Luna de Júpiter podría albergar vida

0
43
Satélite Europa de Júpiter
Satélite Europa de Júpiter

Una nueva investigación llevada a cabo por científicos de la NASA da fuerza a la teoría de que el océano interior de Europa, una de las lunas de Júpiter, podría ser capaz de albergar vida.

Estos datos fueron expuestos en la videoconferencia de Goldsschmidt 2020 y según el comunicado de prensa de Astrobiology.com, este estudio fue realizado por investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y dirigido por el Dr. Mohit Melwani Daswani. Utilizaron datos de la misión Galileo y el telescopio Hubble para crear un nuevo modelo de Europa.

Entre otras cosas, los hallazgos muestran que el océano de Europa originalmente era ligeramente ácido, con altas concentraciones de dióxido de carbono, calcio y sulfato, explicó Phys.org. Aunque se pensó inicialmente que las aguas podrían todavía ser bastante ácidas, las simulaciones, combinadas con datos del telescopio espacial Hubble, sugieren que el agua probablemente se volvió rica en cloruro. Es decir, los hallazgos sugieren que su composición se volvió más similar a la los océanos en la Tierra.

Creemos que este océano podría ser bastante habitable para la vida“, explicó el científico planetario, Mohit Melwani Daswani, quién lideró el estudio.
Para Daswani, “Europa es una de nuestras mejores oportunidades de encontrar vida en nuestro sistema solar”. Agregó que espera poder profundizar la investigación acerca de su habitabilidad en el marco de la misión Europa Clipper, que se lanzará en los próximos años y se dedicará al estudio de la luna jupiteriana.

Pueden existir más de 30 civilizaciones inteligentes en nuestra galaxia
El científico agregó que las simulaciones llevan su equipo a suponer que los océanos en otras lunas de Júpiter, como Ganímedes, así como en las de otros planetas, como Titán de Saturno, también pueden haberse formado por procesos similares. Por ende, dichos satélites naturales también son hipotéticamente habitables.

Daswani anunció sus hallazgos el pasado 24 de junio durante una presentación virtual en el marco de Goldschmidt, una conferencia anual sobre geoquímica y otros campos relacionados. El trabajo todavía no se ha sometido a la revisión por pares.