La tortura y descuartizamiento de la Dalia Negra

0
1452
Dalia Negra
Dalia Negra

De entre todos los crímenes que han sacudido a la sociedad estadounidense durante el siglo XX, no hay probablemente otro más espantoso que el de la denominada Dalia Negra, tanto por su nivel de violencia como por las circunstancias en las que tuvo lugar.

Elizabeth Short a los 22 años aspiraba ser actriz, pero alguien le quitó la vida marcándole el rostro y seccionando su cuerpo

El 15 de enero de 1947, el cadáver de Elizabeth Short, una camarera con aspiraciones de ser actriz de 22 años, fue encontrado en Leimet Park terroríficamente mutilado.

Solo un experto habría sido capaz de dejar el cadáver en el estado en el que quedó. En concreto, había sido sometida a una hemicorporectomía, es decir, su cuerpo había sido seccionado por la mitad a la altura de la espina lumbar, en la única parte que puede ser cortada sin romper hueso.

Su tórax, cabeza y brazos fueron encontrados, por un lado; su pelvis y piernas, por otro. su boca había sido cortada en una terrible mueca y permaneció maniatada al menos durante tres días, en los que fue torturada.

El cuerpo de esta aspirante a actriz de 22 años apareció mutilado en Leimert Park en Los Ángeles, California (EEUU). Hasta el día de hoy no se sabe quién la mató, pese a que decenas de personas se atribuyeron el crimen.

 

SU HISTORIA

Mientras soñaba con ser actriz, la muchacha se puso a trabajar en una oficina de correo. Pero tras tener problemas con su padre, se fue a Santa Bárbara, donde en 1943 fue arrestada por beber alcohol siendo menor de edad.

Aunque policía le ordenó regresar a Medford, ella prefirió dirigirse a Florida, estado que solía frecuentar los inviernos cuando era niña para sobrellevar el asma que padecía.

Leer también [Los misteriosos crímenes del asesino del hacha]

EL HORRENDO CRIMEN

Tal como le adelantábamos al comienzo, 15 de enero de 1947 Elizabeth fue encontrada muerta en un sitio eriazo de Los Ángeles por Betty Bersinger, una vecina del lugar. La mujer caminaba con su hija de 3 años a eso de las 10 de la mañana cuando vio algo entre la maleza, que parecía ser un maniquí roto.

Al acercarse, su sorpresa fue mayúscula: se trataba de un cuerpo femenino desnudo, por lo que decidió llamar inmediatamente a la policía.

Los informes de la época señalan que el cadáver estaba cortado a la mitad, con un pezón mutilado, y la sangre drenada. Además, tenía un macabro corte en el rostro: le habían dibujado una enorme sonrisa, cortándole desde la comisura de la boca hasta las orejas.

La autopsia reveló que Short fue maniatada al menos 3 días, durante los cuales fue torturada brutalmente. En su cuerpo se hallaron huellas de golpes, cortes, quemaduras de cigarrillo y partes despellejadas. Todo eso lo habría sufrido cuando aún estaba viva.

La mujer habría muerto al desangrarse las heridas de su cuerpo y recibir un fuerte golpe en la cabeza. También se encontraron señales de asfixia.

En la zona donde apareció el cadáver se detectó una huella de un zapato masculino y algunas gotas de agua ensangrentada sobre un saco de cemento vacío.

Más tarde, los tabloides de la época bautizarían a la mujer como “La Dalia Negra” por su belleza. Nunca se supo quien, en verdad, la mató.

Leer también [Se encarecerían fertilizantes y cereales por invasión rusa]

PRESUNTO ASESINO CONTACTA A LA PRENSA

Se le atribuyó el crimen a Mark Hansen, el dueño de un salón de baile frecuentado por la víctima. Asimismo, otro de los principales sospechosos fue Robert “Red” Manley, un hombre casado de 25 años que una vez ayudó a Elizabeth cuando ella no tenía donde ir. Asimismo, el ex detective Steve Hodel, desde 1999 y hasta el día de hoy, está convencido de que su padre George Hodel, un reconocido cirujano de Los Ángeles, fue el asesino de Elizabeth Short. Tras llevar a cabo una larga investigación, descubrió un álbum de fotos donde aparecía una mujer muy parecida a la víctima.

Asimismo, descubrió que su progenitor vivió en la misma época y ciudad que Elizabeth, y algunos dicen que los vieron juntos varias veces. Además, las pistas del cadáver hacían pensar que fue manipulado por alguien con conocimientos en medicina. Sin duda, un caso que 70 años después sigue sin resolver.