Terapia con mándalas para la mejor meditación

0
939
Pintar mandalas
Pintar mandalas

La palabra mandala significa “círculo” en sánscrito, la forma básica que se encuentra en la naturaleza y la que representa todo lo que existe. Esta estructura redonda, generalmente dividida en 4 partes, es un símbolo sagrado de diversas religiones y ha sido utilizada para la oración y la meditación a lo largo de la historia.

Incrementa la relajación en las personas, por ese motivo, son útiles para momentos de estrés y preocupación excesiva. 

Actualmente, los mandalas son empleados como una forma de terapia artística, especialmente para reducir el estrés, la ansiedad, la depresión. Aunque también han mostrado beneficios en la reducción del dolor y la presión arterial, entre otros efectos.

BENEFICIOS

  • Permite que las personas se desestresen, pues solo necesitan colores, tajador, paciencia y un espacio tranquilo para estar.
  • No se centra solo en temas de salud física o emocional, sino que también ayuda a que las personas descubran su creatividad.
  • Es beneficioso para el equilibrio emocional, atenuar los síntomas de la ansiedad y mitigar los pensamientos negativos de la mente.
  • Observar y colorear un mandala relaja y produce calma, pues una persona deja de pensar en sus preocupaciones y mantiene su mente completamente despejada.
  • Las personas entran en un estado de concentración, y esto se debe a que colorean el contorno de muchas figuras simétricas, evitan salirse de las líneas y usan diferentes colores.
  • Algunas personas que realizan terapia con mandalas tienen un amplio acercamiento con el mindfulness, mejor conocido como “atención plena”, ya que al pintar se olvidan de sus tareas pendientes y se desconectan de sus preocupaciones.
  • Se activa el hemisferio derecho, relacionado con la creatividad y las emociones.

 

RECOMENDACIONES

Elige el lugar para pintar:

Procura pintar en una habitación soleada o con buena iluminación. Puede resultar muy relajante acompañar la actividad con música, ya que ayuda a que nos seamos más receptivos a nuestro ritmo interno.

Elige el mandala:

La elección del modelo debe ser ante todo algo personal, nunca algo estricto; al principio debes guiarte por la intuición y elegir uno que atraiga tu atención. Para guiarte en tu elección puedes seguir estos consejos: Si eres principiante elige las formas grandes, si quieres aliviar el estrés o el cansancio, escoge las figuras pequeñas y si quieres elevar el ánimo elige formas circulares.

Mandala

Elige los colores:

Decide ahora si quieres utilizar lápices de colores, ceras, acuarelas. etc. Una vez tomada esa decisión, dispón el abanico de colores sobre tu mesa, observa primeramente el dibujo en blanco y deja unos minutos que este se llene de colores en tu mente.

Es importante sincerarse a la hora de elegir los colores y dejar que influyan tus sentimientos, ignorando el sentido de la estética. Solo de esta manera, el resultado final procederá de tu subconsciente.

Colorea el mandala:

Empieza con los colores que más te atraen, y trata de no pensar mientras coloreas, dejando así que el color se esparza por el papel. El ojo, la mano y el subconsciente serán los protagonistas. Si lo que deseas es mostrar cómo te sientes, empieza a colorear de dentro hacia los bordes. Si lo que pretendes es aclarar la mente, pinta de fuera hacia dentro.

Mandala gratis
Mandala gratis

Quizá en algún momento sientas que el color elegido no te está gustando; es mejor evitar razonar en exceso, concentrarse en seguir coloreando y permitir que los colores surjan por si solos. De esta manera, una vez terminado podrás interpretar tu estado anímico.

Autorreflexión final:

Es importante dedicar unos instantes a observar tu dibujo terminado, verlo en conjunto, con todos sus colores. Este simple acto de observación te transmitirá la energía del mandala y toda su belleza. Puedes anotar, si lo deseas, unas palabras sobre cómo te sientes, o simplemente lo que te evoque ese mandala.

Leer también:

Medicina alternativa: terapia con piedras o cristales para sanar tu vida

SIGNIFICADO DE LOS COLORES

  • Blanco: simboliza la pureza, la inocencia, la simplicidad. El color blanco es limpio y claro. También significa longevidad y optimismo.
  • Negro: Transmite misterio, profundidad, receptividad, independencia, silencio, poder e independencia; pero también tristeza, desánimo y sobriedad.
  • Amarillo: el color de la alegría y el optimismo. Transmite energía, felicidad, diversión, así como también inteligencia e innovación.
  • Rojo: el color de la vida y la energía pura. El rojo significa pasión, fuerza, valor, impulsividad, deseo, sexualidad. Aunque tiene una vertiente negativa, puede simbolizar también rabia, enfado, peligro y hace referencia a lo prohibido.
  • Naranja: el color de la creatividad, el optimismo, la calidez y el entusiasmo. Además, transmite salud, movimiento, fraternidad, vitalidad y éxito.
  • Azul: este es el color de la paz y la tranquilidad. El azul transmite serenidad, armonía, libertad, verdad, fidelidad, progreso y contemplación. Aunque tiene un polo negativo, también refleja soledad, frialdad y seriedad.
  • Verde: simboliza la esperanza, el equilibrio, la naturaleza, el crecimiento, rejuvenecimiento y estabilidad.
  • Rosa: el color de la delicadeza y la dulzura. Refleja calma, exquisitez, amistad, gratitud, sensibilidad y buen humor.
  • Violeta: es el color de lo espiritual. Simboliza misticismo, poder, romanticismo y sensualidad. Pero también refleja cosas negativas como la manipulación y la autoridad.
  • Marrón: un color que refleja estabilidad y firmeza.
  • Gris: este color simboliza lo formal, la seriedad, la elegancia y el orden. Aunque también lo sombrío y la tenacidad.