¡A deleitarte con una trucha frita!

0
178
trucha frita
trucha frita

PLATO TÍPICO DE NUESTRA SIERRA ES UN MANJAR PARA LA HORA DEL ALMUERZO

La trucha frita es un plato típico del Perú que tiene su origen en la región de la Sierra (Cusco, Puno, Ayacucho, Junín). Esta receta se elabora con trucha procedente de agua dulce, que se encuentra en los lagos y ríos de esta región. Un potaje delicioso y fácil de preparar donde la trucha tiene una corteza crocante y una carne muy tierna. Además, lo acompañaremos de las tradicionales papas doradas, ensalada fresca y choclo sancochado.


Ingredientes:

  •  2 truchas
  •  2 limones
  •  2 cucharadas soperas de ajo molido
  •  1½ cucharadas soperas de sal
  •  ½ cucharadita de pimienta negra molida
  •  ¼ cucharadita de comino molido
  •  200 gramos de harina
  •  aceite para freir
  •  4 papas amarillas
  •  1 cubo de mantequilla
  •  choclos
  •  lechuga
  •  tomate
  •  cebolla

 

Preparación:

Empieza limpiando y cortando las truchas. Si las compraste enteras y evisceradas, raspa las escamas para retirar las que quedaron. Luego, procede a cortarlas por la mitad (realizando el corte a lo largo del estómago) y retira la espina dorsal; aunque si prefieres córtalas en filetes sin retirar la piel.

2 Exprime el jugo de los limones sobre los filetes.

3 Vierte media cucharadita de ajo molido en cada filete y masajea con las manos para que se distribuya bien.

4 Condimenta. Para hacerlo mezcla en un ramequín una cucharada de sal, un cuarto de cucharadita de pimienta negra molida y una pizca de comino. Mezcla bien y espolvorea sobre el pescado, asegúrate de hacerlo desde un poco de altura para que el condimento no se concentre en un solo punto. También condimenta la parte de la piel y deja que la trucha repose por 30 minutos para que los sabores penetren.

5 Antes de freír, coloca en una bandeja amplia la harina y procede a enharinar las truchas.

6 Por último, calienta una sartén amplia con suficiente aceite para cubrir hasta un dedo de altura. Cuando el aceite esté caliente, fríe el pescado empezando del lado de la piel y, luego, voltéalo cuidadosamente hasta que ambos lados estén bien dorados.

7 Para las guarniciones de la trucha, coloca las papas amarillas en una olla con abundante agua fría y un buen puñado de sal. Enciende el fuego y deja que se cocinen hasta estar suaves. Comprueba que están listas introduciendo un palillo o un cuchillo a las papas, debe insertar fácilmente. Después retíralas de la olla y déjalas que enfríen para proceder a pelarlas.

8 Córtalas en rodajas si son grandes o pártelas por la mitad si son pequeñas. Añade sal encima y dóralas en una sartén con mantequilla.

Leer también:

¡Qué rica trucha al horno!