A comer un sencillo y rico bistec apanado

0
185
bistec apanado
bistec apanado

ESTE PLATO ES SUPER ECONÓMICO Y MUY FÁICL DE HACER EN SOLO UNOS MINUTOS

El bistec apanado en Perú es un plato muy popular que se encuentra especialmente en las cartas de restaurantes turísticos. Nadie puede resistirse a una delgada pieza de carne, sumamente suave envuelta en una corteza crujiente gracias a la capa de pan molido. ¡Un plato fácil de preparar que requiere de pocos ingredientes! Además, haciéndolo desde casa puedes controlar la calidad de los ingredientes y es tan versátil que lo puedes acompañar con un sinfín de guarniciones.

 

Ingredientes:

  •  4 bistecs
  •  ½ cucharadita de pimienta negra molida
  •  ¼ cucharadita de comino molido
  •  1 cucharada sopera de sal
  •  200 gramos de harina
  •  3 huevos
  •  250 gramos de pan molido
  •  aceite para freír
  •  papas fritas
  •  palta
  •  tomate

 

Preparación:

1 Empieza suavizando y aplanando los bistecs. Es posible que los bistecs se vean delgados, pero para asegurarte de que tengan un grosor uniforme colócalos uno por uno sobre una tabla dentro de 2 hojas de papel film.

2 Con un mazo de cocina golpéalos hasta que tengan un grosor uniforme.

3 Cuando todos los bistecs estén bien aplanados, despega los papeles film y condimenta con sal, pimienta negra molida y comino molido. Para que cada pieza de carne quede muy bien sazonada, primero mezcla estas especias en un tazón, remueve bien y desde unos 30 centímetros de altura comienza a espolvorear los bistecs.

Masajéalos para que el condimento se distribuya de forma pareja, repite el mismo proceso por el otro lado.

4 Prepara 3 bandejas amplias: una con harina, la otra con huevos batidos y la última con pan rallado. Pasa los bistecs uno a uno por la primera bandeja y, asegúrate de que queda muy bien enharinados.

Si deseas, puedes agregarles más sabor a los bistecs añadiendo a esta bandeja de harina una cucharadita de ajo en polvo y orégano molido.

5 Retira los bistecs de la harina, sacúdelos para que caiga el exceso y procede a sumergirlos en el segundo recipiente que tiene un par de huevos batidos. Recuerda hacerlo uno por uno.

6 Cuando estén bien embadurnados, cuidadosamente colócalos encima del pan molido y cúbrelos bien presionando suavemente para que se adhiera. Repite el procedimiento con cada uno de los bistecs.

7 Fríelos. Para hacerlo, calienta a fuego medio una sartén amplia con abundante aceite. Cuando esté caliente, introduce los bistecs y, después de un par minutos, dale vuelta para que ambos lados queden bien dorados y crujientes.

8 Finalmente, coloca los bistecs sobre una placa con papel absorbente para retirar el exceso de aceite y sirve acompañándolos con una porción de papas fritas y una ensalada fresca a base de palta y rodajas de tomate. Además, si lo deseas, también puedes acompañar con mayonesa casera. ¡Buen provecho! Cuéntanos en los comentarios tu opinión y comparte con nosotros una fotografía del resultado final.

Leer también:

¡A comer un rico bistec a la olla!