¿Cómo saber si estoy sufriendo un infarto?

0
243
Infarto
Infarto

Aprende a identificar los síntomas y cuándo buscar atención médica

Es vital reconocer las señales que tu corazón podría estar enviándote en caso de un posible infarto. No te asustes, pero es esencial estar informado y consciente de estos síntomas para actuar de manera rápida y efectiva si alguna vez te encuentras en esta situación.

Es importante conocer los signos y tomar medidas preventivas para proteger nuestro corazón. En este nuevo artículo de tu diario El Men, podrás saber cómo identificar los síntomas alarmantes, cuándo buscar atención médica y cómo mantener tu corazón sano.

 

¿Qué es un infarto al corazón?

Antes de entrar en los síntomas, es importante entender qué es un infarto de miocardio. Este término médico se refiere a la obstrucción del flujo sanguíneo hacia una parte del músculo cardíaco debido a un coágulo o bloqueo en una arteria coronaria. Cuando esto sucede, el tejido cardíaco no recibe suficiente oxígeno y comienza a dañarse o a morir, lo que puede causar dolor y otros síntomas graves.

A veces, una placa puede romperse y formar un coágulo que bloquea el flujo de sangre. La interrupción del flujo de sangre puede dañar o destruir una parte del músculo cardíaco. El ataque cardíaco también se conoce como infarto de miocardio.

Los síntomas más comunes de un infarto:

Dolor en el pecho: El síntoma más característico de un infarto es un dolor intenso o presión en el pecho. Este dolor puede irradiar hacia el brazo izquierdo, el cuello, la mandíbula o la espalda. Puede sentirse como una opresión o un apretón en el pecho.

Dificultad para respirar: Muchas personas experimentan dificultad para respirar durante un infarto. Puedes sentirte jadeante o como si no pudieras llenar tus pulmones de aire.

Sudoración excesiva: Un sudor frío y pegajoso, a menudo acompañado de palidez, puede ser un síntoma de alerta.

Náuseas y vómitos: Algunas personas pueden sentir náuseas intensas o incluso vomitar durante un infarto.

Mareo o debilidad: Puedes sentirte mareado o con una debilidad extrema, como si fueras a desmayarte.

Leer también [Cómo evitar el ojo seco en verano]

Recuerda, los síntomas varían:

Es importante destacar que los síntomas pueden variar de persona a persona. Algunas personas pueden experimentar todos estos síntomas, mientras que otras solo sienten uno o dos de ellos. Además, en algunos casos, los síntomas pueden ser menos típicos, especialmente en mujeres, y pueden incluir fatiga, dolor en la mandíbula o el abdomen, o incluso dolor de espalda. Si estos síntomas te son familiares, lo mejor es que acudas con un médico para un chequeo preventivo, como los que puedes obtener con un seguro de salud.

¿Qué hacer si sospechas de un infarto?

Si experimentas alguno de estos síntomas, no ignores las señales de tu corazón. Lo más importante es llamar a emergencias. Cuanto antes recibas atención médica, mayores serán tus posibilidades de recibir tratamiento efectivo y minimizar el daño al corazón.

Mientras esperas la ayuda médica, intenta mantener la calma y siéntate o recuéstate en una posición cómoda. Si tienes aspirina a mano, mastícala o trágala con un poco de agua, ya que puede ayudar a reducir la formación de coágulos.

Leer también [Minsa confirma 2 casos más de sarampión]

¿Cómo prevenir un infarto? 

Porque la prevención es clave, lo fundamental es adoptar un estilo de vida saludable para reducir el riesgo de infarto:

Lograr equilibrio calórico entre lo que comemos y gastamos, logrando un peso saludable.

Reducir la ingesta calórica procedente de las grasas, cambiar las grasas saturadas por las insaturadas y eliminar los ácidos grasos trans de origen animal.

Aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos.

Reducir la ingesta de azúcares libres (azúcar blanca o refinada).

Reducir el consumo de sal (sodio), de cualquier origen, siempre la sal consumida debe estar yodada.

Recuerda, el corazón es un órgano invaluable, y cuidarlo es esencial para llevar una vida plena y saludable.  Además, contar con un seguro de salud y realizar chequeos de manera periódica es la mejor manera de seguir cuidándonos. Estar informado sobre los síntomas de un infarto puede marcar la diferencia en la respuesta ante una emergencia médica. Escuchar a tu cuerpo y actuar rápidamente puede salvarte la vida. ¡Cuídate y cuida tu corazón!