Sentencian a cadena perpetua a sujeto por secuestrar en la Molina a menor

0
488

El Ministerio Público de Lima Este consiguió que se imponga la sentencia más severa

Víctor Andrés Cano Merino recibió la sentencia de cadena perpetua por secuestrar a una niña de ocho años. El secuestro tuvo lugar el 21 de diciembre de 2021, cuando la niña fue sustraída de su hogar en el distrito de La Molina y llevada al centro comercial de Ate.

En el transcurso del proceso judicial en sala, el fiscal provincial América Ayasta Saavedra, del Cuarto Despacho de la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de La Molina, exhibió múltiples pruebas que incriminaban al acusado Víctor Andrés Cano Merino. Estas pruebas resultaron en la imposición de la sentencia máxima por los cargos de secuestro y actos de naturaleza sexual, todos ellos en agravio una menor de edad.

Liberación de niña de 8 años en La Molina: esto es todo lo que se sabe del  caso | Policía Nacional | captación | nndc | LIMA | EL COMERCIO PERÚ

También puedes leer:

COVID-19: Minsa advierte a la población vacunarse tras la aparición de la variante Eris

De acuerdo con la indagación legal, el 21 de diciembre de 2021, Víctor Andrés Cano Merino, acusado en el caso, habría raptado a la niña y la trasladada a un establecimiento comercial en Ate, dónde aparentemente sufrió agresiones de naturaleza sexual. Posteriormente, la habría devuelto a su residencia en La Molina después de cierto tiempo.

Después, con la supervisión del fiscal provincial y la colaboración de la División de Investigación de Secuestros y Extorsiones de la Dirincri, se consiguió localizar al individuo que ahora ha sido condenado y entregado a las autoridades judiciales.

En la audiencia en línea, el fiscal adjunto provincial Leonardo Lozano Rodríguez presentó pruebas que respaldaron la culpabilidad del acusado, intensamente en evidencias como testimonios, peritajes y documentos recopilados por el Ministerio Público. Estas pruebas fueron fundamentales para establecer los actos delictivos, incluida la utilización de grabaciones de la cámara de seguridad de la municipalidad y la revisión de los videos de vigilancia del cine.

Igualmente, el representante del Ministerio Público exhibió las declaraciones de familiares y del conductor de taxi que los llevó al cine, la inspección del teléfono móvil del condenado, la computadora portátil de la menor, las prendas que llevaba el acusado en las cuales se encontró pruebas biológicas significativas junto con el testimonio único y el análisis psicológico de la menor. Todo esto condujo a que el Colegiado de Ate emitiera el veredicto por los delitos de secuestro y actos de carácter sexual cometidos contra una menor de edad.