Cómo empezar una vida holística para tu renovación espiritual

0
116
Salud
Salud

La vida holística es un estilo de vida. En lugar de centrarse solo en la enfermedad o en partes del cuerpo, este enfoque único para la autocuración y la salud general considera a la persona en su totalidad y su entorno.

Si lo haces de manera constante podrás conectar con la naturaleza y el universo aprendiendo a reconocer tu punto de felicidad

Esta conlleva la concepción de cada realidad como un todo distinto de la suma de las partes que lo componen. Una filosofía de vida que nos lleva a la unidad y que cada vez más se está abriendo en nuestra sociedad gracias a que cada vez son más, los que toman conciencia.

Los primeros pasos para una vida holística asociados a la vida diaria con comportamientos coherentes a su filosofía pueden en gran medida mejorarla hacia un mayor equilibrio y mayor paz. De hecho, existe una fuerte base y correlación científica en todos estos pasos y argumentos que corroboran su eficacia en nuestro bienestar global.

BENEFICIOS

Una persona que adopta estrategias holísticas de manera constante aprende a reconocer su punto de felicidad y tiene la capacidad de sentir y conectar con la naturaleza y el universo. Llevar a cabo un estilo de vida holístico permite:

  • Mejorar la salud integral
  • Respetar y admirar el propio cuerpo
  • Tener relaciones sanas y duraderas
  • Reducir el consumo de analgésicos
  • Conciliar el sueño
  • Tener más energía
  • Mejorar la capacidad de tolerancia y comprensión
  • Aliviar el estrés
  • Aumentar la inteligencia emocional

Leer también:

Aprenda a combatir la tensión del día a día

TIPS

Ejercicio y Actividad Física:

Tu cuerpo es tu templo, y hay que cuidarlo como tal; si mantenemos lapsos largos de sedentarismo, le estamos perjudicando al cuerpo que nos permite caminar por la vida. Elige alguna actividad con la que te sientas identificado, para que así no sea difícil que vayas tomándole gusto en tu día a día.

Utiliza tu energía para fortalecer tus músculos, para ser más flexible, para oxigenar la sangre de tu cuerpo y para eliminar toxinas. Si te mantienes así, entonces la energía que está en tu alrededor también empieza a fluir.

Correcta Alimentación:

La importancia de ingerir alimentos ricos en nutrientes y proteínas es un factor clave para tener un desarrollo integral. Debemos entender a nuestro cuerpo como una máquina que funcionará si la cargamos con un tipo de energía especial. Si decidimos optar por energías malas no rendirá al cien por ciento y a la larga la máquina se dañará y comenzará a presentar problemas.

Escucha a tu cuerpo, entiende cuales alimentos son adecuados para tu organismo y cuáles te pueden afectar, consume más vegetales, más frutas, menos alimentos procesados. Incorpora poco a poco nutrientes que normalmente no consumías como probióticos o súper alimentos.

Elimina los productos que generan toxinas: como los alimentos enlatados, aquellos que son injertados con hormonas, el azúcar refinada, los caramelos y dulces, los refrescos o sodas. Que el 90% de tu alimentación venga de la naturaleza: vegetales, legumbres, tubérculos, granos, cereales integrales, semillas, frutas, proteínas magras y de alta calidad.

Relaciones:

Muchas veces ignoramos el hecho de que las personas que nos rodean influyen tanto en nuestro desarrollo diario, sea para algo positivo o para cosas negativas, es muy importante que aprendamos a relacionarnos con seres que sumen y que jamás resten.

Debes tener un equilibrio en tu vida familiar/pareja, evita estar solo, frecuenta tus amistades, cultiva relaciones verdaderas que te permitan desahogarte, crea nexos, todo esto ejercita un órgano que pocas veces se menciona: el cerebro.

Nuestras relaciones sociales mejoran a medida que nuestra actitud frente a ellas cambie también, con esto se dice que, si mantenemos círculos sociales con personas pesimistas, negativas o con alguna actitud con la que realmente no nos sentimos a gusto, más temprano que tarde, terminarán afectando nuestras vidas. En cambio, cuando establecemos amistades que nos miran con respeto, son positivos con sus pensamiento y productivos con su tiempo; ellos nos sirven de guía a nuestro desarrollo integral.

Meditación:

Así como cuidamos nuestro cuerpo, es básico también dedicarle tiempo a nuestro espíritu y alma, conectándote contigo mismo mediante una meditación profunda. Esto a más de ser una muestra de amor propio, te ayuda a reducir el estrés diario, a mantener una postura mucho más relajada y a tomar decisiones con más claridad.

Si últimamente sientes una tormenta sobre tus hombros, lo ideal es que te tomes unos minutos del día para meditar y alejar toda esa mala vibra, reiniciar tu mente y espíritu y sentir un equilibrio entre lo de afuera y lo de adentro.

El aprendizaje es para siempre:

El constante desarrollo personal del ser humano es un tema muy amplio, debido a que a medida que pasan los años adquirimos más experiencia. Encaminar nuestra vida a un continuo autoaprendizaje, es un acto de beneficio a nosotros mismos.

Así también al nutrirnos de nuevos temas, tenemos la posibilidad de compartir con nuevas personas y entablar conversaciones que nos enriquecen. Aprende de los seres a tu alrededor. Aprende de los animales y su hábitat. Aprende de tu entorno y sus misterios. aprende del universo y su conexión contigo mismo. Hay tantas cosas por descubrir y tanto espacio en nuestro interior, que te llevarás momentos únicos para toda la vida.