Preparados naturales contra el estrés y el cansancio

0
62
cansancio
cansancio

El cansancio es producto de una mala calidad de sueño, un día de trabajo intenso o un viaje agotador. Se trata de una debilidad física y mental que interrumpe la jornada y causar debilidad en el cuerpo y dificultades parar concentrarse.

Después de un día agotador recupérate con estos remedios caseros

REMEDIOS CASEROS

Batido de yogur y plátano:

Gracias a su aporte de fibra, minerales y vitaminas, sirve para reducir el cansancio corporal y mental.

Ingredientes: 1 taza de yogur natural (240 g), 1 plátano, 3 cucharadas de germen de trigo (30 g), 5 fresas, ½ cucharadita de extracto de vainilla (2,5 g) y 1 cucharada de leche descremada (10 ml).

Preparación: Corta el plátano en rodajas y lava bien las fresas. Lleva a la licuadora junto con el resto de los ingredientes y procesa por unos minutos, hasta obtener un licuado homogéneo y cremoso.

Ginseng:

La raíz de ginseng aporta energía y disminuye la sensación de agotamiento relacionada con el estrés y la sobrecarga laboral. Para su preparación, muela la raíz de ginseng y prepara una infusión con ésta. Deja reposar 5 minutos y listo. También puedes optar por comprar el ginseng ya molido para ahorrar tiempo.

Kion:

Tiene compuestos antinflamatorios y analgésicos, que actúan de forma eficaz contra los dolores y las molestias musculares. Para prepararlo, solamente tienes que hacer infusiones con la raíz de jengibre para ir tomando durante el día. También puedes preparar un litro de agua de jengibre y tomarlo durante el día.

Batido de almendras, melón y uvas:

Ingredientes: 1 vaso de leche de almendras sin azúcar, 2 rodajas de melón y 10 o 12 uvas dependiendo de su tamaño.

Preparación: Corta el melón en trozos y pon todos los ingredientes en la batidora. Mezcla hasta que el batido tenga un color homogéneo.

Jugo de manzana, naranja y limón:

Ideal para las buenas defensas y previene enfermedades por sus antioxidantes. Aporta grandes cantidades de vitamina C y fibra.

Preparación: Lava y corta 2 manzanas en trozos sin retirarles su cáscara. Extrae un zumo de 5 naranjas y de 1 limón. Agrega todo en la licuadora junto con medio vaso de agua (100 ml) y procesa todo hasta obtener un jugo homogéneo. Sírvelo recién hecho, sin colar, y consume de preferencia en ayunas.

Avena:

La avena contiene carbohidratos y fibra, que aumentan las energías del cuerpo mientras reducen la sensación de agotamiento. Además, se mejora la digestión y la salud cardiovascular.

Preparación: Mezcla dos cucharadas de avena con una vaso de leche; agrégale un poco de miel si la prefieres dulce. Bate todo por unos instantes y sírvela sin colar. Disfrútala a cualquier hora del día.

Jugo de naranja con maracuyá:

Preparación: Exprime las naranjas (entre 2 a 4 cantidades), mezcla el jugo con la pulpa de maracuyá (2 pulpas) y endulza al gusto. Toma este jugo de inmediato para que no se pierda su contenido de vitamina C. Toma 2 vasos de este jugo al día durante 1 mes, para después evaluar los resultados.

Maca:

Tiene alto contenido de vitamina B, además de otras propiedades. Solo tienes que comprar polvo de maca y tomar una cucharadita cada día mezclada en agua, batidos, infusiones o lo que prefieras.

CONSEJOS

Cuida de tus horas de sueño:

Trata de dormir 7 u 8 horas, pero si es imposible, entonces haz que las pocas horas de sueño sean de la mejor calidad. Procura dormir siempre a la misma hora (así sea tarde) y olvídate de ver pantallas del móvil o televisión por lo menos media hora antes de irte a dormir.

Come 7 nueces:

Las nueces hacen que tu cerebro funcione a toda velocidad y ya no estás tan cansado, por su omega-3.

Hidrátate:

Toma 2 litros de agua al día para evitar el estreñimiento, los dolores musculares y de la cabeza, así como para eliminar las toxinas del cuerpo.

Lávate la cara con agua fría:

No solo refresca, sino que también te mantiene despierto y alerta por un tiempo. Una ducha fría también es de mucha ayuda.

Respira aire fresco:

Abre la ventana para respirar profundamente varias veces o sal a dar un paseo. Aumentarás la cantidad de oxígeno que llega a tus células y con ello se reducirá el cansancio.