Pedaleando esperanza

0
529
El Rincon Veneco
El Rincon Veneco

EL RINCÓN VENECO

Por: Alma Llanera

¡Epa mis panas venezolanos y peruanos, qué más! Aquí reencontrándonos en este Rincón Veneco.

Un reciente reportaje de la periodista Mónica Vargas de la cadena Univisión me partió el alma al ver el empeño de 2 compatriotas por no medir esfuerzos para alcanzar la esperanza de un futuro:

“Movilizarse en transporte público ya no era una opción para Javier Corro. Los precios de los pasajes en el estado venezolano de Barinas subían frecuentemente, así que decidió usar su bicicleta para movilizarse y animó a su esposa a hacer lo mismo.
“A través de las redes sociales conoció a varios cicloviajeros e incluso hospedó a algunos en su casa.

“Sus largas charlas con ellos empezaron a animarlo a realizar un periplo en bicicleta en su país y tal vez por Sudamérica. Le habían dicho que lo principal era tener las ganas de hacerlo, lo demás era cuestión de organizarse.

“Pero la complicada situación económica de Venezuela no le daba tregua.
“El sueldo que ganaba como coordinador del departamento de audiovisuales de la gobernación del estado ya no le alcanzaba y cansado de la situación decidió buscar mejores opciones fuera del país y lo haría en su bicicleta.

“Sus amigos cicloviajeros le habían dado varios tips para cuando tuviera que realizar trechos largos e incluso uno de ellos le facilitó una ruta para llegar a Lima, cruzando Colombia y Ecuador, así que empezó a estudiarla y a calcular las distancias que tendría que hacer a diario.

“Entre 60 a 100 kilómetros diarios había calculado. El acondicionamiento de la bicicleta no fue fácil. Los repuestos que necesitaba se hacían cada vez más caros. Sólo un neumático le costaba tres salarios mínimos.
“Las alforjas para que pudiera llevar sus cosas las tuvo que hacer él mismo con ayuda de su madre.

Desde que Javier, de 31 años, tomó la decisión de salir de su país hasta que pudo hacerlo pasó un año. Abandonó Venezuela con 75 dólares que juntó a punta de privaciones y esfuerzo.

“‘Un viaje de tal magnitud causa algo de temor, de zozobra a cualquiera. Causa susto salir solo, pero tenía que hacerlo para lograr superar el tema económico por mis hijos (de 6 y 9 años), por mi familia”, dijo Javier a Univisión Noticias.
“Pero lo consiguió y recorrió buena parte del camino con otros tres ciclistas que conoció por el camino.