¿QUÉ NOS PASA?

0
295
Martín Vizcarra
Martín Vizcarra
Con la verdad
Con la verdad

Por Eduardo Toledo Alva

¿QUÉ NOS PASA?. La verdad que el pueblo cree en el Presidente Martín Vizcarra y entendemos que tiene buenas intenciones para llevar al país por buen rumbo. Al menos en la lucha contra la corrupción todos estamos a favor y esperamos que vayan presos y por mucho tiempo aquellos que se llenaron los bolsillos con millones de soles y dólares, olvidándose de las necesidades de los pobres.

Entonces, si el Presidente tiene buenas intenciones, no entendemos qué está pasando en el gobierno, especialmente en los ministerios que no vienen realizando las obras que tanto necesita el país pese a que tienen los presupuestos del caso. Lamentable, pero cada fin de año devuelven al tesoro público miles de millones. ¿Le están fallando al Presidente o no ha sabido encontrar a gestores eficientes? No se entiende por qué insiste en Edmer Trujillo, solo por poner un ejemplo. Fue primero Ministro de Transportes, luego de Vivienda,  después manejó Sedapal y ahora otra vez en el MTC. ¿No hay profesionales que puedan
ocupar esos cargos con mayor eficiencia? Seguro que sí.

O será que los buenos profesionales no quieren meterse a la política y no aceptan entrar al gobierno. Y razón no les falta, porque el 65% de los peruanos se siente insatisfecho de las agrupaciones políticas y sus representantes. Lo malo de todo, que si revisamos el discurso del presidente Vizcarra cuando juramentó en el Congreso con el aplauso y respaldo de los parlamentarios, ofreció una serie de obras a cargo de todos los ministerios. Lo volvió a  ofrecer el 28 de julio pasado y hasta ahora nada. No se ha concretado una sola propuesta.

Es necesario por ello una explicación. Antes se culpaba al Congreso de obstruccionista,  pero ahora ya está cerrado y no se siente la reacción del gobierno para incentivar la economía y generar trabajo. El pueblo quiere trabajo y estabilidad Presidente, nada más.
Ponga Ud. a funcionar la maquinaria del Estado y con estabilidad jurídica alejada de  enfrentamientos, el sector privado hará lo suyo. Y si a eso se suma una gestión eficiente en Salud, habremos avanzado mucho. No podemos seguir viendo sin indignarnos el maltrato a los enfermos que acuden a los hospitales en busca de atención médica.

En el gobierno les falta conocer el significado del bien común y tener un poquito de sensibilidad. Parece que vivieran en otro mundo. Si en Lima, la capital, padecemos de estas  carencias y falta de solidaridad, imagínense cómo están nuestros hermanos de los pueblos más alejados, solo les queda esperar la muerte mientras en los Ministerios e  instituciones tenemos funcionarios que reciben jugosos sueldos y no les importa nada.

Señores, tenemos que compartir nuestra lucha por un país con futuro y oportunidades. Y esos que siguen haciendo de las suyas sabiendo que no les alcanzará la justicia, solo les queremos recordar que no escaparán de la justicia divina, ese es nuestro consuelo.