Shinrin Yoku: mejora la salud y brinda bienestar

0
644
Shinrin Yoku
Shinrin Yoku

El Shinrin Yoku es una actividad proveniente de Japón que invita a curar espiritualmente a las personas que lo practican

El baño de bosque, también conocido como Shinrin Yoku, es una práctica que consiste en pasar tiempo en el bosque, con el objetivo de mejorar la salud, el bienestar y la felicidad. El término viene de su principio más importante: es beneficioso bañarse y sumergirse en la atmósfera del bosque.

Se trata de una actividad procedente de Japón con gran tradición en diferentes culturas del mundo que invita a curar espiritualmente a las personas que lo practican. Precisamente, su componente espiritual es básico.

En realidad, el bosque no es el único espacio donde se puede realizar, sino que cualquier espacio natural y abierto puede servir. Hay muchas actividades que se pueden realizar en estos lugares mientras se pasea por ellos que pueden beneficiar a la persona. Es importante en todas ellas escuchar, estar tranquilo, aceptar y reconocer la presencia propia y dejar que los sentidos sientan y disfruten de lo que hay a su alrededor.

BENEFICIOS

Mejora la salud mental:

El primer efecto que tiene un baño de bosque se encuentra en la mejoría de la salud y bienestar percibidos, lo que se denomina efecto coterapeuta, y que tiene que ver en la mejora de la salud mental. Es decir, hay un incremento de estado de ánimo positivo, disminuyendo la cantidad de hormonas de estrés, se incrementa la activación del sistema parasimpático, teniendo como consecuencia de todo esto una mejor calidad del sueño, restauración de la atención, estimulación de la creatividad y un menor deterioro cognitivo.

Reduce el estrés:

En Japón ya se incluyen las terapias forestales en la medicina tradicional para contribuir a la reducción del estrés, ya que se ha demostrado que disminuyen la concentración de la hormona que provoca dicho estado, el cortisol.

Un exceso de esta hormona durante un tiempo prolongado, puede provocar depresión, ansiedad, falta de concentración e incluso problemas cardiacos o digestivos. De ahí, la importancia de esta terapia que contribuye a reducir los niveles de cortisol en sangre.

[LEE: https://elmen.pe/mef-reforzara-atencion-de-emergencia-con-medidas-por-s-1000-millones/]

Mejora la capacidad cognitiva:

Cuando hablamos de capacidades cognitivas nos referimos a las habilidades mediante las cuales somos capaces de aprender, memorizar o prestar atención. Pues bien, el contacto con la naturaleza mejora la concentración, la atención y la creatividad, así como potencia la capacidad de realizar tareas y la productividad.

Refuerza el sistema inmunológico:

Shinrin Yoku en la naturaleza mejora el sistema inmunológico y las defensas de nuestro organismo, limpia y carga de oxígeno las células. Además, al respirar los aceites esenciales que emiten los árboles, se produce un aumento de células Natural Killer o NK, que nos protegen frente al cáncer y las infecciones.

Protege la salud del corazón:

Caminar por un entorno natural de una forma tranquila, contemplando el entorno, percibiendo los olores y los sonidos que nos ofrece, disminuye el ritmo cardiaco y reduce la presión arterial, lo cual contribuye al bienestar del sistema cardiovascular.

Alivia los dolores:

Ayuda a fortalecer los huesos y músculos, alivia el dolor de las articulaciones, mejorando así la movilidad. Incluso hay estudios que prueban que estos baños junto a otras terapias ayudan a disminuir el dolor en pacientes con dolor o fatiga crónica.

Ayuda a combatir los trastornos del sueño:

La práctica de Shinrin Yoku mejora la calidad del sueño. Está comprobado que, si se practica al atardecer, ayuda a la relajación y produce una sensación de bienestar que favorece el descanso en aquellas personas con dificultades para dormir.

[LEE MÁS: https://larazon.pe/allison-a-favor-de-armas-no-letales-para-serenos/]

Purifica el sistema respiratorio:

Bañarse en la naturaleza de un bosque y respirar su atmósfera, proporciona una mejor oxigenación a nuestro organismo que elimina toxinas, gracias a la ausencia de agente irritantes y contaminantes en la atmósfera. Además, purifica nuestros pulmones debido a la gran concentración de oxígeno y a la humedad del aire que respiramos.

Reduce la diabetes y ayuda a perder peso:

Pasear por el bosque ayuda a quemar calorías, y, por lo tanto, reduce la obesidad. La llamada medicina forestal, también contribuye a la reducción de los niveles de glucosa en la sangre o diabetes de tipo 2 y por lo tanto a la disminución de la tasa de mortalidad.

Provoca sensación de felicidad:

La vida laboral, la ciudad, el pasarnos gran parte de nuestro tiempo cerrados en espacios interiores o pegados a una pantalla, nos provocan estrés y cansancio físico y mental. Los baños de bosque son la mejor solución a estos problemas, ya que el contacto con la naturaleza nos aporta calma, serenidad y paz interior.

Los árboles tienen efectos positivos que nos proporcionan bienestar tanto física como mentalmente, lo cual provoca que nos sintamos más felices, por ello el Shinrin Yoku es una buena opción.

¿CÓMO PRACTICARLO?

  • Conectar con la naturaleza: hay que desplazar la mente a lo largo del paisaje, de tal manera que se abran los sentidos, se cultive la presencia propia y se comunique la persona con la tierra.
  • No tener prisa: los paseos de baño de bosque no tienen como primer objetivo hacer ejercicio físico. La asociación prefiere evitar el término senderismo porque esto implica un esfuerzo físico. Normalmente estos paseos son de un kilómetro y medio y duran entre dos y cuatro horas.
  • Prestar atención: frenar y abrir los sentidos. Dejar que los mensajes de la tierra y la naturaleza entren profundamente en la mente y en los corazones.
  • Dedicarle tiempo: el baño de bosque no es cosa de una única vez y desarrollar una relación significativa con la naturaleza lleva tiempo.
  • Dejarse guiar por un experto: como el yoga, la meditación o el ejercicio, el baño de bosque se aprende mejor con un guía cualificado.
  • Pasear no lo es todo: el paseo es importante, pero hay otras rutinas que ayudan a profundizar en la relación con la naturaleza. Algunas de ellas son sentarse o comunicarse con otras especies.

SI DESEA PUEDE LEER LA SIGUIENTE NOTA: