAN se renovó y modernizó con este nuevo tratado. Muchos de nuestros miembros hacen negocios tanto en México como en Estados Unidos y en la industria automotriz… una de nuestros miembros abrió una nueva plata en México y está creando empleos ahí”, apunta.

Para algunos, el T-MEC mejorará el intercambio regional, otros temen que lo empeore respecto al TLCAN y hay quienes lo ven como más de lo mismo.

Pero algo que muchos estiman positivo es la reforma laboral que aprobó México como parte del compromiso, para darle mayor independencia y protección a sus sindicatos de trabajadores.

El país latinoamericano también aumentó el salario mínimo y aceptó que expertos laborales independientes verifiquen el cumplimiento de sus obligaciones.

La intención de EE.UU. fue reducir de ese modo la ventaja mexicana de bajos salarios y volver menos atractiva la transferencia de empleos a su vecino del sur.

POLÍTICAS PERJUDICIALES

Endurecimiento de las políticas migratorias

Gran parte de la campaña electoral de Trump en 2016 estuvo basada en fortalecer las fronteras, “construir un gran, gran, muro” entre México y Estados Unidos, y endurecer las políticas migratorias.

En efecto, el gobierno ha adoptado una serie de procesos más estrictos de inmigración legal en el país y ha actuado más agresivamente en la frontera contra los inmigrantes indocumentados. Las medidas han impactado mayoritariamente a ciudadanos de países latinoamericanos.

Y aunque hay hispanos que apoyan el enfoque de “mano dura” con respecto a la inmigración, diferentes sondeos hechos a esta población muestran que la mayoría se opone a dichas políticas.

Tras el orden de cierre de la frontera con México por motivos de salud pública, la gran mayoría de los inmigrantes que han llegado en los últimos meses con la intención de acogerse a la protección de asilo son expulsados de vuelta a México o a otros países.

“A la gente ya no se le está haciendo la entrevista para verificar si tienen un miedo creíble. Y antes de la pandemia, los procesos se estaban acelerando tanto que a muchos solicitantes de asilo no les daba tiempo ni de obtener asesoría legal”, dice Julia Gelatt, especialista en inmigración del Migration Policy Institute.