Así haces una cura de limón

0
136
cura de limón
cura de limón

SI NECESITAS DEPURAR TU ORGANISMO, CONCOE CÓMO HACERLO EN UN DOS POR TRES

No se trata de un alimento calórico: es escaso en carbohidratos (8%), proteínas (0,9%) y, sobre todo, en grasas (0,5%); pero su valor terapéutico es muy extenso.

La razón es su riqueza en vitaminas, minerales y fitocomponentes varios. Abundan los minerales como magnesio, cobre, hierro, yodo, calcio, fósforo, potasio, azufre y zinc.

Respecto a las vitaminas, contiene cierto porcentaje de las vitaminas del grupo B, pero lo más destacable es su riqueza en vitamina C. 100 g de limón contienen unos 53 mg de ácido ascórbico, por lo que una pieza mediana cubre las necesidades diarias de vitamina C (60 mg).

Pero quizá lo más interesante del limón es que no tiene ningún valor nutricional, pero le confiere sus principales propiedades. Contiene ácidos orgánicos: cítrico, málico, fórmico, acético y posee también terpenos, unas sustancias que le confieren su típico aroma y le atribuyen cualidades anticancerígenas.

Contiene, asimismo, especialmente en la pulpa y corteza, diversos flavonoides (hesperidina, rutina, diosmina). Las propiedades de éstos son diversas: efecto antioxidante (contra radicales libres) y de protección vascular. Refuerzan, además, la acción de la vitamina C.

CÓMO HACER Y TOMAR EL ZUMO DE LIMÓN

Se aconseja tomarlo diluido, pues así no pierde sus propiedades y se tolera mejor. De ahí que a menudo se recomienda tomar por la mañana agua con limón.

Si estuviera más concentrado, es mejor beberlo con pajita, para evitar que altere el esmalte de los dientes.

Conviene añadir al jugo algo de pulpa e incluso un poco de raspadura de la zona interna de la corteza, pues contiene sustancias muy beneficiosas.

También puede utilizarse para aderezar las ensaladas o incluso los platos de legumbres.

Los limones que contienen más zumo son los de piel fina y de color amarillo intenso. Se deben elegir los más aromáticos y los más pesados respecto a su tamaño, pues suelen ser también los más jugosos.

Para exprimir su zumo, es mejor utilizar limones a temperatura ambiente. Antes de exprimirlos, se deben pasar rodando sobre una superficie para ablandarlos y obtener más fácilmente su zumo.

Al hacer zumo es preferible utilizar un exprimidor manual que no sea metálico, ya que este podría alterar sutilmente sus propiedades.

 

Leer también [El impacto ambiental y controversias en torno al aguacate]

 

EN QUÉ SITUACIONES PUEDE AYUDAR EL LIMÓN

El limón ejerce una acción depurativa del organismo y tiene propiedades alcalinizantes. Está especialmente indicado en los siguientes casos:

Aparato digestivo: favorece la secreción de los jugos digestivos (gástrico, pancreático). Puede mejorar ciertas dispepsias o malas digestiones. Debido a su poder astringente y desinfectante, es útil en trastornos digestivos con diarrea (gastroenteritis).

Vasos sanguíneos: debido a los flavonoides y la vitamina C, el limón contribuye a reforzar los capilares, da elasticidad a las paredes arteriales y tonifica las venas. Al fluidificar la sangre, previene la formación de trombos. También es una ayuda en casos de hipertensión arterial, pues mejora el estado de las arterias, y aumenta la eliminación de orina.

Procesos infecciosos: en la mayoría de enfermedades infecciosas, sean víricas o bacterianas, tomar zumo de limón diluido es una buena idea, pues aumenta las defensas (activación de los glóbulos blancos), mejora la fiebre y ayuda a eliminar toxinas. Su riqueza en flavonoides y vitamina C también lo hace muy útil como remedio preventivo, al estimular el sistema inmunitario.

Enfermedades broncopulmonares: es útil en resfriados, gripe y bronquitis. También en casos de faringitis, amigdalitis… Su zumo endulzado con miel (efecto suavizante y también antiséptico) resulta muy conveniente.

Anemia: debido a su riqueza en vitamina C, ácido fólico y a la presencia de hierro, ayuda a combatir la anemia. También hace que el hierro de los alimentos se absorba mejor.

Insuficiencia hepática: activa la secreción biliar, previene la formación de cálculos y favorece su disolución.

Reumatismo: en el caso de artritis, gota y otros procesos reumáticos, es recomendable su uso, pues alcaliniza la sangre y ayuda a eliminar por la orina las sustancias (por ejemplo, sales del ácido úrico) que lo provocan.

Estrés: Una tisana de hojas de limonero ejerce un efecto antiespasmódico y calmante del sistema nervioso. Puede hacerse una infusión con tres hojas en un poco de agua. Se debe filtrar y dejar reposar. Es conveniente beber una taza por la noche antes de acostarse. ¡A curarse!

 

Leer también:

Combate el enfriamiento y reducir efectos de la gripe